AL ATTIYAH YA ES HISTORIA EN ESTE DAKAR 2017

Tres piedras y 'pa lante': el genuino espíritu de supervivencia en el Dakar

El bicampeón del Dakar Nasser Al Attiyah golpeó su Toyota con una piedra este miércoles y hoy ha debido abandonar la prueba, sin embargo, ayer se negó a tirar la toalla

Foto: 'Decoración' del capó del Toyota de Al Attiyah al llegar a meta este miércoles.
'Decoración' del capó del Toyota de Al Attiyah al llegar a meta este miércoles.

Se acabó. Fue un día malo, no tuvimos suerte... Chocamos contra una roca y perdimos un neumático. Hemos colocado piedras en el capó a modo de contrapeso y hemos rodado así los 80 últimos kilómetros. Intentamos pararnos varias veces para reparar el coche pero nos faltaban piezas y el camión de asistencia estaba muy por detrás, así que tuvimos que cruzar la meta de esta forma. Un fallo es un fallo y esto es el Dakar. Es una pena porque estábamos haciendo un buen trabajo. Ahora solo espero terminar la carrera, si es que el coche no ha quedado demasiado roto. Tendré que esperar al próximo Dakar para intentar ganar. Va a ser un año muy largo”. Con este mal sabor de boca, Nasser Al Attiyah, decía adiós a este Dakar al perder 2 horas y 17 minutos en meta con el ganador, Peterhansel, y tras confirmarse este jueves que debía abandonar por no poderse reparar los desperfectos de su Toyota Hilux. En ningún momento dejó de creer.

[Joan Barreda da un sartenazo a sus rivales y Toyota sufre un descalabro]

Para ese pequeño puñado de pilotos profesionales que se inscriben en el Dakar para ganar alguna etapa, hacer podio o incluso llevarse a su casa el 'moro', la manera en la que acabó el catarí la etapa del miércoles era equivalente a un desastre, un golpe en la moral, una amarga despedida. Todo esto sin saber si podría continuaro o no. Sin embargo, el hecho de haber llegado a meta recorriendo los últimos 80 kilómetros de la especial con tres ruedas, se podría considerar una épica y un gesto estoico si cualquiera de los pilotos amateurs -entorno a un 70% de la tropa dakariana- hubiera llegado y permitido continuar la aventura.

El Toyota Hilux 'cojo' de Al Attiyah.
El Toyota Hilux 'cojo' de Al Attiyah.

El factor que une a amateurs y profesionales

No hace falta ser el mejor piloto, saber de física o leer mejor que nadie el terreno, sino desarrollar un extraordinario instinto de supervivencia en el que la creatividad empuja al más allá los límites del ser humano para salir de situaciones como en la que se metieron Al Attiyah y su copiloto Matthieu Baumel. Todo con tal de llegar a meta. Esta obsesión de llegar por tus propios medios está en el espíritu de la prueba y une a profesionales con amateurs. Sabiendo que su objetivo de ganar el Dakar se le había esfumado, Al Attiyah -bicampeón de la prueba- no tiró la toalla y quiso agotar cualquier posibilidad de esperanza.

[¿Se ha pasado el Dakar 'empujando' a Toyota? Loeb y Sainz aguantan el tirón?]

¿Y ahora cómo se queda Toyota? Decía el director de Peugeot, Bruno Famin, que la organización del Dakar no había tenido en cuenta en su 'empujón' a Toyota (con las bridas) el hecho de que este año pilotase para los nipones Al Attiyah. “En sus cálculos se basaron en las prestaciones del Toyota conducido con otros pilotos, pero Nasser es más rápido que todos ellos”. Era su punta de lanza y ahora se les ha roto, algo que de cara al afición española puede ser interesante porque se elimina un rival de Carlos Sainz y, sobre todo, de Nani Roma, quien ahora se convierte en la mejor opción de Toyota (aunque De Villiers le sigue de 'cerca', a 22 minutos).

¿De Villiers arropando a Nani Roma? No...

¿Trabajaría algún piloto de Toyota para el otro? El piloto barcelonés no paró este miércoles cuando De Villiers se encontraba parado en un momento de la etapa, algo que evidencia que pese a llegar a Asunción como el teórico tercer soldado de la marca, no tiene que rendir cuentas a nadie… como era de esperar y como ya señalaba antes de empezar en una charla con 'Marca': “Nunca he salido al Dakar con órdenes de equipo, ni para favorecerme ni para perjudicarme. En el Dakar sales y lo bueno o malo del Dakar es que pone a cada uno en su sitio. Si ocurre como me pasó en 2015, cuando perdí nueve horas el primer día después de romper el motor, evidentemente luego trabajas para el equipo. El guion del Dakar se va escribiendo día a día”. Y, a día de hoy, en Toyota no habrá órdenes... si Al Attiyah hubiera seguiido en carrera...

[Lea más noticias del Rally Dakar]

La circunstancia de que Nani Roma esté dentro de una estructura diferente a la de Al Attiyah y De Villiers -en Toyota Overdrive-, le ha permitido seguir unas directrices personalizadas tanto para la preparación del coche como su configuración. Pero es exactamente el mismo que el de Al Attiyah y De Villiers (el del catarí y el español fue fabricado en Bélgica y el del sudafricano en su propio país por un tema logístico).

Nani Roma está situado en quinto lugar a 13 minutos del líder, Sebastian Loeb.

Otros deportes

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios