tiene asegurada la medalla y jugará contra Ji Hyun

Carolina Marín se juega el pase a la final ante la niña que creció entre volantes

La española y actual número 1 del mundon se clasificó para las semifinales del Mundial de bádminton de Yakarta tras derrotar en cuartos de final a la jugadora china Shixiang Wang (21-17 y 21-19)

Foto: Carolina Marín se mete en las semifinales del Mundial de bádminton.
Carolina Marín se mete en las semifinales del Mundial de bádminton.

La española y actual número 1 del mundo, Carolina Marín, se clasificó para las semifinales de los Mundiales de bádminton de Yakarta (Indonesia) tras derrotar en cuartos de final a la jugadora china Shixiang Wang, con lo que ya tiene la medalla asegurada. Su siguiente rival será una coreana que creció entre volantes. Sus dos padres fueron jugadores profesionales de bádminton, muy famosos en sus país, y que se dedicaron posteriormente a entrenar. Su vida ha estado rodeada siempre de este deporte.

Con respecto a la campeona del mundo, que busca revalidar su reinado, venció a la séptima favorita del torneo en dos sets por 21-17 y 21-19, la primera vez en la competición que resuelve en dos mangas, ya que en los dos partidos anteriores necesitó de un tercer set para ganar. No fue un partido fácil para la jugadora onubense, que tuvo que emplearse a fondo para lograr la victoria y parece recuperada de los problemas médicos en el talón que en el partido de cuartos le obligó a solicitar asistencia médica.

Con esta victoria, la jugadora andaluza está a dos pasos de revalidar el cetro mundial que logró en 2014 en Copenhague. Marín tendrá como rival en la lucha por entrar en la final a la surcoreana Sung Ji Hyun, octava cabeza de serie del torneo y que ganó en cuartos de final a la india P.V. Sindhu (21-17, 19-21 y 21-16). En marzo de este año las dos se dieron cita en la final del Abierto de Alemania, con victoria para la asiática (21-15, 14-21 y 21-6). Pero en anteriores ocasiones fue Carolina Marín la que venció en el Abierto de Australia de 2014 y en el Campeonato del Mundo de 2013.

Su madre se escapó de casa por el bádminton

Con dos padres profesionales del bádminton, y que terminaron pronto su carrera como jugadores para pasar en 1990 a ser entrenadores y educar y enseñar a jóvenes promesas, Ji Hyun supo desde muy pequeña que quería dedicarse a jugar y más cuando cada día, desde los seis años, su madre la llevaba a una escuela de primaria donde ella entrenaba. Tanto su madre como su padre la decían que tenía muchas facilidades para poder aprender, con un gimnasio, y no en el campo fabricándose su propia raqueta como lo hicieron ellos (su madre incluso se escapó de casa para poder dedicarse al bádminton).

Sung Ji Hyun en un torneo en Dinamarca (Efe)
Sung Ji Hyun en un torneo en Dinamarca (Efe)

Por ello, la adoctrinaban a que se esforzara al máximo. Además, contaba con el apoyo de Kim Yun Ja, pero no así su hermano pequeño, a quien no vieron muy concentrado en sus estudios pero tampoco en el deporte, así que le obligaron a centrarse en estudiar y así no tener a toda la familia haciendo lo mismo.A la surcoreana el bádminton le viene de familia, es hija de una de las parejas más famosas de este deporte en Corea. Su madre, Kim Yun Ja fue una de las pocas coreanas en ganar el All England, fue la última jugadora en ganar tanto en individual como en dobles, uno de los torneos más prestigiosos del bádminton y que se celebra desde 1899. Su padre, Sung Han Kook fue el primer jugador masculino en conseguir una medalla en el All England y en los Juegos Asiáticos. 

Cuando empezó a ser profesional, Ji Hyun admite que recibió más atención de lo normal por tener dos padres famosos, que además la podían ayudar a mejorar su juego. Incluso tenía entrevistas junto a sus padres. Aunque también tenía sus contras, porque en otras ocasiones no la podían prestar atención por estar preocupados de sus jugadores. Se centró en individuales por consejo de su madre, a quien la preocupaba que la inexperiencia le pudiera jugar una mala pasada, como le ocurrió a ella. A Kim Yun Ja le perjudicó el 'jet lag' en sus inicios y los grandes viajes de entre 22 y 24 horas en aquella época. Su hija, ya ha cogido más experiencia y ha cosechado varios títulos e incluso llegó a ser la jugadora número cuatro del mundo. El principal sueño de la coreana está el lograr una medalla en unos Juegos Olímpicos, la espina que tienen sus padres. Ji Hyun participó en 2012 en los JJOO de Londres con 21 años y acabó octava.

Otros deportes

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios