Es noticia
Menú
"Gracias": el sentido abrazo de Carolina Marín para volver a sonreír más de un año después
  1. Deportes
  2. Otros deportes
TRAS GANAR SU SEXTO EUROPEO

"Gracias": el sentido abrazo de Carolina Marín para volver a sonreír más de un año después

"Este campeonato se lo dedico a todo mi equipo y a una persona en especial, mi padre, que es el único que no ha podido estar", comentaba la jugadora española tras su nuevo título

Foto: Carolina Marín mira al cielo tras ganar el oro. (EFE/Rodrigo JIménez)
Carolina Marín mira al cielo tras ganar el oro. (EFE/Rodrigo JIménez)

Once meses después, Carolina Marín ha vuelto a sonreír. La jugadora española se ha convertido, por sexta vez consecutiva, en campeona de Europa de bádminton, algo que parecía imposible hace poco menos de un año cuando sufrió la rotura del ligamento cruzado anterior y los dos meniscos de la rodilla izquierda. Este sábado, en Madrid, retomó la senda de la victoria con su triunfo frente a la escocesa Kitty Gilmore y una palabra es la primera que le vino a su cabeza: gracias.

Nada más acabar el partido que la convertía en campeona de Europa, sus lágrimas inundaron su cara mientras, tumbada boca arriba en el suelo, era incapaz de reprimir las emociones que le invadían. Según se levantó, salió corriendo abrazar a su entrenador, Fernando Rivas, con el que se fundió en un sentido abrazo en el que se dijeron esa misma palabra: "Gracias". Y es que el apoyo del técnico ha sido fundamental en una época muy complicada para la jugadora de bádminton.

Foto: Carolina Marín logra su sexto oro europeo. (EFE/Rodrigo Jiménez)

"Este campeonato se lo dedico a todo mi equipo y a una persona en especial, mi padre, que es el único que no ha podido estar", comentó Carolina Marín, recordando el fallecimiento de su progenitor hace algunos meses. "Hemos pasado un tiempo difícil con la lesión y por eso ahora quiero disfrutar. Tengo por delante cosas muy bonitas", expresaba tras su nueva medalla de oro, llena de emoción y sentimiento por todo lo que había pasado tiempo atrás.

La española no ha tenido mucha suerte con las lesiones, donde las rodillas le han jugado varias malas pasadas: su último problema físico, de hecho, la dejó sin Juegos Olímpicos y sin Mundial. A pesar de ello, Carolina Marín ha peleado duro, ha trabajado y ha decidido volver a la competición por la puerta grande, tal y como ha confirmado en Madrid. Ahora, vuelve a disfrutar del sabor de la victoria, aunque por el camino haya que tenido que sufrir mucho para volver a sentir la felicidad.

"El oro era volver a competir y lo he hecho. Estoy aquí, he vuelto y aquí seguimos. La lesión está olvidada. Ahora mi sensación es de felicidad, no solo por ganar el campeonato, que es consecuencia de lo que uno hace, sino por todo lo que significa", confesó. No es fácil regresar a la pista tras una lesión de larga duración y mucho menos si es reincidente en el tiempo, pero la onubense volvió a demostrar que está hecha de otra pasta.

placeholder FOTO: EFE/Rodrigo Jiménez.
FOTO: EFE/Rodrigo Jiménez.

Carolina Marín quiere que este triunfo sea el primero de muchos que están por llegar con un objetivo claro: los Juegos Olímpicos de París 2024. La española ha demostrado que está completamente recuperada de sus problemas físicos y que ha vuelto a ser competitiva, por lo que ahora todo su trabajo se centra en volver a sentir las dinámicas en pista que la permiten tener todos los mecanismos controlados para convertirla en la jugadora dominadora que ha sido en los últimos años.

El triunfo de la jugadora española tiene mucho mérito. Hace casi un año, era consciente de que tenía que volver a pasar por quirófano y, ahora, vuelve a confirmar que es la gran jugadora que era, como si el tiempo nunca hubiera pasado y aquello solo hubiera sido un mal sueño. Carolina Marín vuelve a sonreír y aunque sabe que algunas cosas han cambiado, también es consciente de lo que necesita para volver a ganar: solo dar gracias. Un abrazo que demuestra que la unión hace la fuerza.

Once meses después, Carolina Marín ha vuelto a sonreír. La jugadora española se ha convertido, por sexta vez consecutiva, en campeona de Europa de bádminton, algo que parecía imposible hace poco menos de un año cuando sufrió la rotura del ligamento cruzado anterior y los dos meniscos de la rodilla izquierda. Este sábado, en Madrid, retomó la senda de la victoria con su triunfo frente a la escocesa Kitty Gilmore y una palabra es la primera que le vino a su cabeza: gracias.

Nada más acabar el partido que la convertía en campeona de Europa, sus lágrimas inundaron su cara mientras, tumbada boca arriba en el suelo, era incapaz de reprimir las emociones que le invadían. Según se levantó, salió corriendo abrazar a su entrenador, Fernando Rivas, con el que se fundió en un sentido abrazo en el que se dijeron esa misma palabra: "Gracias". Y es que el apoyo del técnico ha sido fundamental en una época muy complicada para la jugadora de bádminton.

Carolina Marín Fernando Rivas
El redactor recomienda