Apnea: Apnea, un apasionante viaje a las profundidades de la mente humana. Noticias de Otros deportes
las claves de un deporte diferente

Apnea, un apasionante viaje a las profundidades de la mente humana

Deporte en el que la mente tiene casi más importancia que el físico, muchos han hablado de viaje a otra dimensión, de viaje trascendental para alcanzar bajo el agua una especie de estado zen

Foto: La apnea recluta con el tiempo más practicantes en todo el mundo (Imago)
La apnea recluta con el tiempo más practicantes en todo el mundo (Imago)

Desconocida para el gran público, sólo las desgracias sacan a flote en los medios una especialidad deportiva que cuenta con una legión de practicantes que hablan con pasión de la misma. Ni tiene la espectacularidad de un partido de la NBA ni provoca emociones tan calientes como un clásico de fútbol, pero la apnea engancha de por vida al que lo prueba. Deporte en el que la mente en muchas ocasiones es más importante que el físico, algunos han hablado de viaje a otra dimensión, de viaje trascendental para alcanzar bajo el agua una especie de estado zen. Diferentes modalidades forman parte del mundo de la apnea -estática, dinámica, 'jump blue', peso constante sin aletas, peso constante con aletas, peso variable, inmersión libre…-, un deporte para todas las edades (los interesados deben contactar con apnea@fedas.es) y que con el paso del tiempo suma más adeptos. 

La Federación Española de Actividades Subacuáticas (FEDAS) define la apnea como 'una combinación de técnica, potencia, relajación, concentración… Se trata de llegar a conocer las limitaciones del cuerpo humano alcanzando metas que en ocasiones sobrepasan los conocimientos médicos y científicos. Solo los que practican esta modalidad subacuática saben explicar las sensaciones que tiene un verdadero apneista'. Una definición que retrata una especialidad deportiva genuina y auténtica. “Me apasiona”, resume Aleix Segura, campeón del mundo en apnea estática, en charla con El Confidencial. “No es algo metafísico para mí, pero sí es muy importante en mi vida; para mí es como para los atletas competir en su especialidad”, comenta.

Las medidas de seguridad son extremas al tratarse de un deporte de riesgo, pero no se registran al año más accidentes fatales que en otras disciplinas deportivas. En competición -mar o piscina- el apneista está acompañado siempre, como mínimo, por un juez y otra persona (a veces hay hasta cuatro alrededor del competidor) que maneja la especialidad en cuestión a la perfección. El que practica está actividad fuera de competición, en plan recreativo, nunca puede estar solo; a la hora de la inmersión en todo momento tiene una persona a su lado como mínimo porque así lo marcan los protocolos de este deporte. La especialidad más extrema es la llamada apnea sin límite -no homologada y en la que no hay competición oficial-, en la que se baja con un peso constante y se asciende con un globo inflable. Hay quienes comparan esta arriesgada práctica con el legendario salto de Felix Baumgartner desde la estratósfera. “Es salvaje”, dicen los entendidos sobre esta extrema inmersión.

 
Apnea, un apasionante viaje a las profundidades de la mente humana

Locos con cordura

“El número de competidores en España será de unos 50, pero los practicantes son muchos más”, apunta Albert Tudela, responsable del departamento de apnea de la FEDAS. “Es un deporte físico, pero sobre todo muy mental; no sólo se trata de aguantar la respiración, hay que saber aguantar la presión”, añade. “Superación personal”, un concepto que resume según él esta actividad. “Luchas contra tus propias sensaciones, estás solo con tus pensamientos… Te lleva a un 'autoconocimiento' de ti mismo porque sólo luchas contra tus propias sensaciones, estás debajo del agua solo con tus pensamientos”, explica. En una palabra, “es un deporte muy psicológico, se trata de llegar hasta donde tu cabeza te diga y requiere de una gran disciplina mental”.

“Exige de un esfuerzo mental muy grande y te ayuda a valorar los límites que puede alcanzar uno”, apunta Aleix. “Fudamentalmente es más mental al principio, porque cuando entras en la competición el físico es básico. Si el cuerpo no está a tope, no llegan los resultados; en una palabra, es 50% mental y 50% físico”, destaca el campeón. Y recuerda que “algunas modalidades necesitan de una mejor preparación física; la estática, que es la mía y la realizo en piscina, no es tan exigente si la comparamos con la bajada con aletas en el mar”. “Somos locos que nos gusta este deporte; para mí es el mejor que existe porque es el que te lleva más al límite, tanto físico como mental”, reconoce con pasión.

Es un deporte que suma incondicionales con rapidez y algunos apneistas lo han aprovechado para vender cursos para la gestión del estrés. Terapia bajo el agua, lejos del sofá de un psicólogo, pues es un deporte con tanta carga psicológica que ayuda al practicante a resolver mejor los problemas que tenga. Liberación de tensiones, mejora del autocontrol, aumento de la capacidad pulmonar, relajación del cuerpo… El estado del físico de la persona mejora con este deporte, poniendo al límite su resistencia. “Es como yoga acuática”, destaca Albert Tudela para resaltar los beneficios de la apnea.

Las medidas de seguridad en el mundo de la apnea son extremas (Imago)
Las medidas de seguridad en el mundo de la apnea son extremas (Imago)

Los soñados 'blue hole'

La apnea todavía no se ha enganchado plenamente al mundo del turismo, un campo que está por explotar por parte de los 'turoperadores'. Los viajes son organizados en su gran mayoría por escuelas, pero este deporte tiene marcados puntos en el planeta de gran belleza natural -todavía quedan muchos paraísos por explotar por cuestiones de lejanía a infraestructuras-, por lo que tiene un potencial comercial muy importante por desarrollar. Las principales marcas del mundo del buceo entran con fuerza en el 'planeta apnea', al ritmo que más escuelas de aprendizaje se instalan en determinados lugares. Bahamas, Egipto, Mar Rojo, Croacia, Belice… Puntos de gran atractivo turístico donde se encuentran los soñados 'blue hole' (agujero azul) para cualquier apneista, esas interminables cuevas verticales donde el cuerpo y la mente llegan al límite. 

A partir de los 16 años, y con permiso paterno, ya se puede competir. Un control médico anual es requisito indispensable para practicar la apnea, tanto en piscina como en mar abierto. Aleix Segura ganó el pasado mes de junio el campeonato del mundo de AIDA ('Association Internationale pour le Développement de l'Apnée') en Belgrado con un tiempo de 9’32” sin respirar, aunque su récord está en 10’07”. “Cada uno afronta las inmersiones a su manera; yo intento no pensar o a veces, incluso, pienso en cosas negativas. Se sufre porque hay que gestionar muy bien las emociones. La verdad es que es difícil no pensar… En fin, es la lucha contra uno mismo”, relata Aleix. Los que practican apnea comparan esta actividad con la meditación porque “te metes en tus propios pensamientos”, añade Tudela. “Está creciendo a nivel mundial porque todo el ocio tiende a hacerlo. Es un deporte que engancha bastante porque relaja”, resalta. “Para algunos, una filosofía de vida”, resume para acabar Aleix Segura.

Otros deportes

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios