exfutbolista y periodista de el confidencial

El CSD concede a Carlos Matallanas la Real Orden del Mérito Deportivo

Miguel Cardenal, presidente del Consejo Superior de Deportes, dice que "cuando fue diagnosticado de ELA, Carlos se conjuró para dar visibilidad a esta terrible dolencia y ayudar a la sensibilización"

Foto: Carlos Matallanas, periodista de El Confidencial
Carlos Matallanas, periodista de El Confidencial

Miguel Cardenal, presidente del Consejo Superior de Deportes (CSD) y canciller de la Real Orden del Mérito Deportivo (ROMD), ha concedido este martes la más alta distinción que se otorga al deporte en España, en su categoría de medalla de bronce, a Carlos Matallanas, exfutbolista y periodista de El Confidencial desde 2007, a quien hace dos veranos se le diagnosticó ELA y desde entonces ha entablado una lucha a través del blog 'Mi batalla contra la ELA' que, como él mismo dice, es "un servicio por un bien colectivo, concienciar acerca de una enfermedad que está ahí fuera, de la que nada se sabe y que puede arruinar la vida a cualquiera en cualquier momento".

"La concesión de la medalla de bronce de la Real Orden del Mérito Deportivo a Carlos Matallanas tiene una doble dimensión que la carga de simbolismo y valor", explica el presidente del CSD. "Carlos ha sido un destacado deportista que lo dio todo en los campos de fútbol hasta que la enfermedad se lo impidió, y además ha trabajado en ese otro área vital para la difusión y el conocimiento del deporte, que es el periodismo deportivo", añade.

Según Cardenal, "Carlos ha hecho grande el deporte desde esas dos dimensiones, y no conforme con ello, cuando fue diagnosticado de ELA, se conjuró para dar visibilidad a esta terrible dolencia y ayudar así a la sensibilización y la obtención de fondos que ayuden a la investigación y permitan terminar con ella en el futuro. Creo que la ROMD sale reforzada con la inclusión en su nómina de miembros de un valiente luchador como Carlos Matallanas".

Cardenal: “Este galardón sale reforzado con la inclusión en su nómina de un valiente luchador“

Como escribió Carlos -y leyó en su nombre su hermano Gonzalo-, "empecemos por el Carlos sano, ese Carlos futbolista de Tercera División que encontró en el periodismo 'online' la forma en la que menos le costó ganarse un sueldo estable con el que poder independizarse y pagar sus facturas. Ese Carlos, atento a toda novedad dentro del oficio periodístico, siempre miró con recelo el uso, que no el invento, que se hacía en general de las incipientes redes sociales (...). Pero ni por asomo el Carlos sano hubiera escrito un blog tan personal como el que ahora escribo".

Desde el primer momento, Carlos afrontó su enfermedad con una gran entereza: "El titulo del primer 'post' fue rotundo: 'Hola, soy Carlos Matallanas y me acaban de diagnosticar ELA'. En un principio, traté de afrontar todos los mensajes, porque muchos eran, y siguen siendo, de gente conocida o que me quiere ayudar y que deseo atender y responder. Pero pasan las semanas y llega un momento que se hace inviable para cualquier ser humano afrontar esa tarea por sí solo, y entre los mensajes de ánimo sencillos y de gente anónima, que me es imposible agradecer uno a uno, también se me escapan otros mensajes que seguro querría atender, pero física y técnicamente me es completamente imposible. Además, llegué a recibir un toque de atención de los médicos, no hay que olvidar que por algo me han concedido la incapacidad absoluta, si fuera capaz de abarcar esta empresa con total capacidad, significaría que no estoy enfermo y podría seguir trabajando o viviendo como cualquiera de ustedes". 

Nuestro compañero Carlos Matallanas. (Whitepress)
Nuestro compañero Carlos Matallanas. (Whitepress)

Y prosigue Carlos: "Más allá de la cantidad de energía que pueda invertir en ello, la gran repercusión se traduce en mi convencimiento de que lo que yo debo hacer cada miércoles es un trabajo profesional. Mi blog es personal, sí, pero me aplico en él con el rigor de la información veraz y responsable, sabiendo que lo que yo digo tiene eco en una comunidad como la de enfermos de ELA, familiares de enfermos y especialistas que nos cuidan o tratan de ayudarnos. Un colectivo donde se sufre mucho, hay mucho dolor y una negra incertidumbre. Lo sé, no lo olviden, porque yo soy uno de ellos".

"Me he propuesto, de manera generosa, hacer un servicio por un bien colectivo, concienciar acerca de una enfermedad que está ahí fuera, de la que nada se sabe y que puede arruinar la vida a cualquiera en cualquier momento. Huyo de lo gratuitamente escabroso o exhibicionista e intento no meter miedo. Me centro en ser realista, informarme, clasificar conocimientos y sentimientos, observar mi propio deterioro y a partir de ahí escribir un sosegado artículo semanal que pretende ser lo más profesional, efectivo y profundo como me sea posible".

Tal y como explica Matallanas, "cuento con el respaldo de un importante y singular medio, como es El Confidencial, empresa que me acogió en 2007 cuando éramos 20 tíos humildes en el garaje de un chalé, y que ahora es un diario 'online' de gran referencia y que marca tendencia en muchos ámbitos (...). Que quede claro que la mía es una lucha más en las consultas de los hospitales españoles. Que yo soy uno de los 4.000 enfermos que ahora afrontan esta dolencia mortal en nuestro país, donde prácticamente muere tanta gente por la desconocida ELA que por accidentes de tráfico, en torno a 1.000 al año. Y entre esos 4.000 también hay un puñado de compañeros de lucha que tienen sus blogs o páginas web desde las que promueven iniciativas y cuentan su día a día. Si en algo me puedo diferenciar es que yo, por puro desarrollo profesional, aplico ese rigor periodístico del que les he hablado, intentando aportar una labor de divulgación, más allá de que todos mostramos, como es lógico, nuestra visión personalísima de algo tan fatal, y que es, creo, lo que más engancha de nuestras historias".

Otros deportes

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios