TOYOTA RESPONDE A LAS CRÍTICAS DE PEUGEOT

¿Se ha pasado el Dakar 'empujando' a Toyota? Loeb y Sainz aguantan el tirón

La nueva normativa del Dakar perjudicó a Peugeot y benefició a Toyota, quien demostró su fortaleza en el primer día. Este martes, la victoria y liderato de Loeb amortigua esa sensación

Foto: Sebastian Loeb y Carlos Sainz charlando.
Sebastian Loeb y Carlos Sainz charlando.

Toyota mejoró y también (en la organización) abrieron la mano con la restricción… y Nasser (Al Attiyah) es un piloto muy rápido. Han puesto todo en Toyota, eso hace que sea difícil para nosotros”. Sebastian Loeb, ganador de la segunda etapa y nuevo líder del Dakar, señaló tímidamente este lunes cómo afecta a Peugeot los cambios en la reglamentación. Su compañero Carlos Sainz, tercero en el segundo día y en la general, fue más conciso: “Toyota tiene entre 40 y 50 caballos más que nosotros. Ya era competitiva el año pasado porque me ganó tanto en la Baja como en Marruecos… Es difícil entender por qué cambiaron el reglamento”. En Toyota, sus pilotos, se han defendido.

["¡Olí fuego y humo en los últimos 10 kilómetros!"]

"No sé por que él (Sainz) se queja tanto. Son 400 kilos más ligeros que nosotros y esto sólo funciona cuando estamos cerca del nivel del mar, veremos cuando estemos en altura cómo va. Loeb fue bien (este martes) y ganó, pero no fue por 6 o 7 minutos y esto es buno para el deporte", indicó De Villiers. "Se está hablando sobre esto por parte de muchos, muchos pilotos. Y Seb (Loeb) me sacó 1:30 este martes. El Peugeot es muy rápido, estoy seguro de que es más rápido que el Toyota", argumentaba sorprendido Al Attiyah. Nani Roma, por su parte, añadió que "el año pasado estaban muy tranquilos, ¿a quién no le gusta ganar sin oposición? Si miras ahora, nosotros estamos ahí, así que no es malo".

Las nueva reglamentación escrita para este Dakar indica el aumento en 2 milímetros de la brida limitadora del motor japonés y la disminución de 1 por parte del propulsor francés. A mayor tamaño de brida más potencia y par (mayor entrada de aire). La superioridad mostrada en la primera etapa por Al Attiyah -ganó aun parándose durante unos minutos debido a un pequeño fuego en su motor- no fue una sorpresa sabiendo que el catarí llevaba seis triunfos en 2016.

Desde el lado de Toyota, cuando se aprobó la medida, señalaron la gran ventaja que tenían los Peugeot en el pasado Dakar con respecto al resto de competidores. Por la otra parte, la de Peugeot, comentaron que esas estimaciones “se basaron en las prestaciones del Toyota conducido con otros pilotos, pero Nasser es más rápido que todos ellos”, indicó su director, Bruno Famin (Al Attiyah y Nani Roma competían para Mini el pasado año). Un detalle importante.

Sainz y la remontada de Peugeot

“Vinimos hace dos años aquí perdiendo dos segundos por kilómetro. Nadie se quejó de ello, ni siquiera Peugeot… No cuestionaron un cambio de reglas o dijeron “no se puede ganar con un coche de dos ruedas motrices. Hicimos un coche nuevo, vinimos aquí, ganamos y, de repente, cambiaron las reglas… Hemos tenido un coche 4x4 ganador durante 10, 12 o 14 años sin cambiar las normas… Es difícil entender por qué las cambiaron ahora”, admitía el madrileño en declaraciones recogidas por 'Autosport'.

[El enigma de Barreda: el piloto más rápido nunca ha ganado]

Sainz fue contundente y se mostró seguro hablando en nombre de Peugeot y dejando una pregunta en el aire que en la marca del león prefirieron no realizar de manera oficial en su día: “Nuestra baza es que tenemos un equipo más competitivo que el suyo, con cuatro pilotos que pueden ganar el Dakar”, explicó en octubre Famin. Efectivamente, el Dakar es largo y el póker de Peugeot -Peterhansel, Sainz, Loeb y Despres- asusta.

Quizás haya sido esa delantera la que animase a la organización del Dakar a dar un empujón al rival más peligroso para Peugeot, ¿se habrán pasado de la raya? Aparentemente sí, aunque pensando en el espectáculo y la competitividad de cara al espectador del Dakar, la respuesta se escribirá en la segunda semana.

[Lea más noticias del Dakar]

Aunque el Hilux de Al Attiyah haya sido el segundo más rápido del martes, el nuevo liderato de Loeb tras la segunda etapa -803 kilómetros (275 cronometrados) entre Resistencia y San Miguel de Tucumán- apacigua esa sensación de superioridad de un Toyota que tendrá como punto débil la altura (menos oxígeno. Se igualan las fuerzas con Peugeot), un factor importante porque durante la mitad de este Dakar se pilota a más de 3.000 metros de altura.

El tercero finalizó Carlos Sainz, seguido por los Toyota del sudafricano De Villiers y del español Nani Roma (clasificación general completa de coches).

Barreda: "No quería ser agresivo"

En motos, el australiano y actual campeón, Toby Price (KTM), ganó la segunda etapa con un tiempo de 2:37:32 horas, seguido por el austríaco Matthias Walker (KTM) a 3:22 minutos y el portugués Paulo Goncalves (Honda) a 3:51. Joan Barreda (Honda) fue décimo a 6:25 minutos y se mostró tranquilo pese a que en la general esté a 5:32 de Price: "No quería ser muy agresivo". El ganador del lunes, el español Joan Pedrero, cedió más de ocho minutos este martes y finalizó decimotercero (clasificación general completa de motos).

Este miércoles, el Dakar subirá a 5.000 metros durante la especial -cerca del Salar Centenario- con 364 kilómetros cronometrados y un terreno más propicio para las primeras sorpresas agradablers y desagradables de la competición. La aventura continúa.

Otros deportes

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios