UNA DE LAS MEJORES FINALES DE LA NFL

De los 1.400€ por entrada al negocio de la comida rápida: así fue la Super Bowl XLIX

La 49ª edición de la Super Bowl se convirtió por derecho propio en una de las más atractivas de los últimos años y no solamente por lo que se vio en el terreno de juego

Foto: Los jugadores de New England Patriots celebran la victoria en la Super Bowl de 2015.
Los jugadores de New England Patriots celebran la victoria en la Super Bowl de 2015.

La 49ª edición de la Super Bowl se convirtió por derecho propio en una de las más emocionantes de los últimos años. En un partido más que igualado, los New England Patriots consiguieron hacerse con su cuarto título remontando a los Seahawks de Seattle, guiados por el inconfundible estilo del ya mítico Tom Brady (28-24). Y es que la final de la NFL es, posiblemente, uno de los mayores espectáculos del mundo del deporte y no sólo en el aspecto deportivo: la Super Bowl, uno de los eventos más seguidos del planeta, puede 'presumir' de ser también uno de los más caros de la historia.

Sobre el césped no sólo se pone en juego la gloria de los equipos por ser campeones, sino que sobre la mesa hay muchos millones de euros para convertirlo en una de las referencias del deporte mundial. Con el paso de los años, la repercusión que ha tomado la Super Bowl es superlativa: seguida a lo largo y ancho del planeta, es una cita ineludible para los grandes amantes del fútbol americano y, cómo no, uno de los grandes escaparates publicitarios del año. Una vez finalizada la Super Bowl XLIX, una final que no decepcionó lo más mínimo, estos fueron los diez momentos que la harán inolvidable.

Las entradas más caras de la historia

La final entre los Patriots y los Seahawks fue la más cara de la historia. La entrada más barata costaba 700 euros, por los 1.400 de la más cara, mientras que en la reventa un boleto llegó a alcanzar los 8.000 euros. Con un aforo para 73.000 espectadores, el University of Phoenix Stadium registró el cartel de 'No hay billetes'. ¿Dónde van las ganancias de las entradas? Se reparten de la siguiente manera: la NFL se queda con el 25,2 por ciento del total; cada finalista obtiene el 17,5%; los Arizona Cardinals, los anfitriones, reciben el 5%; y cada uno de los restantes 29 equipos que integran la NFL reciben el 1,2%.

La mayor audiencia de la Super Bowl

Con el paso de los años, el espectáculo de la Super Bowl ha ido 'in crescendo'. la increíble aura que rodea a la gran final de la NFL provoca que millones de aficionados al deporte de todo el planeta -que, en muchos casos, es el único partido de fútbol americano que ven en el año- no se pierdan el gran encuentro de la temporada. Emitido en directo en más de 180 países alrededor del mundo, la audiencia que ha conseguido la edición de la presente temporada alcanza los 115 millones de espectadores, superando los 111,5 millones que siguieron la final entre los Broncos y los Seahawks del pasado año.

La publicidad y sus enorme ingresos

La Super Bowl es uno de los eventos con la publicidad más cara del mundo. Así, los precios que se han utilizado esta temporada estuvieron entre 3,8 y 4 millones de euros por 30 segundos de anuncios. O, lo que es lo mismo, un precio de 127.000 euros por cada segundo de emisión. Pese al elevado precio, la alta repercusión que se consigue a lo largo y ancho del planeta ha dado lugar a que más de 40 empresas hayan tenido espacio en el intermedio de la presente edición, en la que la gran novedad estuvo en la ausencia de buena parte de las marcas de automoción que eran habituales al evento.

La comida, otro de los grandes atractivos

La final de la NFL es uno de los eventos que provoca mayor consumo de comida rápida en Estados Unidos. De hecho, tradicionalmente es el segundo día del año que más comida a domicilio se entrega, sólo por detrás del Día de Acción de Gracias. Sin ir más lejos, una empresa como Domino's Pizza calcula que entregó más de 11 millones de unidades durante la disputa de la final. Ya en el estadio, se calcula que se repartieron más de 11.200 raciones de patatas fritas, más de 8.500 de alitas de pollo... y más de 55.000 perritos calientes entre los 73.000 aficionados presentes en el estadio.

Estrictas medidas de seguridad

El University of Phoenix Stadium vivió uno de los dispositivos de seguridad más elevados de la historia. Estados Unidos es uno de los países más sensibles con este tipo de situaciones, sobre todo después del trágico atentado del 11 de seprtiembre de 2001. Por ello, la vigilancia y la protección se ha convertido en un elemento capital en la presente edición: más de 20.000 agentes de seguridad, helicópteros y cámaras de rayos X cubrieron el evento para impedir que no sucediera nada fuera de lo normal, con una prohibición, cuanto menos, curiosa a los aficionados: 'Dejen su dron en casa'.

Kate Perry y el espectáculo del descanso

Las actuaciones del intermedio del partido son uno de los grandes reclamos de la Super Bowl, siendo la gran protagonista de este año Kate Perry. Cantando siete de sus temas junto a Lenny Kravitz y Missy Elliot, los aficionados presentes en el estadio se quedaron sorprendidos con la cantante norteamericana y el espectáculo que la rodeó: animales mecánicos, suelos que se desintegraban, numerosos cambios de vestimenta y tiburones humanos -además de pelotas de playa- hicieron las delicias del público... al igual que el equipo de montaje, capaz de montar y demontar un señor escenario en sólo 15 minutos.

Un trofeo made in Tiffany's

Conocido como Trofeo Vince Lombardi en honor al técnico que ganó los dos primeros títulos -y que posteriormente falleció por culpa del cáncer-, se trata de uno de los galardones más bellos del mundo del deporte. Diseñado por la mítica joyería Thiffany & Co, está hecho de plata y tiene un peso aproximado de cuatro kilos. Desde 1967, fecha en la que se entrega este premio, el trofeo no ha sufrido ninguna variación estética, siendo diseñado cada año para entregárselo al ganador del Super Bowl, una creación que tarda cuatro meses en estar preparada para que el campeón de la NFL se quede con él.

Tom Brady, a la altura de los mejores

El quarterback de los New England Patriots ya es historia viva del fútbol americano. Este domingo se convirtió en el líder de su equipo para llevarlo a la victoria en la gran final y erigirse en el MVP del partido. Con este título, Brady iguala a su gran ídolo, Joe Montana, con cuatro entorchados en su palmarés. Y, por si fuera poco, superó al histórico jugador de los San Francisco 49ers, al firmar 12 pases de touchdown para convertirse en el jugador con más pases directos a gol de la historia. Brady fue el líder de la remontada ante los Seahawks, con un recital de pases sólo al alcance de los genios.

Butler, el desconocido héroe del partido

Un desconocido defensa se convirtió en el héroe para los Patriots a falta de quince segundos para acabar el partido. El novato Malcolm Butler fue capaz de leer la jugada del quarterback de los Seahawks para anticiparse al pase de Russell Wilson y evitar la derrota de su equipo. Mas listo que ninguno, supo leer la jugada definitiva antes que el receptor, Ricardo Lockette, para dar la victoria a su equipo. De haberse producido la recepción, todo apuntaba a que los Patriots hubieran caído derrotados: sin embargo, un defensa novato se ha convertido en el nuevo héroe del reciente campeón de la NFL.

Un empujón económico para los jugadores

Llegar a la Super Bowl supuso una importante inyección económica para los jugadores de los Patriots y de los Seahawks. El conjunto de New England, como nuevo campeón de la NFL, ha recibidio por jugador una cantidad extra de 81.000 euros, por los 44.000 euros recibidos por el equipo de Seattle. Así, los protagonistas del partido recibieron un importante plus económico, pero que poco o nada tiene que ver con los 442 millones de dólares que ha dejado la organización del partido en Arizona. Un evento, sin duda, espectacular y rentable que ejemplifica el dinero que el deporte es capaz de mover.

Otros deportes
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios