la catalana hace historia en cable-wakeskate

El sueño de Telma: "Suena superraro eso de ser campeona del mundo con 11 años"

Con sólo 11 años, batió en el Mundial Junior a rivales de más edad y mayor poderío físico en la especialidad de cable-wakeskate. Es Telma Cester, un fenómeno sobre el agua

Foto: Telma Cester va camino de hacer historia sobre el agua. (FOTOS cedidas por Nuno Vasconcelos)
Telma Cester va camino de hacer historia sobre el agua. (FOTOS cedidas por Nuno Vasconcelos)

Campeona del mundo Junior de cable-wakeskate. No, el título obtenido no tuvo demasiada repercusión. La especialidad no es muy conocida, siempre alejada del foco de los medios de comunicación. Pero sí llama la atención que la protagonista sólo tiene 11 años. Es Telma Cester García (30-6-2005, Barcelona), que el pasado mes de noviembre, en México, le ganó la partida a compañeras de más edad, con físicos mucho más desarrollados. Para rematar la faena, en el absoluto acabó en cuarta posición. ¿En qué consiste esta especialidad? Es un deporte acuático en el cual el 'rider' se desliza sobre el agua encima de una tabla, siendo arrastrado con una cuerda llamada palonier por una lancha. ¿Qué siente una niña con un título mundial en su hoja de servicios? "Suena superraro eso de campeona del mundo, je je", relata la triunfadora en conversación con El Confidencial. "Por lo que todo el mundo me dice, parece que viva un poco al margen de esto. Yo sólo intento disfrutar día a día", añede Telma.

Siempre vivió cerca del agua, pues sus padres practicaban este deporte en el que la hija les ha superado mucho antes de lo previsto. Mientras ellos se deslizaban sobre el agua, la pequeña dormía en la barca. Hasta que un buen día, con sólo 4 años, decidió dar los primeros pasos para experimentar lo que sentían los mayores. Se acomodó detrás de la estela, estirada en una tabla para ñiños, "muy cerquita de la barca", explica, y poco tiempo después ya se manejaba con soltura. Recalca la necesidad de explicar las diferencias que hay entre el wakeboard y el wakeskate. "Es muy sencillo", empieza diciendo, "el wakeboard es lo más parecido al snowboard, una tabla con fijaciones. Aquí te permite realizar 'tricks' más fácilmente, ya que tus pies van ligados a una tabla; me refiero a rotaciones, invertidos, 'graps', etc". "Mientras, el wakeskate se asemeja, como su nombre indica, al skate. Una tabla a secas y tus pies libres sin ningún tipo de fijación. Tan solo un poco de 'grip' entre tus bambas y la lija de la tabla". "Aquí, cualquier truco o fallo se magnifica, ya que cualquier movimiento rotación o salto es muchísimo más complejo dado el equilibrio", explica.

Los nervios

Domina las dos especialidades, aunque sólo compite en cable-ski. Su rutina diaria es como la de cualquier otra niña. El colegio impone su ley, los libros antes que el deporte. "Mucho, mucho estudio", comenta, sin olvidar "jugar con mis amigas" "Y en invierno, baloncesto a tope", resalta sobre su otra gran pasión. Telma lo practica en el FCBbescola y en el Club Basket Femení Viladecans. Los días se le hacen muy cortos, entre libros, deportes y ocio. "No sé lo que es el tiempo libre", dice con una sonrisa. "Acabo k.o. todos los días porque no ahorro un segundo de esfuerzo en mis exámenes, lo que mis profesores saben bien. Como también voy a tope en mis entrenamientos, eso hace que a las 10 ya esté durmiendo". Sus amigas, reconoce, "están alucinadas" con sus éxitos, aunque "la verdad es que me miran como siempre", añade. "Siempre estamos a su lado", afirma Xavier, su orgulloso padre. La menuda y prodigiosa deportista casi siempre viaja acompañada por sus progenitores. "Competir es tan solo una punta de lanza, lo que importa verdaderamente, creemos, es estar y disfrutar día a día junto a ella. Ver cada entreno, cada paso, cada reto conseguido", indica el cabeza de familia.

Preparar el físico para la exigente temporada, que acaba de ponerse en marcha, no es algo menor, todo lo contrario. Durante casi un mes se fortalecen brazos, piernas, espalda, hombros, cuello... Un período de gran dureza, pues no conviene olvidar que Telma está casi tres meses alejada del agua. La preparación física, a medida que va creciendo, va cobrando mayor importancia en su rutina diaria. "Al ser un deporte de fuerza, debo aumentar la carga de trabajo en este apartado", aclara Cester. Para manejar a la perfección su especialidad, también practica mucho el skateboard y algo de surf con el fin de potenciar el equilibro. ¿Qué papel juega la mente? ¿Cómo domina los nervios una niña de 11 años para triunfar ante deportistas de más edad? Telma reconoce que es un "aspecto muy importante. Debes prepararte y tener bien claro lo que puedes hacer o no, y no querer improvisar por más que tus rivales te aprieten". "Sinceramente, cuando salgo al agua a competir solo pienso en disfrutar mi ronda. Los nervios intento dejarlos fuera del agua", enfatiza.

De Gisela a Mireia

Una persona fundamental en el desarrollo imparable de su carrera deportiva es su entrenador. Iñaki Anitua es el hombre que no se separa ni un segundo de Telma, la que guía sus pasos cuando tiene que lucir sobre el agua. Reconoce que "me sorprendió su precocidad, haber alcanzado tan pronto el éxito". Significa que "sabía que estaba alcanzando un gran nivel y que su progresión estaba siendo increíble, pero quedaba trabajo por hacer". Evoca que "no fue hasta afrontar los europeos de Tel Aviv, el año pasado, cuando nos dimos cuenta que Telma superaba a muchas y tenía el nivel suficiente para subirse al podio de las categorías reinas". Afirma el técnico que "algo que está manifestando es personalidad y sangre fría, así que creo que los éxitos que está obteniendo no hacen más que motivarla aún más para ser mejor 'rider'. No, no es habitual que alcancen el puesto máximo tan pronto, nuestro deporte requiere de muchísimo sacrificio porque no tiene los apoyos de otros muchos deportes con lo cual es más difícil".

La mujer española cada vez tiene más protagonismo en los éxitos del deporte español. No pierde detalle de ninguna de ellas, Telma toma buena nota, dice, "de Gisela Pulido, Garbiñe Muguruza, Carla Suárez y Mireia Belmonte, en deportes individuales, y me encantó ver también a la selección española femenina de baloncesto en los últimos Juegos Olímpicos". Lo que sí ha detectado Iñaki en esta especialidad "es que chicos y chicas jóvenes, cada vez más eligen ser 'riders' y no futbolistas o tenistas. En kitesurf tenemos el ejemplo de Gisela Pulido, que con la edad de Telma se proclamó campeona del mundo y 8 años depués es una embajadora del kite por todo el mundo, representando nuestra bandera con 7 titulos bajo el brazo". Messi, Tyrese Rice y Stephen Curry son otros referentes en la vida de la aventajada deportista. El fútbol también le cautiva y "cómo no, el Barcelona muy por delante del Real Madrid", cuenta sonriente.

Visión espacial

Mira hacia el futuro y se ve "vinculada al deporte y viajando. Seguiré entrenando y esforzándome al máximo para conseguir nuevos retos". Siempre de la mano de los libros. Telma disfruta con las matemáticas y los idiomas, y cuando toque elegir carrera, posiblemente se decante por una ingeniería. Hay otros países, como Francia , Alemania, Italia o Israel, entre otros, que disponen de un mayor número de cable-skis para la práctica de este deporte. Incluso, comenta Xavier, "algunos viven de nuestro deporte, siempre, claro está, contando con la ayuda de importantes sponsors". En el caso de nuestra campeona, el padre agradece "todos los apoyos que recibe", teniendo en cuenta "su corta edad y más aún siendo chica". La Federación Española de Esquí Náutico y Wakeboard (FEEW), también la catalana, está en todo momento pendiente de la carrera de Cester, conscientes en ambos organismos que está llamada a hacer historia en esta especialidad.

¿Qué se necesita para triunfar agarrado a un cable y luchando contras las olas sobre una tabla? Iñaki Anitua desvela las aptitudes que hacen grande a un 'rider': "agilidad, potencia, visión espacial, equilibrio, controlar las inercias y ser perseverante ¡Mucho!". En el caso de Telma, estima que "lo que la diferencia de las demás rivales es su técnica", destacando "su amor por el deslizamiento, por eso lo siente y ve con tanta rapidez cada movimiento". Y cuando toca competir, añade, "supera a las demás por su sangre fría y entereza frente a cualquier situción. En wakeboard te lo juegas todo en dos mangas de 1 minuto, es todo o nada, y ser frío y calculador es muy importante". "A esa edad es difícil asimilar esos conceptos y por eso ella es capaz de competir con gente mayor con tan solo 11 años. Mientras siga disfrutando y amando este deporte, será dicifil que baje del máximo escalón del wakeboard y wakeskate", remata. La temporada deportiva da sus primeros pasos. Un nuevo año lleno de viajes y competiciones. Telma Cester vuelve a pisar el acelerador. Seguramente dará mucho más que hablar...

Otros deportes

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios