UNA PRIMERA SEMANA INTENSA Y DEMOLEDORA

Sarna con gusto, no pica: por qué este es el Dakar más duro en mucho tiempo

Dura como hacía muchos años, Marc Coma cumplió su palabra. A pesar de la dureza, los participantes del Dakar están disfrutando esta dura vuelta a la esencia de la prueba

Foto: l Isidre Esteve y su copiloto Txema Villalobos, de Mitsubishi, este lunes.
l Isidre Esteve y su copiloto Txema Villalobos, de Mitsubishi, este lunes.

“La primera semana del Dakar ha sido verdaderamente seria. Los organizadores nos dijeron que iba a ser un raid más duro, y es cierto”. Doce veces ganador del Dakar, tanto Stephane Perterhansel como el resto de los participantes están de acuerdo. “En este recorrido ya puede verse mi firma. He podido reflejar un poco mi manera de entender la carrera y el ADN Dakar", explicaba en la presentación de la prueba Marc Coma, su director deportivo. Hasta hoy, Coma ha logrado su objetivo. El Dakar ha recuperado su personalidad y carisma.Y lo que queda.

“Quienes lleguen a La Paz ya pueden considerarlo un triunfo” anticipaba el quíntuple ganador de la prueba antes de su inicio. Casi uno de cada cinco participantes había abandonado en la jornada de descanso, y gracias a que la neutralización del viernes salvó del abandono a muchos. ¿Qué está pasando en el presente Dakar?

Navegación más selectiva, dura y exigente. Una amplia variedad de terrenos para rodar, incluyendo varios días en el altiplano boliviano, donde tuvo lugar una agotadora etapa de dunas en altura, lo nunca visto hasta ahora en el Dakar. Del intenso calor en Argentina al frío, la lluvia la altura boliviana. Y una gran intensidad en la pugna deportiva por el alto ritmo de carrera, acentuado por los numerosos problemas de navegación sufridos por la mayoría de los favoritos. Como guinda, dos días de condiciones metereológicas dantescas. Eso sí, todo ello en medio de majestuosos paisajes.

Nunca la gente se ha perdido tanto

Coma tenía carta blanca del ASO (entidad organizadora) para transformar el Dakar como antiguo competidor en Africa y Sudamérica. Su primer objetivo fue complicar la vida a los participantes otorgando más valor a la navegación. Lo ha conseguido, y una pesadilla para la categoría de motos, donde ellos se guisan el pilotaje y se comen el 'road book' en solitario. Ningún piloto ha repetido victoria de etapa hasta hoy. "Nunca he conocido un rallie donde el orden cambie como en este", explicaba el líder de las dos ruedas, Sam Suderland, "pierdes veinte minutos, los ganas, te los recuperan... Joan Barreda hizo dos días perfectos, y al siguiente perdía cuarenta minutos...!".

[Por qué se cancelan las etapas del Dakar si es una gran aventura]

Porque perder veinte minutos o media hora se ha convertido en algo normal en esta edición. Loeb, Peterhansel, Sainz, Hirvonen, Roma, De Villiers, Despres…En l coches tampoco nadie se ha librado tampoco de perder diez minutos como mínimo en alguna etapa. "No es que el ritmo haya bajado. Todo el mundo corre mucho, pero como la gente comete muchos errores -y no son errores de un minuto o dos, sino de 20 minutos o media hora-, un día falla uno, otro día fallo otro. Eso hace que la carrera esté mucho más abierta. La prueba está en los cambios de líder que ha habido", explica Nani Roma, el único piloto con opciones frente a Peugeot a día de hoy.

Una minúscula diana donde meter la flecha

Coma ha introducido más “way points” de control para seguir la ruta correcta. Pero cada uno se ha convertido en una suerte de minúscula diana donde hay meter la flecha con el GPS. Deliberadamente o no, las referencias en el “road book” no han sido muy precisas. “Nos han dado pistas más que notas, en vez de instrucciones realmente claras”, explicaba Sunderland, “pero este es el plan de los organizadores, intentar bajar el ritmo de la carrera un poco. Y de alguna manera funciona”. “Han hecho la navegación un poco más complicada, pero creo que el principal factor es que el libro de ruta no es muy preciso, hasta ahora no ha estado muy bien, y esto ha causado mucha confusión”, explicaba el piloto de Toyota, Giniel de Villiers.

El piloto que lucha por la clasificación y se pierde sufre más estrés y debe correr más riesgos para remontar. Toby Price, ganador en motos el pasado año, se caía y fracturaba el fémur en la cuarta etapa tras su pérdida del día anterior. Nasser Al Attiyah arrancaba de cuajo una rueda el día antes de abandonar Carlos Sainz, que había perdido diez y ocho minutos en sus dos últimos días de participación. En la primera pudo recortar la diferencia. En la segunda tras otra remontada, era líder virtual de la carrera cuando sufrió su espectacular accidente.

Y la lluvia se unió a la fiesta

Pero aunque perderse en el Dakar en nada se parece a los viejos tiempos de Africa, sí supone una odisea para los privados, mayoría en la caravana. Cuanto más retraso, mayor tiempo en ruta, más rivales que adelantar y mayores problemas de paso. En definitiva, tiempo que se pierde para llegar al campamento, descansar, y trabajar en las máquinas. El famoso 'efecto dominó' del Dakar, que se traduce en un mayor desgaste físico y mental cuanto más se alargue la jornada. Por ello, como buen dakariano, Coma ha colocado los finales de etapa cerca del campamento y las asistencias, a pesar del aumento de kilometraje medio cada jornada.

[Entre la pillería y el juego sucio: el engaño que sufrió Laia Sanz]

Al intenso calor de las primeras jornadas, a un recorrido demoledor en la tercera y cuarta, la altura de Bolivia, al cansancio acumulado, especialmente os privados sufrieron la ya famosa jornada de Oruro. Bolivia vivía una de las peores sequías de los últimos años. Pero los cielos se abrieron y convirtieron las pistas en un cenagal en la tarde del jueves. Los camiones de asistencia vivieron una verdadera odisea para llegar al campamento. Por la noche, los privilegiados que dormían en autocaravanas no tenían tantos problemas, pero los privados pasaron la noche ateridos y empapados en sus tienda de campaña y carpas. La organización tuvo que neutralizar la prueba y enviar a la caravana a La Paz. Coma y su equipo han tenido que reorganizar el recorrido hasta hoy martes.

Lo peor está por llegar

"Estoy seguro de que nos esperan algunas etapas más complicadas que las primeras, por el calor y la arena de Argentina. Vamos a tener una segunda semana difícil, lo peor está por venir", explica Sunderland. Coma también lo ha avisado, las mayores dificultades están por venir en el terreno desértico argentina, donde se esperan temperaturas superiores a los 40 grados, dunas, y mucho terreno fuera de pista. Se teme la etapa de Belén. Hasta ahora, el Dakar confirma que Coma cumple su palabra.

[Lea más noticias del rally Dakar]

“Ayer felicité a Marc Coma por cómo ha preparado la carrera. Estoy disfrutando mucho por la navegación, pero también por la variedad de terrenos y porque las etapas son más largas, pero con enlaces más cortos”, explicaba Laia Sanz en la jornada de descanso. Muchos participantes se han manifestado en el mismo sentido.“Si los competidores están contentos, nosotros también. Esta es una de nuestras mayores prioridades, porque ellos son el corazón del Dakar”, reconocía satisfecho Lavigne, "así que si están contentos con el programa de esta primera semana, son grandes noticias”. Ya se sabe, el famoso masoquismo dakariano.

[Clasificación general de coches completa]

[Clasificación general de motos completa]

Otros deportes

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios