Deporte y accidentes fatales: pautas para recuperar al deportista y a la persona
  1. Deportes
  2. Otros deportes
el duro trayecto tras una desgracia

Deporte y accidentes fatales: pautas para recuperar al deportista y a la persona

La vida de muchos deportistas -instalados en la elite o camino de ella- se quiebra tras un fatal accidente. Mucho trabajo por delante para sacar adelante a la persona… y al deportista

Foto: Hay vida para los deportistas que sufren accidentes y psicólogos y fisioterapéutas son básicos en la recuperación de los afectados (EFE)
Hay vida para los deportistas que sufren accidentes y psicólogos y fisioterapéutas son básicos en la recuperación de los afectados (EFE)

Unas semanas atrás el mundo del deporte quedó impactado por un fatal accidente que sesgó la carrera deportiva de una joven atleta. La austríaca Kira Grünberg, de tan solo 21 años, sufría una caída mientras se estrenaba -salto con pértiga-, causándole la fractura de la quinta vértebra y quedando tetrapléjica. Un golpe para la estabilidad emocional de cualquier deportista que está empezando su carrera y sueña con alcanzar la élite algún día. Un largo y duro trayecto aparece en el horizonte para recuperar a la persona, un complejo escenario en el que muchos no quieren estar y optan por desaparecer directamente. No todos aceptan pasar de rozar la gloria -o estando ya instalados ya en la cima- a iniciar una nueva vida como dependiente.

Kiko Santomé, responsable de fisioterapia del Comité Paralímpico Español (CPE), explica en charla con El Confidencial que cuando aparece el accidente en la vida de un deportista, “es más difícil de sacar adelante al que está instalado en la élite e incluso ya ha ganado títulos o medallas, que al que aún no es profesional. Muchos de los primeros se derrumban por completo y hablo de un ochenta por ciento, aproximadamente. Sin embargo, hay casos que te sorprenden para bien, con deportistas que asumen bien su nueva vida y avanzan con fuerza”. “Lleva su tiempo sacar adelante este tipo de personas; un accidente que te produzca algún tipo de lesión incapacitante es algo traumático, estresante y limitante para la persona. Las consecuencias afectan tanto al área personal, familiar, social, laboral y deportivo”, añade por su parte Alejo García-Naveira, coordinador de Psicología del Deporte del Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid.

“Sí, la verdad es que ejercemos de psicólogos casi siempre, sobre todo cuando estamos tratando a los afectados en la camilla. El problema es que muchas federaciones no tienen personal para realizar esa labor de acompañamiento. Es muy duro, la verdad, pues hablamos de personas que de un día a otro pasan de soñar con ser un crack del deporte a ser llevados por otros en brazos de un lado para otro”, apunta el fisio. “Cada vez hay menos atletas paralímpicos y la razón es que el mercado laboral ofrece ahora más oportunidades a personas que han sufrido este tipo de accidentes, además de que la medicina ha avanzado mucho”. “A nivel social es bueno y hay que destacar que España ha avanzado mucho; hemos mejorado, pero estamos lejos de países como Inglaterra, donde lo que se hace es espectacular”, remarca.

El complejo mundo del futbolista

Considera Alejo García-Naveira que “los deportistas de alto rendimiento suelen desarrollar una voluntad por superar dificultades y una capacidad de levantarse ante los fracasos. Esta fortaleza mental les ayuda a afrontar diferentes situaciones y momentos de su vida personal o deportiva. En este caso concreto habría que analizar las características psicológicas de la persona, la situación y el impacto que ella tiene sobre su vida”. Y subraya que no todos los casos son iguales porque “cada persona requiere su tiempo para elaborar la aceptación de incapacidad y reorientar su vida. Algunos lo hacen solos con el apoyo familiar, mientras que otros requieren un trabajo profesional que les ayude a afrontar este nuevo estado”.

Kiko Santomé incide en un punto clave a la vista de las estadísticas; tiene claro que “hay que tener en cuenta el tipo de deporte. En casos como el ciclismo o el triatlón, es más sencillo adaptar al afectado a estas disciplinas. Por contra, el fútbol es diferente, se te caen… He conocido casos que no se han recuperado, igual que dos casos de jugadores de baloncesto, aunque el baloncesto en silla de ruedas es una muy buena opción terapéutica y en esta disciplina se han cobijado personas que no practicaban este deporte”. “El perfil del futbolista es así, complicado… Igual que pasa con el tenis. Recuerdo un tenista de Cádiz muy bueno que se quedó parapléjico tras caerse de la bicicleta; se le intentó ayudar de todas las maneras, pero no hubo manera. Desapareció… Y eso que tenía un perfil muy bueno para aspirar a ser campeón del mundo en diferentes disciplinas, no sólo en tenis en silla de ruedas”, añade.

Incide en el deporte rey porque “mueve mucho dinero, pero luego no se ayuda a jugadores que han tenido un accidente. Los futbolista no suelen salir muy bien adelante. Uno que conocí ni siquiera quería ir al hospital a hacer la rehabilitación correspondiente, no quería ir a ningún lado”. El psicólogo coincide y recalca que “una lesión de este tipo paraliza tu actividad deportiva y tu vida personal. Algunos logran reorientarse en la actividad deportiva a través del deporte adaptado y beneficiarse de la misma, mientras que otros prefieren no realizar deporte (en el caso de que pudiese), ya que se asocia de forma negativa con la misma”.

Elevados gastos

Para sacar adelante a estos deportistas, Alejo García-Naveira explica que “el trabajo debe ser interdisciplinar (médicos, fisioterapeutas, enfermeros, psicólogos...). Desde un punto de vista psicológico, las líneas de intervención pueden ser variadas, como por ejemplo de corte cognitivo-conductual. Se puede aplicar la estrategia de aceptación y compromiso, coaching, EMDR (desensibilización y reprocesamiento por movimientos oculares ), etc. En estos casos es muy importante el apoyo social”. “Hacemos ver al afectado que hay vida deportiva después de un accidente”, significa Santomé, que recuerda que “el problema es que en muchos deportes los gastos son muy importantes. Por ejemplo, una bicicleta profesional cuesta unos 6.000 euros y la tiene que pagar el deportista, igual que hay prótesis que cuestan 30.000 euros… Y no hay ayudas públicas para ello”.

“Aparece la agresividad en muchos casos”, señala Kiko, por lo que “el papel de la familia es básico”, subraya el psicólogo. “No solo por una cuestión emocional, sino también para hacer frente a diferentes situaciones que condicionan el día a día de la persona: desplazamientos, cuidados médicos, rehabilitaciones, etc. Y no hay que olvidar a los buenos amigos, que siempre están. Y en el deporte, sobre todo en el de equipo, se crean buenos vínculos entre los deportistas”, añade. Un duro mundo sin horarios para todos los que forman parte de él, pero “un trabajo muy gratificante” en opinión de Kiko. “Soy un friki de mi trabajo, pero te llena tanto que siempre estás pensando en qué hacer para ayudar”, termina diciendo.

Kira Grünberg
El redactor recomienda