UN PRODIGIO DEL SKATE

Un niño de 11 años consigue el salto imposible que Tony Hawk nunca logró

Gui Khury consiguió dar tres vueltas sobre sí mismo en una rampa vertical, es decir, ser la primera persona en dar un giro de 1080 grados

Foto: Gui Khury logró el salto imposible en su propia pista (Foto: YouTube)
Gui Khury logró el salto imposible en su propia pista (Foto: YouTube)
Autor
Tiempo de lectura2 min

Tony Hawk es, de largo, el mejor skater de la historia. Acumula todo tipo de premios y récords y ha servido de inspiración para millones de patinadores en todo el mundo. Hawk fue el primero en conseguir un salto de 900 grados, es decir, dos vueltas y media sobre sí mismo, pero nunca logró el salto perfecto: tres vueltas y un giro total de 1080 grados.

Ahora, un niño brasileño ha logrado ese salto que Hawk nunca completó y lo ha hecho, además, de manera insultante: con solo 11 años. El vídeo ya es uno de los más vistos en las redes sociales y el mundo del skate se ha rendido a la impresionante maniobra de un menor que ha hecho que su nombre ya sea conocido en todo el mundo: Gui Khury.

Pese a su edad, el nombre de Gui Khury ya es conocido en el mundo del skate: con solo 10 años participó en los X Games, los juegos que reúnen a los mejores profesionales de los deportes extremos. Y era uno de los pocos que había conseguido completar un 900 en una rampa vert, un tipo de pista homologada que es un poco diferente de un half-pipe.

El primer 1080

Para que un salto sea válido debe hacerse en una pista homologada y la rampa vert tiene una parte de su construcción que alcanza los 90 grados. Sin embargo, lograr el impulso necesario para lograr dar tres vueltas sobre sí mismo no estaba al alcance de nadie… hasta ahora. Las únicas personas que lo habían logrado antes lo hicieron en rampas gigantes y que no están homologadas para récords. En ese tipo de pistas se han llegado a lograr giros de 1.260 grados, es decir, tres giros y medio sobre sí mismo.

El padre de Gui Khury, Ricardo Khury Filho, reconoce a The Guardian que "el confinamiento por el coronavirus ayudó mucho porque antes estaba centrado en el colegio y no tenía mucho tiempo para entrenar". El hombre es abogado y, como aficionado al skate, construyó una rampa vert para su hijo en el jardín de la casa de la abuela.

Fue en ese lugar donde Gui consiguió el récord. Durante el tiempo que dura el confinamiento, la familia de Khury ha hecho a diario un viaje de 20 minutos desde su casa hasta la de la abuela, de tal manera que podían cuidar de su familiar y llevarle su comida a diario, mientras el niño practicaba en la rampa. Fue ahí donde consiguió su hazaña y donde lo celebró con su comida favorita: unos macarrones con queso.

Otros deportes

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios