campeones de europa por equipos

A la Federación Española de Bádminton no le crecen los enanos, sino los júniors

Mientras Carolina Marín ya es la número 2 del mundo, la selección júnior logró una nueva gesta para el bádminton español y todo ello a pesar del duro enfrentamiento que mantienen con sus dirigentes

Foto: Los jugadores de la selección española júnior celebran su triunfo ante Inglaterra
Los jugadores de la selección española júnior celebran su triunfo ante Inglaterra

Si el sábado Carolina Marín alcanzaba el número 2 del ránking mundial pese a caer en las semifinales del Abierto de la India ante la tailandesa Ratchanok en uno de los mejores partidos de bádmiton que se recuerdan, la selección española júnior hizo historia ayer al ganar contra todo pronóstico el Europeo por equipos disputado en Polonia. Los donostiarras Clara Azurmendi (16 años), Miren Azcue (16) y Alejo Ibeas (17), los hermanos toledanos Sara (16) y Enrique Peñalver (19), el asturiano Javier Suárez (19), el gallego Pablo Sanmartín (19) y la granadina Isabel Fernández (18) derrotaron en la final a Inglaterra, tras hacer lo propio en semifinales con la gran favorita, Dinamarca, y en cuartos con Alemania. Si todos los jugadores y jugadoras rindieron a un gran nivel durante todo el campeonato, cabe destacar especialmente la actuación de Clara Azurmendi, ya que la vasca ganó todos sus partidos del Europeo, tanto los individuales como los que jugó por parejas.

La selección dirigida por los técnicos Ernesto García y Anders Thomsen logró una nueva gesta para el deporte español, pues ni en los mejores de sus sueños podían imaginarse que regresarían de Polonia, no ya con el oro, sino incluso con una medalla. España está demostrando su potencial a nivel individual, con el ejemplo de Carolina Marín como máximo exponente al haberse proclamado campeona del mundo, sin olvidarse de Beatriz Corrales, la segunda mejor jugadora europea, aunque aún le falta consagrarse por equipos.

Sin embargo, y con el añadido de que se trata de júniors, el triunfo en este Europeo es un auténtico espaldarazo para el bádminton español, a cuyos principales protagonistas, es decir, los jugadores y sus entrenadores, el conflicto que aún les enfrenta con la Federación Española de Bádminton (FESBA) por la cesión de los derechos de imagen les ha servido al menos para unirse aún más de lo que ya lo podían estar. Además de la piñas que hicieron tras ganar consecutivamente a Alemania, Dinamarca e Inglaterra, sirva de ejemplo cómo Carolina Marín siguió desde India, primero, y desde Malasia, después, la evolución de sus compañeros y amigos en el Europeo de Polonia.

Carolina llegó a Nueva Delhi tras ganar el prestigioso torneo All England, en Birmingham, y podía haber alcanzado incluso el número uno del ránking mundial de haber repetido triunfo en el Abierto de India y si la jugadora local Saina Nehwal no llegaba a la final. No pudo ser, aunque la onubense tiene muy claro que "pienso partido a partido, no en el ránking. Mi objetivo este año es estar entre los cinco primeros". De momento, es segundo. Eso sí, Carolina Marín sigue siendo protagonista a nivel mundial, aunque paradójicamente no puede empezar a amortizar su primer patrocinio importante por culpa de la FESBA, empeñada en sacar tajada con una normativa que ha suavizado, pero sigue sin convencer a los deportistas, y de la agencia de representación de la andaluza, Annapurna Sport, que ha jugado a dos bandas y lleva meses para firmar el acuerdo.

Carolina Marín
Carolina Marín

El conflicto con la FESBA no tiene fronteras

Mientras los jugadores españoles siguen haciendo historia, sus dirigentes se resisten a poner fin a un conflicto que lo único que hace es desacreditarles especialmente ante ellos, aún más después de que la Asamblea celebrada el pasado 21 de marzo les dejara clara la oposición que tienen dentro del propio bádminton español. Si alguien sobra en la FESBA parece evidente que no son los deportistas. Su presidente, David Cabello, y tanto o más su director general, Alberto Carazo, siguen empeñados en ponerles trabas, de ahí la desconfianza hacia ellos y que nadie diría que les gustaría que Marín decidiera abandonar su federación.

La anéctoda lo dice todo. Cuando Carolina regresó a su hotel de Nueva Delhi tras disputar la semifinal del Abierto de India, una familia española que se encontraba hospedada en el mismo hotel no sólo se le acercó para felicitarle por su éxitos, que en aquel país aún tienen una dimensión mayor, sino que se acordaron de la federación por el conflicto del que ha venido informando puntualmente El Confidencial. "A ver si se van a tomar por...", fue el comentario que hicieron en referencia a sus dirigentes y que también se ha generalizado en España. .

Por cierto, a diferencia de lo sucedido con el Europeo absoluto por equipos mixtos disputado en Bélgica del que la FESBA decidió apear a la selección española, los júniors sí fueron convocados para disputar el Europeo por equipos de Polonia pese a no haber firmado la famosa normativa que la FESBA les impuso como condición para poder acudir a la selección. A la FESBA no le crecen los enanos, pero sí los júniors...

Otros deportes

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios