gran cita antes del mundial de inglaterra

Un Seis Naciones sin Brian O'Driscoll, el 'Dios' que devolvió la grandeza a Irlanda

Este Seis Naciones es otra cosa, puede que peor que otros, porque con Irlanda no estará Brian O’Driscoll. Es la gran cita antes del Mundial de Inglaterra

Foto: Brian O'Driscoll con la copa de campeón del Seis Naciones de 2014 (Reuters).
Brian O'Driscoll con la copa de campeón del Seis Naciones de 2014 (Reuters).

Por mucho que pase cada año, no por ello pierde ninguna trascendencia que se juegue desde este mismo viernes el Seis Naciones. Y mucho menos ahora, en este 2015, año fijado en la mente de cualquier amante del rugby: Inglaterra acogerá de nuevo el Mundial a partir del 18 de septiembre. Siempre este torneo es una relevante vara de medir para los seis grandes europeos que estarán en el país inglés durante un mes y medio compitiendo por la Copa Webb Ellis, aunque el triunfo de Inglaterra en el Seis Naciones de 2011 no le ayudó para pasar de cuartos en el Mundial de Nueva Zelanda… y en 2007 fue Inglaterra y no la campeona Francia la selección que se metió en la final mundialista.

Pero esta edición no es sólo destacable, diferente a otras por ser año de Mundial. Es quizás por ello más importante, pero como vemos, no definitiva. Este Seis Naciones es otra cosa, puede que peor que otros, porque con el número 13 de Irlanda no estará Brian O’Driscoll. Para muchos, el rugby es una religión, mucho más que un simple deporte que se juega de vez en cuando. Es una forma de vida y hay unos que tienen como deidad a Jonny Wilkinson, otros a Shane Williams, y otros, muchos otros, a Brian O’Driscoll. Por algo dicen que BOD is GOD (dios).

Vídeo: Los mejores momentos de Brian O'Driscoll.

No ha habido nadie hasta la fecha que haya jugado más partidos internacionales con sus selecciones que O’Driscoll. 141 participaciones divididas entre Irlanda (las Irlandas unificadas del rugby, no lo olvidemos) y la selección conjunta de las Islas Británicas, conocida como los British and Irish Lions. No le durará demasiado ese récord único a este histórico jugador, porque por detrás viene todavía con tiempo suficiente la leyenda neozelandesa Richie McCaw, que suma ya 137 partidos con los All Blacks y ya durante el Mundial como tarde le superará sin falta. Pero el tiempo de O’Driscoll como uno de los grandes no acabará con su caída de esa prestigiosa lista.

Se marchó de Irlanda con la gloria bajo el brazo. Ayudó a su selección a conseguir duodécimo título del Seis Naciones (ha ganado además ocho compartidos), la segunda de su carrera como profesional y como capitán del combinado irlandés. Puede que aquella fuera su celebración más especial, porque sabía que iba a ser la última, pero no fue su año. Ocurrió todo hace seis, en el 2009. Se cumplían 26 años desde la última vez que un capitán irlandés levantó un trofeo de ganador del Seis Naciones. Brian O’Driscoll, Ronan O’Gara y compañía estaban cabreados, hartos de perder, de ganar como mucho la Triple Corona (trofeo que se entrega al combinado de las islas que logre ganar a los otros tres británicos). Y cambiaron la historia.

No fue en absoluto un camino sencillo, pero el final mereció la pena. No partían como favoritos, porque Irlanda nunca es favorita a ganar el Seis Naciones, cuando lo hace, siempre es por sorpresa, tenga o no un equipazo, como ocurrió entonces. El partido clave para optar al título era el primero. Ganar a Francia en Dublín se hacía básico, porque en la segunda jornada, vencer a Italia era algo casi natural y ya con dos triunfos todo se encara con más serenidad y confianza. Se consiguió ganar a los bleus 30-21 y a Italia 9-38. Era un fabuloso inicio. Un ensayo de O’Driscoll en cada partido ayudó.

Vídeo: El Grand Slam de Irlanda contra Gales.

La tercera jornada tocaba recibir a Inglaterra en el Aviva Arena. Los ingleses sí eran los favoritos, aunque no estaba Wilkinson, baja insustituible en el XV de la Rosa. Iba a ser un partido a pocos puntos. No fue hasta que el propio Brian O’Driscoll lo rompió con un ensayo y un drop a los 51 minutos y dos golpes de castigo de O’Gara parecían cerrar la tercera victoria. Y así fue, porque de nada sirvió el ensayo de Delon Armitage a falta de dos minutos. El Millenium Trophy ya era irlandés. Un partido casi perfecto de O’Gara contra Escocia dejó casi cerrado el Seis Naciones. Pero faltaba un último partido para cerrar el primer Grand Slam verde en 61 años. Gales estuvo muy cerca de impedirlo, pero el mismo O’Gara, con un drop a falta de dos minutos, dio el Seis Naciones y el Grand Slam.

Pocos meses después de ese triunfo en Cardiff, Brian O’Driscoll viajó con su club, el Leinster, para jugar la final de la Heineken Cup, la mayor competición a nivel de clubes. Allí, contra los Leicester Tigers, O’Driscoll fue por primera vez campeón de Europa. Fue ese su gran año, pero no se podía ir sin dar otro Seis Naciones a Irlanda el año pasado.

EL PRIMER ENVITE, CON POLÉMICA

No será Irlanda el primero en debutar. La competición dará comienzo este viernes a las 21:05 en el Millenium de Cardiff. Gales recibirá a Inglaterra en su estadio y lo hará con el techo abierto. Stuart Lancaster, seleccionador inglés, había criticado la opción galesa de jugar con el techo del estadio cerrado y finalmente, después de muchísimas críticas de uno y otro bando, la selección galesa dio su brazo a torcer y el rugby se jugará como se ha jugado durante toda la historia, al aire libre. Irlanda debutará ya el sábado en Roma contra Italia a las 15:30 horas y ese mismo día a las 18:00 Francia y Escocia se enfrentan en el Stade de France de París.

Otros deportes

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios