Es noticia
Seth Quintero, el joven prodigio americano que rompe todos los moldes en el Dakar
  1. Deportes
  2. Otros deportes
LA GRAN SENSACIÓN DEL DAKAR

Seth Quintero, el joven prodigio americano que rompe todos los moldes en el Dakar

Con solo 19 años y en su segundo Dakar, el talento único de Quintero ha igualado el récord de victorias en un solo año, rompiendo los esquemas de la disciplina del 'off road"

Foto: Seth Quintero, junto a su vehículo. (RedBull)
Seth Quintero, junto a su vehículo. (RedBull)

Ha pasado casi un cuarto de siglo para que cayera el récord de victorias en un mismo Dakar, pero pocos imaginaban que fuera un chaval de 19 años quien lo consiguiera. El americano Seth Quintero lograba semejante proeza, uno de los grandes prodigios que han llegado a la prueba en los últimos tiempos. Porque ha ganado todas las etapas menos aquella en la que sufrió una avería mecánica que le ha impedido lograr la victoria en el Dakar. Pero el joven piloto americano no se va a ir de vacío.

Todos los registros deportivos deben siempre ponerse en contexto. Quizás las diez victorias de Seth Quintero (San Marcos, California, EE.UU 2002) en el presente Dakar no sean iguales a las Pierre Lartigue en 1994, logradas luchando por la clasificación general y no en una categoría concreta. Pero tampoco se puede pasar por alto la proeza por Quintero, que está asombrando a todos con su talento.

“Hemos igualado el récord de victorias de especial en un mismo Dakar, ¡qué locura! Estoy sin palabras. ¡Me va a dar algo! -exclamó exultante Quintero al acabar la etapa de ayer- No teníamos teléfono en el coche y no podíamos saber qué tiempo habían hecho los demás. Solo tenemos acceso a una referencia cuando repostamos. Así que me entero de que lo hemos conseguido al cruzar la meta. Y eso que me he saltado un way point y hemos tardado 3 o 4 minutos en validarlo. Hoy ha sido un poco complicado, pero parece que por arte de magia lo conseguimos e igualamos el récord de victorias de especial en un solo Dakar. Se trata de un récord que se fijó 18 años antes de que naciera yo. Es de locos. Estoy muy contento. Ya puedo volver a casa orgulloso de mí.”

placeholder En la segunda etapa Quintero perdió todas sus opciones de victoria, pero desde ese momento impuso su ley en triunfos de etapa.
En la segunda etapa Quintero perdió todas sus opciones de victoria, pero desde ese momento impuso su ley en triunfos de etapa.

Castigado por la fiabilidad

Pocos dudan que de haber visto meta en la fatídica segunda etapa Quintero habría ganado en su categoría (vehículos ultraligeros T3) y logrado un puesto de impresión en la general de la prueba. Pero a menos de 40 kilómetros para finalizar la etapa, la mecánica de su Overdrive OT3 dijo basta. La falta de fiabilidad de los prototipos del equipo Off-road de RedBull ha pasado una factura terrible, como bien puede atestiguar Cristina Gutiérrez, compañera de equipo de Quintero, que ha sufrido terriblemente con la plaga de averías mecánicas durante toda la carrera. Precisamente la burgalesa ha sido la única capaz de seguir el endiablado ritmo de Quintero cuando ha corrido fuera de las ataduras de pensar en la clasificación general. Pero la española se está midiendo a un piloto que quizás sea el más veloz y audaz de todo el rally.

A pesar de contar con tan sólo 19 años, Quintero lleva pilotando vehículos a motor desde que apenas cumpliera los cuatro años. El californiano empezó con las motos siguiendo los pasos de su padre Aaron, que competía en motocross y enduro, pero que un accidente que casi le deja en una silla de ruedas motivó que con apenas diez años motivó decidiera que su hijo se pasara a los coches, comprándole su primer UTV (vehículo de todo-terreno). Encuadrado en un modesto equipo familiar, el joven Seth empezó bien pronto a destacar en el poderoso campeonato americano de carreras tipo baja, y en 2015 con apenas catorce años consiguió el Campeonato del Mundo de UTV.

placeholder Seth siempre ha estado muy unido a su familia y ha tenido en su padre Aaron, su principal maestro y mentor.
Seth siempre ha estado muy unido a su familia y ha tenido en su padre Aaron, su principal maestro y mentor.

Un entorno familiar de carreras

Su nombre empezó a hacerse famoso y dos años después, con 16 años, cuando ya podía tener licencia para competir en la categoría absoluta logró el triunfo en varias de las pruebas más prestigiosas del ‘off-road’ americano, la Mint 400 o la ‘Vegas to Reno’ y así llamó la atención de RedBull, que sin dudarlo apostó para que participara el año pasado en el Dakar, convirtiéndose en el piloto más joven de la historia en lograr una victoria de etapa.

En Europa andamos un poco desconectados de la popularidad de las pruebas tipo Baja en Estados Unidos y México. Quizá Quintero en un solo año de competición en América disputara tantos kilómetros de carreras como los que Cristina Gutiérrez haya disputado en casi su completa carrera deportiva. Por ello no sorprende que Quintero con un Dakar a sus espaldas además de rapidez, también demuestre saber muy bien como gestionar el ritmo de una etapa.

Cuando se le pregunta al joven californiano por el secreto de su éxito, él se quita mérito y resalta la importancia de su familia y de tener los pies en el suelo: “Creo que tuvimos éxito porque nos lo pasábamos bien. Mucha gente no se divierte, están intentándolo todo para complacer a los patrocinadores pero cuando nosotros empezamos no teníamos patrocinadores, así que como somos una familia competitiva por naturaleza, la razón principal era disfrutar juntos. La competición me ha enseñado muchas cosas, quizá por eso maduré más deprisa que otros”. Tras este Dakar Quintero está llamado a grandes metas y sin duda Red Bull va a mimar y potenciar el diamante en bruto que ha descubierto. Aunque es joven y quizá se opte por ganar el nuevo Mundial de Raids y el propio Dakar durante el próximo año, porque más pronto que tarde el estadounidense luchará por la victoria absoluta.

Un talento sin límites

Hace apenas seis meses Quintero se graduó en el colegio, la condición inexcusable de su padre para dedicarse profesionalmente al automovilismo. Consciente Aaron Quintero en su propio pellejo del problema de falta de formación que supone el torcerse una carrera profesional de piloto, Aaron Quintero le dijo muy claramente en su fase final de ‘High School’: “Hijo, sólo tienes una oportunidad, ¡aprovéchala!”

Seth Quintero está demostrando no desaprovechar ninguna, logrando un hito absolutamente inusual en el Dakar. Seguramente estemos delante del primer estadounidense que acabe llevándose la victoria en un Dakar. Pero por su polivalencia, ambición y cabeza bien amueblada no descarten que el nuevo prodigio americano del ‘fuera carretera’ logre muchos triunfos incluso más allá de las dunas del desierto. ¿Un americano ganando el mundial de Rallyes por ejemplo? Por qué no. El futuro es suyo.

Rally Dakar Red Bull
El redactor recomienda