NOVENA Y MEJOR MUJER DE LA HISTORIA

Laia Sanz, la reina del desierto que ya es historia viva del Dakar

Laia Sanz se clasificó novena en la general de motos del Dakar 2015, con lo que se convirtió en la mujer mejor clasificada sobre dos ruedas en la historia de la carrera

Foto: Laia Sanz celebra su noveno puesto en el Dakar (Efe).
Laia Sanz celebra su noveno puesto en el Dakar (Efe).

Aunque ya sabe lo que es ganar todo en trial, trece veces campeona del mundo en esa modalidad, y en enduro, tres veces campeona, Laia Sanz no se conformaba sólo con eso. La piloto de motos española se ha empeñado en seguir haciendo historia en el mundo de las dos ruedas y en esta edición del Rally Dakar 2015 ha logrado la novena posición, la mejor en la historia para una mujer. Hasta esta hazaña, el mejor puesto en motos de una chica en la competición de los desiertos fue el décimo logrado  en 1981 por la francesa Christine Martin. La catalana se emocionó al cruzar la línea de meta, no era para menos, acababa de hacer historia.

"Estoy muy feliz por la carrera que he hecho y por un resultado que no hubiera soñado jamás. Cuando he llegado a la meta me he abrazado a mi gente y no he podido evitar soltar alguna lagrimilla. Las emociones son muy intensas cuando llegas al final de una prueba tan dura y el resultado hace que lo sean aún más", dijo la piloto del equipo KH7. Y es que conseguir entrar entre los diez mejores en el Dakar no es nada fácil. Laia ha demostrado ser mentalmente muy fuerte y ha logrado soportar etapas con condiciones muy duras, extremas en algunos casos, tanto por el frío como por el calor. Todo lo ocurrido en esta edición, con numerosos abandonos, aumenta la leyenda de la española, que pudo ser octava hasta los últimos kilómetros del rally.

Laia defendía en la etapa final el octavo puesto, pero una caída le obligó a ceder una posición en los momentos finales de la competición: "En la última etapa he tenido mi única caída en todo el rally. Ha sido en el barrizal que se ha formado, entre el kilómetro 84 y el 100. La pista estaba fatal y la moto me ha patinado de atrás y he acabado saliendo por orejas (volando por encima del manillar). He torcido el manillar y he perdido unos cuantos minutos", explicó.

Estos problemas provocaron que el eslovaco Ivan Jakes la superara en esta última etapa, lo que enfadó un poco a la catalana. Enfado que se le fue inmediatamente al cruzar la línea de meta y saberse en el Top10 de la clasificación final. "Claro que me hubiera gustado acabar octava, pero el Dakar tiene sorpresas hasta el último instante y, hay que ser realistas, entre un puesto y el otro no hay muchas diferencias. Terminar novena es un resultado increíble", comentó Laia Sanz.

A sus 29 años, la catalana ya ha inscrito su nombre en la historia del deporte, no sólo femenino, también global, pues en esta edición ha logrado su quinto campeonato de chicas y también ha estado a la altura de competir con los hombres. “Ser una mujer en un mundo de hombres es muy complicado, y hace que te lo tengas que currar mucho más. Yo he tenido que hacerme un camino mucho más difícil que muchos”, reconocía. Aunque de momento no quiere “ver una moto en un mes”, su resultado invita a soñar con verla como la primera piloto de la historia en ganar el Dakar de motos. Es una ganadora nata y valor y pericia no le faltan para lograrlo. Ya estuvo muy cerca de imponerse en una etapa en esta edición, terminando quinta en la octava jornada. Laia no se pone límites y visto lo visto, puede pasar de todo.

Otros deportes
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios