Gonzalo Pineda da brillo al turf español

Un caballero al galope

Gonzalo Pineda Carmena se convirtió en campeón del mundo aficionado. El jinete español se coronó como el número 1 en el majestuoso hipódromo de Doha (Qatar) tras 22 carreras

Foto: El turf español vuelve a estar en lo más alto gracias a Gonzalo Pineda Carmena (Foto cedida por Subetudeporte)
El turf español vuelve a estar en lo más alto gracias a Gonzalo Pineda Carmena (Foto cedida por Subetudeporte)

Su pasión es galopar a lomos de un caballo y conseguir la sintonía perfecta entre el animal y el jinete para ser el primero. Así ha logrado Gonzalo Pineda Carmena convertirse en campeón del mundo aficionado. El turf español vuelve a estar en lo más alto gracias a este joven 'Gentleman Rider', que se coronó como el número 1 en el majestuoso hipódromo de Doha en Qatar, tras 22 carreras y en su primera participación en esta competición. Un hito que lo coloca en lo más alto de nuestro deporte.

Coeur Dámour fue su primer caballo. Apenas tenía doce años cuando Gonzalo comenzó a montar a este veterano de las carreras retirado con las precisas indicaciones de otro ilustre jinete español, Marcos Carmena, su tío. Con buen ojo y viendo sus cualidades, es él quien le propone probar en el hipódromo. Era el verano de 2007 y desde entonces no se ha bajado de la montura. Lo suyo es una pasión que le ha llevado a lo más alto con solo 21 años.

“Tener la misión de defender la bandera de España en diferentes partes del mundo y después de tantos viajes conquistar el número 1 no tiene palabras”, afirma entusiasmado, señalando que “es un logro del que tiene 'culpa' todo el mundo por haberme apoyado; ¡no todos pueden decir que tienen un título como éste! Miras al pasado y ves que después de varios años consigues llegar a lo más alto. ¡Olé!”.

La historia del jinete navarro comienza mucho antes incluso de haber nacido él; en concreto arranca en 1962, cuando su abuelo funda la cuadra Jem. Continúa la labor su madre, veterinaria equina ,y su tío Marcos, que debuta en 1985 como jinete aficionado en el hipódromo de la Zarzuela. Pero Gonzalo es el único de ocho hermanos contagiado por el turf, como así se denominan las carreras de caballos. Algo distinto para el 'Gentleman Rider' hispano. 

Un caballero al galope

Un deporte de reyes

“Es un deporte de reyes ('Sport of Kings'), un evento en el que el público es un privilegiado por poder disfrutarlo. Los aficionados y profesionales disfrutan de algo que define su vida”, relata. Un placer que él conoce perfectamente, ya que cuando decidió que este era su mundo cambió totalmente su concepto de prioridades, algo muy complicado en un adolescente.

“Sí que es verdad que he vivido, y sigo viviendo, una juventud que no es común entre la sociedad de este país. Es un deporte practicado por personas contadas con los dedos de las manos y cuando hablas de ello con los colegas del colegio o de la universidad no entienden mucho cómo funciona”, recalca. “Sin embargo, al ser poco común a algunos les ha parecido curioso y eso me fascina. Me gusta hablarles de mi mundo”, subraya.

Un mundo que le enganchó desde el principio. En seguida decidió que sus veranos los pasaría montando a caballo en la cuadra del entrenador Ovidio Rodríguez y su hijo Jorge. Bajo la tutela de su tío Marcos sus jornadas comenzaban a las cinco de la mañana y terminaban a mediodía. Gonzalo nos cuenta su secreto para llegar a lo más alto.   

Gonzalo tiene claro el camino a seguir, resaltando que “se llega con constancia, hay que aguantar en todo momento. Cuando las cosas te salen bien todo va de rosas pero cuando te va mal... hay que volver a insistir. He de admitir que hay mucha gente que me ha ayudado, mucha, y mi familia ha sido uno de mis pilares fundamentales. También han sido fundamentales los consejos dados por profesionales y aficionados… E imagino que siempre ser el último, pues primero ganan el caballo, el propietario, el entrenador, el mozo y después tú. Hay que ser humilde”.

Gonzalo Pineda Carmena, en el momento de recoger el trofeo ganado en Doha (Foto cedida por Subetudeporte)
Gonzalo Pineda Carmena, en el momento de recoger el trofeo ganado en Doha (Foto cedida por Subetudeporte)

Bicicleta, natación, gimnasio...

Pero sobre todo hay que tener cualidades para poder dominar al caballo y hacer que sea el más rápido. El jinete navarro destaca la suya: “Mi principal virtud a lomos de un caballo es la sangre fría. En las carreras no hay que precipitarse, no siempre por ir primero durante toda la carrera vas a ser el vencedor. Hay que saber que no llevas una moto, sino un caballo”. Para ello se debe tener un gran preparación física y eso incluye practicar otros deportes para conseguir la puesta a punto perfecta. Pero hay más, además hay que preparar la mente en una disciplina tan competitiva. 

Realza Gonzalo que “como en todo deporte, tu cuerpo se va curtiendo a lo largo de los años. Se utilizan más músculos de los que se cree y por ello hay que estar muy en forma cuando se está montando en una carrera. Hay que montar mucho en entrenamiento, ir a correr, marchar en bicicleta, nadar, gimnasio... El problema es cuando has de hacer eso y además debes quitarte peso para montar en alguna carrera. No todos los caballos llevan el mismo peso. Es un deporte donde no estás tú solo y hay más vidas en juego, por lo que el respeto debe ser lo primero. Después está la carrera que haces con tu caballo”. “Cuando te subes encima de él pasas a ser uno solo. Todo lo que le ocurre lo sientes: sabes cómo se mueve, si va cómodo, si tiene fuerzas o está rendido, si tiene ganas de pelear o tirar la toalla. Solo necesitas años de experiencia y haber montado muchos caballos y de todo tipo. No sólo los buenos caballos te enseñan a montar”, añade.

Gonzalo Pineda Carmena en acción (Foto cedida por Subetudeporte)
Gonzalo Pineda Carmena en acción (Foto cedida por Subetudeporte)

Universitario a caballo

Por ello es importante tener una sensibilidad especial al tratar con el animal: ¿Cómo se consigue sacar lo mejor del caballo? “Conociendo al caballo y él conociendo al jinete”, significa, afirmando que “la mayoría de las veces se tienen sólo diez minutos desde que te subes al caballo en el paddock hasta que la carrera empieza para que ambos se conozcan. Además, hay varios tipos de caballos y varios tipos de jinetes, y se dice que cada jinete tiene su caballo”.

Lo destacable de Gonzalo y su éxito es que lo ha conseguido viviendo en una ciudad como Salamanca, que no dispone de hipódromo. Para complicarlo todo, al estudiar Ciencias Medioambientales, tiene que concentrar sus entrenamientos los fines de semana. Pero en sus palabras no hay pesar y nos cuenta su día a día, o más bien su semana a semana, con optimismo y desde la ilusión de hacer lo que le gusta y divierte.

“Mi vida es como la de un estudiante cualquiera entre semana: levantarme para ir a la facultad, hacer deporte en las instalaciones de la universidad con amigos, ir a clases y estudiar. También hay vida social, pues no todo son libros”, dice Gonzalo, que subraya que “cuando llega el viernes, cojo un tren a Madrid y a montar el sábado por la mañana bien prontito: a las seis de la mañana en la cuadra. Hay que montar los caballos que el entrenador te mande y ¡fin del día en el hipódromo!. El domingo veo las carreras y regreso a Salamanca a volver a empezar. Una vida divertida en la que a veces me salto clases cuando me llaman para ir a montar a Francia”.

Gonzalo da brillo al deporte español (Subetudeporte)
Gonzalo da brillo al deporte español (Subetudeporte)

El tío Marcos

Una figura trascendental en su vida es la de su tío Marcos, que no solo ha marcado su carrera, sino también la del turf en España. Todavía en activo, es uno de los mejores 'Gentlemen' españoles de los últimos 20 años y ha sido galardonado con el Premio Pablo Font por su valores personales y su trayectoria deportiva. “Mi tío, hermano de mi madre, viene de una familia que ha crecido con los caballos de carreras. Desde que comencé a montar ha sido mi tutor, mi maestro… Un modelo a seguir. Es quien me ha enseñado a ser 'Rider' y también 'Gentleman'. Por último, es mi mayor rival, pues en las carreras no importa qué caballo lleve, que siempre tendrá opción para batirme”, narra el jinete.

El alumno que ha vivido su gran momento de gloria en la tierra del petróleo tras lograr el título en Doha, reconoce que nada puede superar el momento del después, uno muy concreto que comparte con nosotros. “Llegar al aeropuerto de Madrid después de haber ganado el campeonato y ver a parte de mi familia y amigos recibiéndome allí… Parecían más felices que yo y eso fue lo que más me llenó”, recuerda, apuntando que “igual que cuando llegué a Salamanca me estaban esperando el resto de mi familia y amigos. La cara de felicidad de mis padres y mi tío no tiene precio”. 

Es Gonzalo Pineda, el 'Gentleman Rider' español que cabalga primero con esa humildad que solo los grandes tienen y unos valores inculcados desde pequeño en una familia muy especial, amante de los animales y el deporte. Un deportista distinto que merece un reconocimiento por lograr poner el turf español a la altura de potencias como Francia y Gran Bretaña, y como él mismo nos confiesa solo será consciente de su límite en las carreras de caballos cuando deje montar. ¡Enhorabuena!

Más información en subetudeporte.com

Heroínas del Deporte

¡Madrid sí tiene playa!

Otros deportes

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios