venció por 33-26 en la final disputada en parís

Francia no deja que Noruega le estropee su fiesta y gana el Mundial por sexta vez

El mejor equipo de todos los tiempos alargó su dominio con la victoria en su Mundial. Desde 2001, año en el que también se proclamó campeón del mundo en casa, ha ganado 14 medallas internacionales

Foto: La selección francesa posa con el título mundial (Benoit Tessier/Reuters)
La selección francesa posa con el título mundial (Benoit Tessier/Reuters)

La selección francesa conquistó el Mundial de balonmano tras vencer por 33-26 a Noruega en la final disputada este domingo en París, un colofón perfecto a la fiesta del campeonato disputado durante las últimas tres semanas. Francia, el mejor equipo de la historia, el dominador absoluto del balonmano masculino desde principios de siglo, pasó por encima de su rival en una segunda parte magnífica y levantó su sexto título, un récord.

Los galos interpretaron a la perfección el último acto de una obra escrita por ella misma. Todo estaba diseñado para que en este domingo 29 de enero el anfitrión ganara un nuevo título, y así fue. 'Les Experts' sufrieron en los primeros 30 minutos ante una selección noruega que demostró que ha llegado a la elite para quedarse, pero a la que se le fueron agotando las fuerzas conforme avanzaba el partido.

Francia no deja que Noruega le estropee su fiesta y gana el Mundial por sexta vez

Desde la victoria contra Brasil en el partido inaugural el pasado 11 de enero, Francia ha avanzado con paso firme, sin titubear, y ha ganado todos los partidos con autoridad. Parecía que con el apoyo de todo un país detrás (las audiencias han sido millonarias y el torneo ha batido el récord de asistencia), nada podía salir mal. Y así fue. No hubo 'maracanazo' y Francia ganó un Mundial diseñado a su medida. Qué otra cosa podía hacer.

Han pasado 16 años desde que se proclamara campeón mundial en casa, también el AccorHotels de París (entonces llamado París-Bercy). Aquel fue su segundo título, tras el conseguido en 1995 en Islandia, y el comienzo de un dominio sin precedentes en el balonmano. Desde ese año, el equipo francés ha ganado 14 medallas internacionales, entre las que se incluyen cinco títulos de campeón del mundo, tres de campeón de Europa y dos de campeón olímpico. La selección masculina francesa no es solo el mejor equipo de balonmano de todos los tiempos, sino uno de los mejores equipos de la historia del deporte.

Contra ese equipo tuvo que medirse Noruega, un invitado que se coló por sorpresa en la final. El reto, quitarle el título a Francia en su casa, era mayúsculo, pero eso no frenó a los nórdicos, que durante la primera parte fueron mejores. Noruega impuso un ritmo altísimo y dispuso de ventajas de tres goles durante muchos minutos, gracias al acierto de Tonnesen y Hansen en ataque y las paradas de Bergerud. Francia, en cambio, tenía un agujero en defensa que ni siquiera Omeyer ayudaba a tapar.

Fue el otro portero francés, Gerard, el que cambió las cosas. El acierto noruego bajó y Francia le dio la vuelta al marcador al final del primer tiempo, que acabó ganando 18-17. La duda era saber si Noruega iba a mantener en el segundo tiempo el ritmo del primero, y solo hicieron falta cinco minutos para averiguarlo, los que tardó Francia en conseguir un parcial de 5-1 con el que encarriló la final. Noruega solo marcó 9 goles en el segundo tiempo, en el que Gerard se hizo enorme en la portería: acabó con un 41% paradas.

Con La Marsellesa de fondo cantada por los más de 15.000 aficionados que llenaban el pabellón parisino, Francia fue un rodillo que llegó a tener ocho goles de ventaja (31-23). Noruega soñó durante media hora con la sorpresa, pero acabó sucumbiendo. Nada podía salirle mal a Francia en su Mundial.

Otros deportes

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios