Cuando tres mujeres van más allá que los hombres en las carreras, incluso doloridas
  1. Deportes
  2. Otros deportes
TRIUNFO HISTORICO FEMENINO

Cuando tres mujeres van más allá que los hombres en las carreras, incluso doloridas

El pasado fin de semana pudimos vivir los triunfos de tres mujeres en competiciones del motor ganando de tú a tú a los hombres. Cristina Gutierrez,

placeholder Foto: Cristian Gutierrez con Jutta Kleinschmidt, las dos últimas ganadoras en el Dakar
Cristian Gutierrez con Jutta Kleinschmidt, las dos últimas ganadoras en el Dakar

El pasado fin de semana vivimos los triunfos de tres mujeres en competiciones del motor ganando de tú a tú a los hombres. Cristina Gutierrez, Ana Carrasco y Christine Giampaoli no sólo lograron importantes victorias, sino que lo hicieron rodeada de esa épica normalmente atribuida a la testosterona masculina. Ellas demuestran que las carreras no es sólo cosa de hombres (ni de hombría).

Dentro del mundo de las competiciones a motor, salvo especialidades muy concretas donde la fuerza física supone un hándicap para las mujeres, no hay ninguna barrera que las impida competir en la misma categoría que los hombres. Más allá del talento, con frecuencia existe el prejuicio de que cuando las cosas se ponen especialmente feas en las carreras las mujeres carecen de la capacidad de sufrimiento físico y mental para soportar dolor y miedo. Nuestras protagonistas demostraron este fin de semana que esos prejuicios no son nada más que eso: prejuicios.

‘Lady Dakar’

Cristina Gutierrez estaba sorprendiendo a propios y a extraños en 2021, no ya en nuestro país, donde sus logros empiezan a ser ya bien conocidos. También internacionalmente donde ha captado la atención y el respeto en el mundo de los raids y también de personajes tan relevantes como Lewis Hamilton, que la ha fichado para su equipo en la recién creada Extreme E series junto al nueve veces campeón del mundo de Rallyes Sebastian Loeb.

Su temporada comenzó de forma brillante, al adjudicarse una victoria absoluta de etapa en el Rallye Dakar, algo que no sucedía desde los tiempos de Jutta Kleinschmidt. Sus primeras participaciones junto a Loeb en la Extreme E no hicieron sino confirmar el talento y la profesionalidad de la piloto española. Precisamente, la fe en sus posibilidades por parte del francés fue clave para que RedBull contara con Cristina para un programa completo a nivel mundial de pruebas off-road, entre las que se encontraba el Rally de Kazajistán celebrado este pasado fin de semana.

Pero Cristina Gutierrez no solo logró la victoria. Lo hizo con épica y grandes dificultades, En los primeros 30 kilómetros de la etapa, -señaló la burgalesa-, tuvimos un gran impacto, pero decidimos continuar la carrera, quedaban aún 260 kilómetros y a pesar del gran dolor, conseguimos ganar la carrera. La mala noticia es que nada más acabar me fui directamente al hospital y me confirmaron la rotura de dos vértebras". La gravedad de este tipo de lesión y de los terribles dolores que supone siquiera un simple movimiento de la espalda fueron un martirio por terreno abrupto con un coche gas a fondo. Pero Gutierrez aguantó hasta la meta más de doscientos kilòmetros en tal estado.

Ana Carrasco vuelve a lo mas alto

Si alguien conoce bien los problemas derivados de sufrir una lesión en las vértebras, esa es precisamente Ana Carrasco. La piloto murciana, la primera mujer de la historia en lograr un campeonato del mundo de motociclismo, (categoría Supersort 300 del año 2018), sufrió el año pasado un fea caída que le supuso, igual que a Cristina Gutierrez, la fractura de dos vertebras. No olvidemos que una lesión similar es la que provocó la retirada del tricampeón mundial Jorge Lorenzo, consciente como el mismo reconoció, de lo cerca que puede quedarse uno en una silla de ruedas en este tipo de fracturas.

Los médicos dieron la opción a Ana de estar fuera de la competición casi dos años para permitir una recuperación natural con un corsé. La otra opción era la colocación de dos placas y seis tornillos que se quedarían en su cuerpo de forma permanente. Finalmente quedaba la opción mas arriesgada, la extracción de placas y tornillos pasados tres meses cuando los huesos hubieran solidificado. El problema de esta última opción es el evidente riesgo de no poder volver a sufrir en esa zona una lesión similar.

Ana eligio la última, la que le permitía regresar lo antes posible a las pistas. Quedaba ver cómo gestionaría mentalmente la confianza para volver a rodar al límite encima de su moto, después de una lesión tan complicada pero el pasado domingo despejó con su inapelable victoria en Misano, en Supersport 300, todo tipo de dudas.

Cristina Gz, talento canario

Especialista también como Cristina Gutierrez en las pruebas de Todo Terreno, la italiana afincada desde niña en Fuerteventura no ha tenido nada fácil su progresión en el automovilismo al provenir de una familia absolutamente ajena al mundo de la gasolina, así como la propia lejanía de su isla de los principales focos de la competición. Sin embargo, siempre tuvo clara su pasión y a qué quería dedicar su vida, marchándose primero al extranjero a estudiar ingeniería mecánica. Luego transformaría posteriormente ella misma un Subaru de calle en un coche de Rallyes, con el que logró sus primeros resultados destacables.

La falta de oportunidades en España le llevó a emigrar a EE.UU y hacerse un hueco en el pujante campeonato norteamericano de pruebas tipo Baja, hasta que finalmente le surgió la oportunidad de volver a competir en nuestro país en el campeonato de España de Todo Terreno. Su talento con la mecánica, además de sus dotes de pilotaje, han sido claves para lograr a la victoria en la Baja TT Extremadura en categoría T1N, con un coche que llevaba muchas batallas encima.

Precisamente, sus conocimientos de mecánica le sirvieron para detectar que algo no iba bien e iba a quedarse sin la dirección asistida. Parar ya no era una opción y menos aun cuando se rozaba el triunfo en su categoría de coches derivados de serie: Al borde de la extenuación por tener que realizar los últimos 40 kilometros de etapa con la dirección dura como el acero, la majorera atravesó entre lágrimas la línea de meta: "¡No me lo podía creer!, -comentó Christine al acabar la prueba-, Tantas veces por unas cosas o por otras las cosas no salían bien, que te llegas a plantear si todo este esfuerzo tenía sentido, pero tenía que morir en el intento con la victoria a la vista”.

placeholder Christine Giampaoli, camino de la victoria en la Baja TT Extremadura
Christine Giampaoli, camino de la victoria en la Baja TT Extremadura

La victoria de Christine, como la de Ana Carrasco o la de Cristina Gutierrez responden con hechos a cualquier posible duda sobre la capacidad de las mujeres a disciplinas tradicionalmente tan asociadas a lo masculino como son las carreras de coches y motos. A base de ir plantando banderas, como estas tres heroicas deportistas, las mujeres avanzan de forma imparable conquistando espacios durante mucho tiempo vedados para ellas. Sólo queda agradecérselo y desear que sus heroicos comportamientos, inspiren cada vez a más niñas para que busquen su futuro en el mundo del motor.

Motociclismo Rally Dakar
El redactor recomienda