los patriots y los falcons se juegan el título

Guía rápida para quienes no saben de fútbol americano pero quieren vivir la Super Bowl

Es el mayor acontecimiento deportivo de los Estados Unidos y, como si fuese Halloween, una tradición que se extiende por el mundo como mancha de aceite. El deporte y el 'show' en perfecta armonía

Foto: El trofeo de la Super Bowl (EFE)
El trofeo de la Super Bowl (EFE)

Llega la Super Bowl y, de repente, parece como si fuese algo importante. No ha seguido en absoluto la temporada de la NFL, nunca lo hace, pero se ha cansado de leer lo carísimos que son los anuncios, las millonarias audiencias en televisión y que un acontecimiento así para un país entero, y no uno pequeño, sino Estados Unidos. La globalización, las comunicaciones y, en general, la modernidad, le empuja a interesarse por lo que va a pasar en Houston la madrugada del domingo al lunes. Incluso se está planteando ir a algún bar o restaurante donde lo den en directo, para testar el ambiente y pasar una noche diferente. Pero no es fácil, claro, porque hay que ponerse al día. Aquí ofrecemos algunas claves para entender y disfrutar el evento.

Para empezar: ¿qué es la Super Bowl?

La final de la NFL, el campeonato de fútbol americano. Es, desde hace años, el deporte con más seguimiento en los Estados Unidos. Además, la dureza física del deporte hace que la temporada sea muy corta, solo 16 partidos por equipo en la liga regular y después los 'play offs'. A diferencia de otras ligas profesionales americanas, aquí todo se juega a un partido, lo que hace de la Super Bowl un evento de absoluta trascendencia. No hay segundas oportunidades.

¿Cuánto dura y dónde se puede ver?

Un partido de fútbol americano tiene cuatro cuartos de 15 minutos. Eso dice la teoría, pero el hecho de que sea a reloj parado hace que los partidos se extiendan durante aproximadamente tres horas. A esto hay que sumarle el espectáculo del descanso y una serie de pausas de publicidad especiales para el gran partido que harán que el evento se extienda, fácilmente, durante cinco horas.

En España lo retransmite 'Movistar+' en su canal '#0' con la narración de Miguel Ángel Calleja y los comentarios de Andrea Zanoni. Empieza a las 00:30 hora peninsular, aunque desde las 00:00 se podrá seguir la previa del encuentro.

Tom Brady, 'quarterback' de los New England Patriots (Geoff Burke/USA TODAY Sports)
Tom Brady, 'quarterback' de los New England Patriots (Geoff Burke/USA TODAY Sports)

¿Quiénes juegan?

Los New England Patriots y los Atlanta Falcons. Se espera que esta temporada el partido sea muy divertido, pues ambos equipos cuentan con excepcionales ataques, sustentados por dos tremendos 'quarterbacks' como son Tom Brady y Matt Ryan. El primero es, probablemente, el mejor de la historia y aspira a ganar su quinto anillo de campeón. El de Atlanta será, si no fallan los pronósticos, nombrado 'MVP' de la competición y se espera mucho de él en el futuro.

¿Con quién ir? Complicada elección. Los Patriots son el equipo más ganador, también controvertido, probablemente el más brillante de la última década. Si la política le importa, sus principales baluartes son amigos de Trump, a pesar de ser parte de un estado progresista como Massachusetts. Todo lo contrario se puede decir de Atlanta. En la republicana Georgia llevan años votando candidatos republicanos, pero el presidente de la franquicia es donante de las campañas demócratas y orgulloso que está de ello. Los favoritos son los de Nueva Inglaterra, aunque los expertos aseguran que hay menos distancia de la que parece en principio, así que la apuesta por el ganador deberían ser los Pats. A veces, a falta de mejor opción, esto es solo una cuestión cromática: los Falcons van de rojo; los Patriots, de azul.

¿Cómo funciona el deporte?

Vaya por delante que el fútbol americano no es uno de esos deportes que se explican con dos pinceladas, más bien al contrario. Pero hay unos rudimentos básicos que se pueden saber. Por ejemplo, las anotaciones. El equipo que traspase la línea de anotación —la 'end zone'— con el balón controlado, bien sea en carrera o a través de un pase, consigue 6 puntos, un 'touchdown'. A eso le suma, habitualmente, uno más con el golpe de castigo, el 'extra point'. En situaciones límites pueden intentar no patear el balón y volver a jugar el balón, lo que les valdría dos puntos en lugar de uno.

Hay, además, otro método para anotar en cualquier momento, que es intentar una patada que vaya entre palos y que suma 3 puntos. En inglés se llama 'field goal'.

Eso con respecto a la anotación, ahora vamos a la dinámica general del juego. El fútbol americano es una batalla por el territorio, casi como una guerra. El objetivo del ataque es ir avanzando terreno para acercarse a la 'end zone', el de la defensa pararles. Es un deporte mucho menos dinámico que el rugby, con el que tiene similitudes en la anotación. Aquí no hay, normalmente, gente corriendo a campo abierto. Y cuando uno es placado la jugada se detiene.

Lo más básico en el avance es que la ofensiva tiene cuatro oportunidades ('downs') para recorrer diez yardas. Se intenta de dos maneras corriendo, es decir, con el 'quarterback' dándole el balón a la mano al 'running back' y este buscando espacios, o pasando: en ese caso el mariscal de campo busca compañeros que estén desmarcados para lanzarles el balón y que estos se pongan a correr. Hay un infinito táctico en todo esto, pero lo básico es intentar recorrer esas diez yardas en cuatro intentos. Y después las siguientes diez y las siguientes diez hasta llegar a la zona de anotación.

Llegar a la 'end zone' vale mucho, pero a veces no se puede. Si te paran en el tercer 'down' tienes dos opciones. Si estás lo suficientemente cerca, intentar tirar a palos. Si no, buscar una patada con tu última opción para alejar al rival lo máximo posible y que ese recorrido de diez yardas en diez yardas se les haga eterno.

Matt Ryan, 'quarterback' de los Falcons (Reuters)
Matt Ryan, 'quarterback' de los Falcons (Reuters)

¿En quién hay que fijarse?

El fútbol americano es un deporte en el que hay una posición que sobresale por encima del resto: el 'quarterback'. En este caso, además, se juntan dos de los mejores de la liga. Tom Brady, el número 12 de los Patriots, es parte de la historia de este deporte. Matt Ryan, el 2 de los Falcons, ha tenido una temporada sensacional y aspira a ser el mariscal de campo del futuro.

Ryan cuenta en su arsenal con uno de los mejores receptores de la actualidad, Julio Jones (número 12), que a buen seguro será especialmente vigilado por la defensa de los Patriots. La ausencia de Rob Gronkowski, lesionado, hace que Brady no tenga disponible a su receptor favorito. A cambio podrá buscar a Julian Edelman (11), el más fiable de sus compañeros en ataque.

Los 'running back', es decir, los jugadores que llevan la bola cuando el 'quarterback' decide no pasar, son LeGarrette Blount, que ha hecho más de 1.000 yardas y 18 'touchdowns' esta tamporada por parte de los Pats, y Devonta Freeman (24) en los Falcons. En defensa, los Falcons tratarán de presionar a Brady con la línea ofensiva, donde destacan Vic Beasley y el veterano Dwight Freeney. Entre los Patriots, se pueden fijar en Trey Flowers y Logan Ryan.

Lady Gaga será la estrella del descanso (EFE)
Lady Gaga será la estrella del descanso (EFE)

¿Y qué hay del show?

Mucho y, se supone, de calidad. Hay dos momentos que tienen especial relevancia para los estadounidenses. El primero es el himno nacional, que se interpreta antes del partido y lo han cantado artistas como Alicia Keys, Christina Aguilera o Aretha Franklin. Este año, quizá por estar en Texas, le tocará el turno a Luke Bryan, un cantante de country muy popular en Estados Unidos.

El plato fuerte, sin embargo, llega en el decanso. En solo unos minutos son capaces de montar un gran show, proteger el césped, montar un escenario, fuegos artificiales y sacar a los artistas más de moda en el momento. La lista es casi imposible de terminar, aunque por poner un par de ejemplos en los últimos dos años han estado Bruno Mars, Coldplay, Beyoncé, Katy Perry, Lenny Kravitz o Gustavo Dudamel. Este año se sabe que la parte más relevante será para Lady Gaga, que el año pasado cantó el himno. Siempre hay sorpresas, así que probablemente compartirá el escenario con algún otro estrellón que le acompañe en el repertorio.

Datos curiosos e inevitables

La Super Bowl es muy larga, puede durar fácilmente cinco horas, considerablemente más que un encuentro normal, pues el show del descanso y los constantes parones para pausas publicitarias obligan a que la gran cita se extienda cerca de las cinco horas. Eso es mucho tiempo, suficiente para incluir datos muy poco relevantes que quedan bien para entender la magnitud del evento. Por ejemplo, que Pizza Hut contrata 11.000 empleados para poder abastecer la enorme demanda de comida para llevar que tiene la noche. O que de las 20 retransmisiones televisivas más vistas de la historia en Estados Unidos, 19 son la final de fútbol americano. Solo el episodio final de la seire M*A*S*H se cuela en el listado. Se esperan más de cien millones de espectadores solo en el país americano.

Hace dos temporadas se registró el récord de tuits en el partido, con más de 25 millones. Se calcula que se toman 45 toneladas de guacamole para seguir el partido en todo el país y se pagan unos cinco millones de dólares por 30 segundos de publicidad en la televisión. Aquí tienen muchos más datos y curiosidades del partido.

Vladimir Putin consiguió un anillo de campeón de una forma muy sospechosa (EFE)
Vladimir Putin consiguió un anillo de campeón de una forma muy sospechosa (EFE)

¿Es cierto que Putin tiene un anillo de campeón?

Por increíble que parezca, sí. La anécdota la contaba estos días en 'Sports Illustrated' el hijo de Robert Kraft, dueño de los Patriots. El empresario se enroló en una misión comercial a Moscú en el año 2013 y allí conoció al presidente Vladimir Putin. Poco antes había ganado su equipo la Super Bowl, y llevó el anillo. En esas Putin se lo pidió ver, y le dijo que mataría por tener un recuerdo así. Kraft bromeó diciéndole que no necesitaba tanto, pues Putin es cinturón negro de kárate. El político se metió el anillo en el bolsillo y se marchó rodeado de escoltas, para pasmo de los allí presentes. Al dueño de los Pats le llamaron de la Casa Blanca para que simulase que había sido un regalo, intentando evitar un conflicto diplomático.

A Putin le han preguntado después por el anillo en alguna rueda de prensa, y dice no acordarse ni del anillo ni de Kraft. Curiosamente el dueño de los Patriots mantiene una muy buena relación personal con Donald Trump, nuevo presidente de los Estados Unidos acusado de tener a Putin entre sus aliados. La escena, dantesca, recuerda a un capítulo de los Simpsons en el que el señor Burns termina dándole un billete de un trillón de dólares a Fidel Castro. La serie de Matt Groenig es epsecialista en adelantarse al futuro.

Otros deportes

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios