Es noticia
Menú
"Antes preparaba a futbolistas, bomberos y policías, pero ahora solo entreno a mamás"
  1. Deportes
  2. Otros deportes
NUEVOS MÉTODOS EN EL DEPORTE

"Antes preparaba a futbolistas, bomberos y policías, pero ahora solo entreno a mamás"

Alberto Colás inició el camino tradicional del entrenador personal tras concluir sus estudios universitarios. Cuatro años después, fruto de las consecuencias del Covid, se ha reinventado

Foto: Alberto Colás, entrenador personal de mamás. (J.N.)
Alberto Colás, entrenador personal de mamás. (J.N.)

"Cuando empecé a trabajar con mamás, me di cuenta de que estaba cambiando vidas". El encierro forzado por el covid trajo consigo nuevos hábitos en la población. Uno de los más extendidos fue el deporte, ya que se convirtió en una de las distracciones favoritas en los meses de confinamiento y semanas posteriores. Pese al gran aumento de personas realizando actividades físicas, los gimnasios y espacios reservados para estas prácticas se vieron muy mermados por la delicada situación que se vivía. Y fue ahí, en ese preciso instante, donde la vida de Alberto Colás viró de forma radical.

Reinventarse o morir es el lema que tuvo que adoptar Alberto para llevar su negocio adelante. Empezó, como la gran mayoría de entrenadores personales, en la modalidad presencial. Sin embargo, con la pandemia se vio forzado a adentrarse en el mundo online. A la vez que se fue formando, se dio cuenta de que, como en todos los negocios, tenía que buscar un nicho concreto con el que diferenciarse. No solo reconoce que se siente mucho más a gusto con su trabajo actual, sino que también se identifica más con el público con el que trata. "Creo que conecto más con las mujeres que con los hombres a la hora de trabajar. No quiere decir que no conecte con los hombres. De hecho, todavía trabajo con algunos. Pero soy una persona que se guía por los sentimientos y creo que la mujer es mucho más emocional que el hombre, por norma general. Ese fue el punto de inflexión, el momento de darme cuenta de que me ilusionaba más lograr resultados con ellas. Ya no me motivaba poner fuerte a un chaval. Miré con perspectiva y vi que, con ellas, estaba cambiando vidas".

Foto: Joaquín Caparrós en la Supercopa celebrada en Marruecos. (Reuters/Jon Nazca)

Lo suyo ha sido un cambio radical, en cuanto al público se refiere. Sus primeros clientes fueron opositores, tanto policías como bomberos. De ahí, saltó al mundo del rendimiento con futbolistas, ciclistas y hasta jugadores de pelota valenciana, pero los meses de encierro en su habitación le ayudaron a ver qué quería hacer con su método. "Está muy guay la fotito con los deportistas de élite y todo lo que les rodea, pero también te das cuenta de que trabajar con esa gente es complicado porque son personas muy delicadas. Tienes que hablar con ellos de cierta manera y a mí eso no me gustaba. Los resultados llegaban y, efectivamente, les ayudaba a ser más rápidos, ágiles, fuertes y demás, pero no tenía la sensación de que a esa gente le estuviese cambiando la vida", relata el protagonista para El Confidencial.

Para Alberto Colás, las madres tienen unas particularidades específicas en su día a día y un problema generalizado: la falta de tiempo. Tal y como relata él mismo, sus clientas se suelen volcar con sus hijos, ocupándose de todas las responsabilidades que requieren. "Cuando se tiene un hijo, pasa a ser la parte más importante en tu vida, ¿no? ¿Cuál es el problema? Que te olvidas de ti. Pasa el tiempo y es cuando llegan a mí diciendo: 'Alberto, me miro al espejo y no me reconozco. Tuve a mi hijo hace dos años y, entre las extraescolares, llevarlo a un sitio y a otro, llega el final del día y es otro día más que no he dedicado tiempo para mí'. Este suele ser el problema".

placeholder Perfil de Instagram de Alberto Colás.
Perfil de Instagram de Alberto Colás.

El método online

Además del deporte, la pandemia ha terminado de implementar el teletrabajo en casi todas las empresas. En el caso del entrenador valenciano, el auge de estos dos aspectos ha terminado siendo un tándem perfecto para su negocio. Tanto es así que los entrenadores en línea cada vez van a estar más solicitados, en detrimento de los que entrenan de forma presencial. Existe un mantra generalizado por el cual se piensa que, si no tienes a tu entrenador delante, no entrenas. "Hay que entender que las personas con ese pensamiento no van a cambiar nunca porque esa es su forma de obligarse a cumplir con el ejercicio. Desde mi enfoque, yo le doy mucha libertad a la persona a nivel temporal y, obviamente, geográfica, de cuándo y dónde quiere entrenar. Yo digo lo que tienes que hacer exactamente, tienes el soporte y tienes el seguimiento. Pero, claro, yo no voy a entrenar por ti. La persona tiene que entender que se tiene que responsabilizar de su situación", comenta Alberto Colás, convencido del cambio que se está produciendo.

"Con el método tradicional también existen las limitaciones y más para el público al que yo me dirijo. Un ejemplo. Si un cliente entrena los martes y jueves a las seis y un martes a las seis me tengo que llevar al hijo al pediatra, no voy a entrenar. Si tú entras online puedes hacerlo cuando llegues a casa. Organizarse uno mismo también es un arma de doble filo, pero yo creo que a mi nicho le viene muchísimo mejor, le da mucha tranquilidad mental". El paradigma está girando. Existen muchas personas que no quieren pagar una hora al día con su entrenador personal, quieren pagar por un cambio real. "¿Por qué vas a un buen dentista? Porque te va a dar la solución a tu necesidad o problema, no por estar una hora con él. Pues esto es lo mismo. Tú no pagas por estar una hora conmigo o por poder escribirme 24 horas al día. Tú pagas porque confías en que te pueda dar la solución a ese problema que tienes. Por eso creo que esa mentalidad de pago por la solución del problema no se tiene cuando se entrena de forma presencial con un entrenador personal. Y se cae más en la mentalidad de pago por el tiempo".

placeholder Alberto Colás, grabando contenidos para sus redes sociales. (Cedida)
Alberto Colás, grabando contenidos para sus redes sociales. (Cedida)

Ocurre que, en este tipo de trabajos, el trato con la otra persona es fundamental. La mentalidad de pagar por algo exige resultados y el cliente, más allá de tener (o querer) siempre la razón, llega a la primera consulta con un objetivo preconcebido. No obstante, esto suele ser tan solo la parte visible de un problema mucho mayor. "Normalmente, el problema no suelen ser cinco kilos de más. Eso es lo que vienes pensando, pero seguramente lo que quieres es ir a la playa y ponerte el bikini que llevas seis años sin ponerte o salir a jugar al parque con tus hijos sin ahogarte. Yo intento siempre ir un poco más allá, porque siempre hay un poco más allá, siempre. Y si no hay un poco más allá, directamente no te interesa tanto. Perder cuatro o cinco kilos lo puede hacer cualquiera saliendo a correr", apunta el preparador valenciano.

Diferencia con los 'influencers'

Pese a estar volcado con las nuevas tecnologías, sus métodos difieren mucho de los 'influencers'. Su única red social de trabajo, Instagram, se ha convertido en la puerta de entrada para nuevos clientes. Su perfil ha pasado de ser una recopilación de momentos personales a un almacén de contenidos dirigidos al público que él quiere: las mamás. "En mi caso, me he dado cuenta de que no tiene tanto sentido o por lo menos no de manera recurrente, compartir mi vida personal. Sí que lo hago con la gente cercana a mí y con los clientes, pero por otras vías y vivo bastante más tranquilo desde entonces", concluye el entrevistado para este periódico.

Foto: Sadio Mané, en los cuartos de final de la Copa África (REUTERS/Mohamed Abd El Ghany)

En tan solo tres años, Alberto Colás ha pasado de reunirse con aspirantes a policías y bomberos en parques públicos a ser la madre de sus mamás. Su método va más allá del entrenamiento a través de una pantalla, se centra en los hábitos diarios y en lograr un cambio total. Los métodos de consumo están cambiando, pudiéndose aplicar esta lógica en casi todos los ámbitos. Nunca fue tan fácil dar un cambio. Los entrenadores personales en línea te guían desde su casa y se adaptan al cliente. Hoy en día, "la única excusa que existe es la que se pone uno mismo".

"Cuando empecé a trabajar con mamás, me di cuenta de que estaba cambiando vidas". El encierro forzado por el covid trajo consigo nuevos hábitos en la población. Uno de los más extendidos fue el deporte, ya que se convirtió en una de las distracciones favoritas en los meses de confinamiento y semanas posteriores. Pese al gran aumento de personas realizando actividades físicas, los gimnasios y espacios reservados para estas prácticas se vieron muy mermados por la delicada situación que se vivía. Y fue ahí, en ese preciso instante, donde la vida de Alberto Colás viró de forma radical.

La salud del deporte Entrenador personal
El redactor recomienda