fulminan a fiji en un gran final por 35-11

La presión del anfitrión no frena del todo a Inglaterra en el estreno de 'su' Mundial

Inglaterra comenzó este viernes su camino hacia su segundo título de campeón del mundo de rugby con una contundente victoria sobre Fiji (35-11) en el partido inaugural del Mundial 2015

Nunca es fácil estrenarse en algo, que se lo digan a los jóvenes. Ni siquiera lo es cuando llevas preparándote semanas, meses... años, en realidad. Un Mundial de rugby no se prepara en las semanas previas, en esas en las que los veinte equipos entrenan al máximo, como si jugasen el último partido de sus vidas, juegan partidos amistosos que significan poco. Al menos, no es sólo ahí. Lleva tiempo, mucho tiempo llegar con mentalidad de mundial, de gran evento, de algo que sólo se juega cada cuatro años y que cuando llega lo deseas tanto que te bloqueas, como ese primer beso que nunca te atreves a dar.

A Inglaterra se le agarrotaron las piernas, los brazos cuando sonó el God save the Queen en Twickenham, ante la mirada del príncipe William y la princesa Kate. Tantísimo tiempo esperando este día, con tantas ganas que no podía salir todo perfecto. Y en realidad sí salió casi perfecto, porque empezar un Mundial ganando no puede ser mejor, y además por 24 puntos de diferencia. Pero al final, las sensaciones no son las mejores, no son las de un equipo que parta como verdadero favorito a plantar cara a los del hemisferio sur.

Fiji no es mal equipo. En absoluto, de hecho. Es un equipo potente, físicamente de los mejores del torneo, pero sus cualidades tanto tácticas como físicas están lejos de los mejores. Es por eso que resulta extraño que un equipo con el potencial inglés en los aspectos justo contrarios a los oceánicos no fuera capaz de romper el partido mucho antes. Comenzó el choque de la mejor manera para los locales, ya que a los dos minutos de juego el apertura George Ford, la estrella de los ingleses, abrió el marcador gracias a un golpe de castigo. Pudieron igualar los fijianos apenas cinco minutos después gracias a un nuevo golpe de castigo, pero Ben Volavola estrelló el balón en el palo.

(EFE).
(EFE).

El encuentro no mejoró para los visitantes, que poco después encajaron un ensayo de castigo tras hundir el maul que los dejó ocho puntos abajo en el marcador (8-0, m.10) y se quedaron en inferioridad tras ver Nikola Matawalu la tarjeta amarilla. La posterior conversión de Ford elevó la diferencia hasta los diez puntos frente a un combinado oceánico excesivamente dependiente del ala Nemani Nadolo. El primer ensayo del Mundial llegó al filo del ecuador de la primera mitad después de que Mike Brown culminara una gran jugada de los de la Rosa para ampliar la distancia con los fijianos.

Estuvieron los hombres de John McKee cerca de anotar su primer try después de que Matawalu se llevara el balón tras un scrum y aprovechara a un error garrafal de Brown y Jonny May para encarar casi sin oposición a la zaga local. El árbitro, con la ayuda de la revisión por TMO, decretó que el ensayó no subiera al marcador después de ver que el esférico se le había escapado de la mano al medio melé fijiano antes de posarlo. No desistieron los oceánicos y un par de minutos después inauguraron su marcador con un ensayo de Nandolo, que le ganó el cuerpo a Anthony Watson tras recibir una gran patada cruzada de Volavola.

(EFE).
(EFE).

El intercambio de puntos se hizo constante hasta el final de la primera parte, y los de Lancaster volvieron a ampliar diferencias gracias a un nuevo penalti de Ford al que respondió con otro Nandolo. La segunda mitad comenzó con un cambio en el lado de los fijianos al dar entrada McKeen a Tevita Cavubati en lugar de Api Ratuniyarawa. El técnico local apostó al poco de la reanudación por los hermanos Vunipola -Mako y Billy-, Joe Launchbury y Richard Wigglesworth, buscando reactivar su equipo.

Hubo que esperar más de 20 minutos para ver los primeros puntos de la segunda parte, gracias a un nuevo penalti de Volavola que dio alas a los visitantes. La reacción inglesa no se hizo esperar y gracias a un penalti de Owen Farrell, un ensayo de Brown y la posterior conversión de Farrell sentenciaron el choque a falta de ocho minutos para la conclusión. Con el tiempo prácticamente cumplido, Billy Vunipola, en la última jugada del partido, anotó un ensayo y sacó bonus ofensivo para los ingleses, certificando el triunfo local y el excesivo castigo para un Fiji que deberá mejorar si quiere optar a clasificarse para cuartos de final.

Rugby

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios