COMPITE POR CANARIAS Y VENEZUELA

Gilbert Báez, el surfista que huyó de Venezuela en busca de pañales

Seleccionador nacional junior de Venezuela e internacional por su país, Gilbert Báez dejó la escuela que él mismo fundó para brindarle a su hija y su mujer tranquilidad y felicidad

Foto: Gilbert Báez y alguno de sus alumnos de Los Cocos.
Gilbert Báez y alguno de sus alumnos de Los Cocos.

“Lo tuve que abandonar todo. En el momento en el que fui a varios súper a comprar pañales para mi hija, de dos años, y no pude porque no había… regresé a casa y le dije a mi mujer que debíamos irnos. Intuí lo que desgraciadamente está pasando. Tengo la inmensa fortuna de que mi padre nació en Canarias y poseo la doble nacionalidad. Al igual que un día él hizo el viaje hacia Venezuela yo lo he hecho en sentido contrario”. Gilbert Báez (La Guaira, Venezuela, 1971) dejó en su país a familia, amigos, hogar y un sueño llamado Los Cocos Surf School, una escuela donde semanalmente cerca de setenta adolescentes sin recursos se subían a una tabla para surcar el mar y olvidarse por un rato de lo que sucedía en tierra. De allí salió un campeón del mundo junior y centenares de jóvenes con la educación, valores y disciplina que un deporte rodeado de naturaleza aporta. Gilbert, seleccionador nacional de Venezuela junior, agarró la mano de su mujer y la de su hija para tomar un vuelo con destino a Fuerteventura, donde ahora transmite su pasión, y sus valores.

“Contacté con la federación canaria relatándoles mi historia y pronto me contestaron con una gran cantidad de clubes donde podría trabajar. Quería hacer algo similar a lo que hacía en Los Cocos, playa situada a media hora de Caracas, pero me di cuenta de que aquí no había niños tan pobres o sin tantos recursos como allí y mi proyecto debía cambiarlo. Así que ahora estoy con chicos locales, que algunos proceden de servicios sociales así como algún grupo de discapacitados, aunque no me gusta llamarles así... en realidad tienen capacidades especiales porque es increíble lo que hacen sobre una tabla. También preparo en el Club Fuertetribu a otros adolescentes para la competición”, señala Gilbert a El Confidencial en el Club Náutico de Puerto del Rosario, el lugar elegido por este suramericano para continuar su labor educativa y formativa del surf.

[La surfista a la que un tiburón arrancó un brazo se impone a la número 1]

Gilbert Báez, el surfista que huyó de Venezuela en busca de pañales

Básicamente, en Venezuela, Gilbert buscaba financiación privada -ATM Agentes Aduaneros fue su principal valedor- para recuperar una playa que estaba abandonada y reconvertirla en la “playa de referencia del surf en Venezuela”, de este modo, jóvenes de hasta 15 años “sin recursos y en favelas podrían recibir gratuitamente clases y darles una motivación en la vida”.

De campeón del mundo a taxista

Han sido centenares de vidas a las que Gilbert y sus compañeros de viaje han dado un empujón, siendo la de Yoisis Delgado la que más lejos ha llegado en el mundo del surf. “Le dimos una beca con 14 años y en 2013, a los 17, se proclamó campeón del mundo junior. Fue hasta recibido por Nicolás Maduro en el Poliedro de Caracas bajo el emblema de 'Móntate en la ola con Maduro'… Prometieron muchas cosas, ¿y sabes qué? Unos meses después Yoisis estaba de taxista porque no tenía para nada. Maduro dice ahora que va a comprar una casa a los medallistas olímpicos… es puro populismo. Con Yoisis, tuve que hablar con el presidente de la federación de surf para comentarle el peligroso estado en el que se encontraba -allí un taxista puede ser asesinado, de hecho ya había sido robado- y al final logramos sacarle con la ayuda del presidente de la federación peruana. Ahora, con la ayuda personal de muchos, ha logrado vivir en California y formarse para ser profesional”. El joven tiene ahora 20 años y un futuro prometedor.

[Una vuelta al mundo con una tabla de surf y un dron]

Gilbert Báez negociando una ola.
Gilbert Báez negociando una ola.

Con el proyecto de Los Cocos desmantelado, ¿cuántos Yoisis Delgado se han quedado por el camino? “Tuve que donar todo el material. Se lo dejé a profesores y el personal de la escuela. Todo para ellos. Venderlo no iba a poder y si lo cierro pensando en abrir cuando se pase esta situación hubiera sido un error porque hay muchos robos”.

“Daría mi plaza española a un joven”

Por el momento, gracias al surf, Gilbert ha cumplido su primer objetivo: “Brindar paz y tranquilidad a mi familia que en Venezuela no podía ofrecer. La felicidad de mi hija no tiene precio, más allá de que ella nos pregunte por qué no han venido los abuelitos o los tíos”. En lo deportivo, a sus 45 años competirá en la modalidad de Standup Paddle en el Fuerteventura Challenge (del circuito de Canarias) en septiembre; en octubre en los Campeonatos de Europa (en Cantabria, bajo bandera canaria); y en noviembre se marchará a Fiji para el Campeonato del Mundo representando a Venezuela, misma bandera que llevará en los Juegos Bolivarianos en ese mismo mes, que tendrán lugar en Chile. ¿Competirías por España? “Me puedo ganar un puesto y lo único que tendría que hacer es llamar a la federación venezolana para que me dejaran libre, pero nunca lo haría porque preferiría dar mi plaza y oportunidad a un joven español que viniera por detrás”, admite Báez, quien ocupa el número once en el ránking de Canarias y sigue teniendo muy presente, desde la distancia, a su Venezuela. Su país es otra de sus grandes pasiones.

[Lea más noticias sobre surf]

Gilbert Báez surfeando.
Gilbert Báez surfeando.

Vivir, educar y competir. Gilbert Báez ordena así su día a día y el de los suyos. “Volver a Venezuela sería una cuestión de que cambien las cosas por allá, pero lo veo difícil...”. De momento, no ve sencillo comprar pañales con normalidad en su país.

Otros deportes

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios