La gran aventura en el mayor glaciar de Europa: "El miedo siempre viaja conmigo"
  1. Deportes
  2. Otros deportes
el relato de paco acedo, el 'hombre de hielo'

La gran aventura en el mayor glaciar de Europa: "El miedo siempre viaja conmigo"

Paco Acedo, aventurero cordobés especializado en bucear bajo hielo, relata cómo será su próxima aventura en Islandia. Una apasionante vida en busca de lo desconocido

Foto: Paco Acedo se ha especializado en aventuras que tienen como gran reto bucear bajo el hielo (Fotos cedidas por Paco Acedo)
Paco Acedo se ha especializado en aventuras que tienen como gran reto bucear bajo el hielo (Fotos cedidas por Paco Acedo)

Cuando vio caer las Torres Gemelas desde cerca, su vida dio un giro absoluto. Profesor de música -la batería es el instrumento que domina-, decidió entonces enfocar su existencia a la búsqueda de lo desconocido, a la aventura. Y en ello sigue Paco Acedo, un osado cordobés de 39 años que lleva ya un puñado enganchando una expedición tras otra con el único objetivo de sacarle todo el jugo la vida. “Es que pasa con mucha rapidez y tengo claro que hay que exprimir el tiempo”, comenta en charla con El Confidencial cuando su próximo viaje está a punto de arrancar. Con el buceo bajo el hielo como motor de su existencia en los últimos tiempos, sigue investigando y conociendo remotos mundos de nuestro planeta. Este próximo martes viaja a Islandia, excitante proyecto en el que los cuatro elementos -tierra, agua, fuego y aire- se entrelazarán. De este a oeste atravesará sin asistencia los dos glaciares más grandes de Islandia, incluido el Vatnajökull, el más grande de Europa, recorriendo un total de 250 kilómetros y soportando durante 25 días temperaturas que podrían alcanzar los -30ºC.

[Buceo bajo hielo: cuando aventura y ciencia se unen en territorio hostil]

Tras semanas de intensas gestiones, el objetivo de viajar a Groenlandia quedó aparcado para más adelante, así que a la carrera activó el 'plan b', que se pondrá en funcionamiento de inmediato. El glaciar Vatnajökull, el mayor en volumen de toda Europa, ya se vislumbra en el horizonte de este incansable viajero. Por aquella zona cruzará territorio helado con esquís, atravesará ríos de lava, volará con una cometa y, por supuesto, se sumergirá en el mundo helado de aquel inhóspito territorio. Los cuatro elementos unidos para crear una aventura diferente. El gran problema que se ha encontrado es el exceso de peso, pues sólo estará acompañado por el cámara Javier Fernández. “Entre los dos tenemos que portear unos 90 kilos”, resalta, explicando que ha tenido que hacer unos retoques en la pulka -especie de trineo- para poder cargar todo lo necesario.

“En el mundo hay mucho colgado”

Sus viajes hacia lo oculto hasta han llamado la atención de Iker Jiménez, apareciendo hace unas semanas en un programa de 'Cuarto Milenio' y ya con otras colaboraciones proyectadas para el futuro. En España Paco Acedo lidera un puñado de entre 4 y 5 personas que forman el ejército de este tipo de aventureros. En el resto del planeta aparecen en cualquier lugar, unos más mediáticos -con patrocinadores detrás de sus aventuras- y otros más anónimos que son más difíciles de localizar y poner cara. “En el mundo hay mucho colgado”, sentencia el trotamundos español.

[Pelotari, modelo de Loewe y apuesta de Red Bull para relanzar el Jai Alai]

“Mi vida cambió de forma natural cuando viví en primera persona lo de las Torres Gemelas. No quería crear un personaje, aunque al final pasó. Empecé a escribir, a viajar, aparecieron los primeros patrocinadores… No quiero alimentarlo, pero me gusta lo que hago y por ahora seguiré viviendo de esta manera”, explica para resumir el proceso que le llevó a convertirse en aventurero. Dice que todas sus expediciones se componen de “un reto deportivo y una aventura, sin olvidar su vertiente científica y medio ambiental”. “Todo es fruto de una inquietud personal; mi vida es poco estable y lo pagan familiares y amigos, pero me encanta. El día que me obsesioné, cambiaré de chip y me dedicaré a otra cosa”, subraya el andaluz.

Un batería de éxito

Reconoce que de vez en cuando le llaman para tocar la batería, recaudando así unos euros que le van de maravilla para sufragar sus proyectos. Esos que impulsan su vida a diario. Llegó a trabajar con artistas como Ramoncín, Miguel Ríos o Ariel Rot, pero desde joven su inquietud fue descubrir lugares lejanos y desconocidos, vivir experiencias que le dejaran huella. Aquel lejano y trágico 11 de septiembre de 2001 lo cambió todo; vuelve a España para ejercer de maestro con el fin de ahorrar lo necesario para emprender un viaje sin retorno. Desde hace años ya sólo se dedica a explorar mundos escondidos, viviendo una aventura constante que le apasiona. Ya es reconocido en este reducido mundo a nivel mundial y prueba de ello es que en 2014 fue elegido por la cadena 'Discovery Max' como ganador del 'Born To Be Discovery'.

[Deportes extremos: la “absoluta felicidad” de “locos muy cuerdos”]

Nunca sabe qué se encontrará en las oscuras, heladas y desconocidas profundidades en las que se sumerge. “No sé si será la crisis de los 40, pero tengo claro que debo vivirlo todo en primera persona”, explica Paco Acedo al ser cuestionado sobre lo que busca en sus expediciones. Recuerda que “la vida pasa con demasiada rapidez y hay que exprimir el tiempo. Es un pecado imperdonable no aprovecharla. Una vida con un trabajo convencional, un cochazo, etc, considero que es desperdiciada”. “No sé, tal vez todavía trato de encontrarme a mí mismo, sigo un poco perdido en la vida o no he encontrado mi lugar en el mundo”, resume con un toque existencial.

Los duros patrocinadores

Todas sus andanzas se pueden encontrar en su página web, las últimas con el hielo como protagonista estelar. “Cada una tiene un enfoque diferente, y aunque no soy científico, siempre tomo diferentes muestras para que sean analizadas por especialistas”, apunta. Así, ha sellado un convenio con la Universidad de Córdoba en este sentido; son los profesores de ciencia los que le han marcado algunas indicaciones con vistas a este inmediato viaje a tierras islandesas. En los fríos lugares que recorrerá, recogerá todo aquello que considere de interés, siguiendo las instrucciones de los maestros, desde el punto de vista científico.

[Apnea, un apasionante viaje a las profundidades de la mente humana]

“En España no hay cultura de patrocinio, como sucede, por ejemplo, en otros países como Estados Unidos o Francia. La realidad es que siempre tengo que poner dinero de mi propio bolsillo cuando afronto una aventura de estas características”, comenta para resaltar las grandes dificultades que entraña ser explorador. Así, subraya que “algunas empresas no dan el paso adelante porque piensan que me están pagando unas vacaciones, cuando no es esa la realidad en modo alguno”.

En guardia en todo momento

“El miedo siempre viaja conmigo, es un fiel compañero”. La sentencia lo dice todo, poco más hace falta añadir. No quiere Paco Acedo que se le considere un temerario porque no lo es. En cualquier aventura, más bajo el hielo y en un territorio desconocido, nunca tiene “baja la guardia”. Lo primero es la seguridad personal porque de lo contrario pueden producirse “sustos no deseados”. “En una palabra, es básico llegar a un acuerdo con el miedo para afrontar aventuras de estas características”, dice a modo de resumen. Nunca ha entrado en pánico porque, destaca, “es lo peor que te puede pasar. Eso sí, a veces hasta he disfrutado con el peligro y me he reído, porque el riesgo llega a generar energía positiva”.

[Felix Baumgartner hace historia y supera la velocidad del sonido]

Cualquier lugar del planeta, por muy recóndito y hostil que sea, puede ser explorado por el ser humano. “Con pasta puedes llegar a la luna”, sentencia Acedo. En el horizonte ya asoma un nuevo reto para el año 2017, la Subpolar 90°, una ambiciosa expedición avalada por la Sociedad Geográfica Española y que pretende alcanzar buceando el mismo eje de la tierra, el polo norte geográfico. Una empresa para la que necesitará pedir un crédito con el fin de sufragar un viaje tan costoso y en el que estará acompañado por un equipo de trabajo más amplio. Será una clásica travesía polar con el lujo añadido de bucear donde ningún ser humano lo ha hecho hasta el momento. Con el cambio climático en ebullición, toca apremiarse porque en algunos lugares polares el deshielo se hace más que evidente, como sucede en la estación polar ártica rusa de Borneo. Después de esta aventura, si su mente está a punto, nuevos objetivos se irán marcando en la hoja de ruta de este intrépido e inquieto cordobés.

Paco Acedo Buceo bajo hielo Cuarto Milenio Iker Jiménez Islandia
El redactor recomienda