creciente demanda de profesores

Monitor de ajedrez, una pujante profesión para esquivar la desoladora cola del paro

La creciente demanda de profesores de ajedrez en colegios, ayuntamientos y centros culturales ha ayudado a que muchos parados encuentren una salida laboral

Foto: Monitor de ajedrez, una pujante profesión para esquivar la desoladora cola del paro

Deporte que en los medios de comunicación no tiene un lugar de preferencia salvo en momentos excepcionales, se ha convertido en los últimos años en una salida para muchos ciudadanos que no quieren conocer las frías colas de cualquier oficina del INEM. La creciente demanda de profesores durante los últimos años ha provocado que la Federación Española de Ajedrez (FEDA) haya potenciado sus cursos de formación, tanto a nivel profesional como más básico. En este último campo, obtener el título de monitor base es una buena oportunidad para que simples aficionados que se encuentran en una situación apurada encuentren una salida laboral de calidad. Y no hace falta ser un Magnus Carlsen para ganarse la vida entre torres y alfiles.

Para hablar de esta cuestión, nadie mejor que Pep Suárez (Presidente del comité técnico de monitores y entrenadores de la FEDA), que desde su posición ha visto cómo personas que se encontraban en una complicada situación laboral, han conseguido encontrar una salida. “El curso de monitor de ajedrez es muy completo y muchos han encontrado trabajo gracias a él; algunos ‘full time’ y otros para sacarse un dinero extra”, explica a El Confidencial, para añadir que “es necesario tener 16 años, la ESO y una mínima base de conocimiento. Y es que las cosas se hacen bien en este sentido desde hace tiempo y la demanda es de profesores buenos y preparados; no vale cualquiera y por ello somos muy estrictos”.

Colegios y ayuntamientos son los que más demandan profesores de ajedrez y Pep recalca que “los cursos son muy fuertes”, pues son muchos los apartados que forman parte del programa; introducción al final (de la partida), informática aplicada, historia del ajedrez, prevención e higiene, reglamentación inicial y pedagogía aplicada al ajedrez son las materias a estudiar por el aspirante a monitor. “Alegra que un parado te llame para decirte que se está ganando la vida con el ajedrez”, subraya Pep. “Es una buena actividad para los niños por sus beneficios pedagógicos y como herramienta socializadora”, recalca.

Una inversión de 150 euros

El curso dura tres meses y se divide en dos partes. La primera es online a través de una plataforma de la FEDA y los aspirantes a monitor reciben las clases a distancia; la segunda ya es presencial durante un intenso fin de semana. “Es una prueba difícil”, insiste Suárez, señalando que aprueban aproximadamente un 60 por ciento. Suelen apuntarse -el límite de los grupos es de 30 y siempre se cubre- a estos cursos “profesores que quieren emplear el ajedrez como una herramienta importante para la educación y jugadores que ven una salida profesional”, explica Pep. “No sabemos cuántos parados han encontrado un trabajo gracias a estos cursos, pero es maravilloso que te llamen para darte una buena noticia”, añade.

Las personas que a través de estos cursillos pueden tener una oportunidad para encontrar trabajo deben tener ciertos conocimientos del juego. No vale cualquiera, sobre todo porque “se demandan buenos profesores y próximamente habrá una nueva titulación, que es la de instructor”, subraya Pep, que recuerda que “hace 30 años las clases no las daban personas tan formadas como ahora. En este punto hay mucho rigor, tanto por parte de la FEDA como de los centros que reclaman un profesor de ajedrez”. El curso cuesta 150 euros, una inversión mínima porque esta aventura no requiere de más gastos. Lo demás ya depende del talento del emprendedor.

Ramón Padullés, Secretario General y Director Técnico de la FEDA, explica a este periódico que “es cierto que hay una creciente demanda de profesores y un aspecto importante es que los colegios exigen que sean titulados, cuando antes, en horas extraescolares, eran simples aficionados los que impartían las clases de manera altruista. En una palabra, exigen calidad por encima de todo. Los centros educativos ahora saben que contratan un profesional que conoce de verdad de este deporte”.

La asignatura del futuro

“Si tienes el título, no cabe duda de que es una buena oportunidad para personas que están en paro”, comenta Padullés, subrayando que “se puede vivir perfectamente dando clases en diferentes colegios. Luego, lógicamente, hay que realizar un reparto equitativo entre todos”. Que algún día se convierta en una asignatura más en los centros escolares, reconoce, “es complicado porque otras actividades también reclaman lo mismo. No obstante, ya están marcha experiencias piloto, como por ejemplo en las Baleares, donde tienen establecido que las clases de ajedrez se impartan en horario lectivo”.

Insiste en que “nuestra federación percibe un cierto crecimiento en la demanda de maestros de ajedrez. Los colegios son conscientes de que puede ayudar mucho a la formación de los niños porque potencia sus capacidades. Tiene incidencia en asignaturas como las matemáticas, pues activa su visión espacial, refuerza la memoria y es bueno para la geometría y el cálculo”. Y recalca para acabar que está demostrado que esta actividad “previene el fracaso escolar. El ajedrez aumenta el rendimiento de los niños, pues potencia su capacidad de razonamiento, su memoria, su sentido del orden y su empatía”.

Una voz autorizada en esta materia es David Martínez. Entrenador de David Antón, la gran esperanza del ajedrez español, es un inmejorable ejemplo de que enseñando se puede ganar la vida. Estudió Derecho y Administración de Empresas, pero en un momento cambió de rumbo y dirigió su vida al mundo del tablero. “Se trata de una buena oportunidad para gente sin trabajo porque hay mucha demanda en nuestro sector”, apunta, señalando que “incluso ha subido en los últimos años. Yo soy entrenador de elite, pero una persona normal, sacándose el título, puede ganar como en cualquier otro trabajo dando clases en colegios, institutos o centros culturales. Yo me di cuenta hace unos años que era una opción laboral. Conozco muchos centros en los que hay demanda de profesores de ajedrez”.

Otros deportes
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios