la esgrimista musulmana Ibtihaj Muhammad

La primera olímpica estadounidense que competirá con velo... y odia a Donald Trump

A sus 30 años, Ibtihaj Muhammad ha hecho historia en el deporte estadounidense, al convertirse en la primera deportista de esta nacionalidad que competirá en unos Juegos Olímpicos con hiyab

Foto: Ibtihaj Muhammad, primera norteamericana con velo en unos Juegos.
Ibtihaj Muhammad, primera norteamericana con velo en unos Juegos.

"Quiero competir en los Juegos Olímpicos representando a Estados Unidos para demostrar que nada debe impedir a nadie de alcanzar sus objetivos, ni la raza, ni la religión, ni el sexo. Quiero ser un ejemplo que todo es posible con perseverancia". Ésta es la frase de presentación de Ibtihaj Muhammad en la página web de la federación norteamericana de esgrima, convirtiéndose en la primera estadounidense que irá a unos Juegos... con hiyab.

Muhammad ha hecho historia en el deporte norteamericano al ser la primera que acudirá a los Juegos con velo. Precisamente, este atuendo religioso le ha causado muchos problemas desde su juventud, lo que ha provocado que sea una persona muy activa en la defensa de los derechos humanos y la igualdad en las redes, donde suele mostrar su disconformidad con las diferencias sociaes.

"Después de graduarme en la Universidad, confirmé que había una enorme desigualdad en el deporte. En Estados Unidos, no participaban las minorías", confiesa. Ahora, a sus 30 años, se muestra más segura que nunca de poder ser un ejemplo para otros jóvenes, e incluso no tiene problemas en enfrentarse al candidato presidencial republicano Donald Trump: "Si prohíbes a los musulmanes, ¿cómo van a llegar al Preolímpico nuestros atletas?".

 

Nacida en Nueva Jersey, aunque con raíces africanas, Ibtihaj Muhammad muy pronto descubrió su amor por el deporte. Criada bajo la religión musulmana, no todos los deportes podían ser aptos para una joven que mostrana grandes condiciones atléticas. Hasta que su madre se dio cuenta de que sí existía una especialidad que podría encajar: la esgrima, pues todos los órganos de los tiradores se encuentran cubiertos, tal y como pide su religión.

Con sólo 13 años, comenzó a practicar este deporte en la modalidad de sable y, desde entonces, sólo tenía un sueño: ser capaz de llegar a competir un día en unos Juegos Olímpicos representando a su país, Estados Unidos. Tras mucho pelear, pronto descubrió que podría legar a la elite de su deporte y, poco a poco, los logros fueron llegando. Tener la posibilidad de acudir a una cita olímpica sólo era cuestión de tiempo.

Un sueño roto que la hizo seguir luchando

Fue entonces cuando llegó el 2012 y, tras una muy buena temporada en la que consiguió incluso el bronce por equipos en el Mundial de Esgrima de Kiev, llegó la esperada noticia: se había clasificado para los Juegos de Londres. Pero su sueño se iba a desvanecer: una absurda lesión en su muñeca la privó de poder competir en esa cita. Lejos de desanimarse, Muhammad decidió que tenía que seguir peleando por conseguirlo.

Cuatro años después, lo ha vuelto a conseguir: otras dos medallas de bronce esta temporada (de nuevo el tercer lugar por equipos, esta vez en el Mundial de Moscú), le han permitido volver a clasificarse para los Juegos. O, lo que es lo mismo, por fin podrá cumplir su sueño: ser la primera deportista nortemaricana en acudir a una cita olímpica con hiyab, un velo que cubre la cabeza y el pecho, tradicional en la religión musulmana.

Otros deportes

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios