ESPAÑA SE ESTRENA EN EL CAMPEONATO MUNDIAL

El equipo español de cheerleaders con más hombres que mujeres

España compite estos días por primera vez en el Campeonato Mundial de Cheerleading, demostrando su reconocimiento como deporte competitivo y tumbando estereotipos

Foto: El equipo español de cheerleading junto a su entrenador (Facebook: España Cheer and Dance)
El equipo español de cheerleading junto a su entrenador (Facebook: España Cheer and Dance)

Están en Orlando, Florida, y quedan tres horas para que se luzcan en el Campeonato Mundial de Cheerleading. El equipo español de este deporte (sí, deporte) es uno de los 80 países que competirán por conquistar al jurado. Son cheerleaders, pero no esos homogéneos grupos de chicas estudiantes con pompones que nos ha regalado el imaginario estadounidense. Mujeres y hombres, un duro entrenamiento físico y una ilusión por demostrar que este deporte existe es el cóctel con el que esperan ganar mientras rompen estereotipos.

Nuestros primeros representantes en la historia en el Campeonato Mundial de Cheerleading son atletas de entre 18 y 35 años. Sus trece chicos y nueve chicas son el primer mazazo a los estereotipos que han impregnado hasta ahora esta disciplina que ya ha sido reconocida como deporte de exhibición por el Comité Olímpico Internacional.

El equipo español compite en el Mundial en Orlando (Fredy Bedoya)
El equipo español compite en el Mundial en Orlando (Fredy Bedoya)

Uno de los tópicos más comunes sobre el cheerleading es que es una actividad que solo pueden realizar las mujeres. “Cuando se habla de cheerleaders en España se hace mal, porque se ha traducido como ‘animadoras’, llevado al género femenino”, explica a El Confidencial el entrenador del equipo Fredy Bedoya. Fundó la escuela ‘España Cheer and Dance’, impulsora en el mundo del cheerleading nacional. “También es un estereotipo que se ha traído de la NBA, porque salen chicas para entretener en los intermedios. Esa es la parte del entretenimiento y lo que hacemos nosotros es la competición”.

Bedoya va más allá y, como curiosidad, recuerda que el inventor del cheerleading fue un hombre en Estados Unidos, más de 120 años atrás. En 1884, Thomas Peebles fue el primero en sembrar la idea de grupos organizados para animar los partidos de fútbol en la Universidad de Minnesota.

"Es igual que cualquier deporte"

En el equipo nacional hay más hombres que mujeres (Facebook: España Cheer and Dance)
En el equipo nacional hay más hombres que mujeres (Facebook: España Cheer and Dance)

El cheerleading también requiere de una gran dedicación y una enorme exigencia física, muy diferente a la despreocupada imagen estudiantil con la que se ha dado a conocer. Combina el baile con la gimnasia rítmica y precisa de experimentados deportistas capaces de aguantar intensos entrenamientos. “Es igual que cualquier deporte de la gimnasia deportiva”, cuenta Bedoya. “La flexibilidad, la agilidad o la resistencia son habilidades necesarias”. Las coreografías que interpretan se sirven de pirámides, acrobacias, lanzamientso al aire, mortales y un componente de animación. “Es un deporte muy exigente”.

Los cheerleaders españoles han estado entrenando durante cuatro meses en un proyecto que ha reunido a los mejores de varias ciudades. Un entrenamiento de 120 horas que espera dar sus frutos ante el jurado internacional de Orlando. “Hemos venido con los que más tiempo llevaban dedicándose al cheerleading”, cuenta el entrenador. Los chicos hacen de base y cargan a las chicas que harán la función de flyers. “Tenemos más hombres para tener más bases, así tenemos una coreografía más potente para que las acrobacias tengan mucha más fuerza y dificultad”.

El camino hasta el Mundial no ha sido fácil, pero no solo por el sudor vertido en los entrenamientos. Entre todos, los gastos del viaje hasta Orlando han ascendido a los 50.000 euros. “Somos un deporte minoritario y no reconocido en España por no tener los clubes suficientes”, explica Bedoya sobre por qué no reciben ninguna subvención. El GoFundMe que crearon para recaudar fondos tampoco les sirvió de mucha ayuda. “Recaudamos unos 500 euros pero al final todos pudieron venir, con alguna dificultad y con ayuda de familiares amigos”, dice contento. “La ilusión mueve montañas”.

En España, esta actividad se gestó hace siete años con un campamento que intentaba acercar a bailarines y acróbatas al mundo del cheerleading y en 2017 fue cuando se creó el equipo nacional. Desde entonces, se han organizado cinco campeonatos nacionales y han participado en otros cinco europeos. Ahora, mostrarán sus acrobacias al mundo por primera vez.

“Están muy ilusionados de venir por primera vez a un Mundial a enseñar la actividad tan bonita que han estado practicando durante seis años”, comenta Bedoya. Quedan unas pocas horas y asegura que, mientras habla, sus chicos se están preparando mentalmente. “Quieren dejar a España en lo más alto y hacer que sea reconocido como un equipo más en el mundo”.

Otros deportes

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios