Es noticia
Menú
Laia Sanz, la mujer que planta cara a los hombres con un par... de ruedas
  1. Deportes
  2. Otros deportes
SITUADA EN LA OCTAVA POSICIÓN ABSOLUTA

Laia Sanz, la mujer que planta cara a los hombres con un par... de ruedas

En una etapa donde casi 50 pilotos sufrían hipotermia y mal de altura, una mujer, Laia Sanz, terminó tercera. Nunca una mujer había terminado entre los 5 primeros

Foto: Laia Sanz, durante una etapa del Rally Dakar 2015 (Efe).
Laia Sanz, durante una etapa del Rally Dakar 2015 (Efe).

En la temida etapa deUyuni del lunescasi cincuenta pilotos sufrían hipotermia y mal de altura. Pero una mujer,Laia Sanzterminó quinta, posición nuncalograda por unapilotoen la historia del Dakar.Al término de la jornada de este lunes, la catalanaes octava en la clasificación general.Tampoco nunca mujer algunahabía llegado a estar tan arriba.

Su físico es portentoso, pero su mente es impresionante. Hasta el punto de poder afirmarse que Laia Sanz es unade las mejores deportistas femeninas de la historia por su capacidad de competir directamente y deigual a igual con los hombres. En la prueba del motor más dura del mundo. En 2015 sigue rompiendo barreras.

Primera mujer en un equipo oficial

Este es su quinto Dakar. Su palmarés previo es ya bien conocido. Cuenta condieciseistítulos mundiales¡ entretrial y enduro, además de otros muchos éxitos. Como ella misma reconoce, el Dakar era “el sueño de mi infancia", queconvirtió en realidad en 2011.Ganó en su debut el Trofeo Femenino y terminó en la posición 39 absoluta de la clasificación general.

Desde entoncessiempre ha completado la prueba. El año pasado rompió todas sus marcas terminando en la decimosexta posición absoluta, con el séptimo puesto en la novena etapa, posición queninguna mujer había alcanzando antes. Todos estosresultadosllevaron aHonda a incluirlaen su equipo oficial.

La proeza de la segunda etapa

Sanz acudía a esta prueba “mucho más tranquila y mejor preparada que nunca”. En el Dakar “lo importante es pilotar con inteligencia, contener las ganas de dar gas y no tener mala suerte. Mi objetivo es pilotar con tranquilidad para hacer una carrera de menos a más”, explicaba antes deiniciar elpresente Dakar. Lo está cumpliendo a rajatabla.

En la primera etapa ya fue decimoséptima. La segunda se convirtió enuna auténtica prueba de fuego, literalmente,tanto por el kilometraje de la etapa (por encima de los 500 kilómetros cronometrados) y por un calor que rondó los 50 grados en algunos momentos de la prueba. La deshidratación fue la tónica general, ya que se rodó durante más de seis horasbajo el crono con temperaturas constantes por encima de los 40 grados.

Sanz llegó a sertercera entre dos controles de paso, tres minutos y medio por delante de Joan Barreda yMarc Coma.Logró terminar decimosexta –llegóa rodar tres puestos por delante- , a 23 minutos del ganador,una verdadera proeza. Su rostro en la meta retrataba el peaje deuna etapa salvaje y la capacidad de sufrimiento de la catalana.“La etapa ha sido muy dura,pero los últimos 100 kilómetros fueron mortales, con 40 grados en una zona de fesh fesh muy incómoda y luego una parte final llena de baches en la arena”.

La quinta etapa era otro desafío para sus características,"con mucho fesh-fesh (polvo suelto) y es un terreno que odio” y donde terminó “bastante cansada después de una etapa machacona. Decidí tomármelo con calma porque el fesh-fesh es muy peligroso”. Utilizó entonces otra herramienta imprescindible en el Dakar: la cabeza. “Tenía claro que hoy perdería posiciones, pero era la opción correcta. Mejor perder unos minutos que arriesgarse”. Fueron otros 458 kilómetros cronometrados y 239 más de enlace. La paliza y el desgaste eran ya considerables, pero marchaba endecimoséptima posición de la general. En la etapa de descanso, el sábado, era decimosexta.

Quinta en la etapa maratón

Estos dos últimos días pusieron de nuevo a prueba hastaal dakariano más veterano. La etapa maratón (dos días, sin asistencia mecánica para los pilotos) y a cuatro mil metros de altura. Este lunes, el frío, la lluvia y las bajas temperaturas obligaron a neutralizar parte de la segunda etapa en el km 378. Los pilotos no querían salir, no contaban con el equipamiento adecuado. La lluvia y el frío entraron por los huesos como cuchillos.Alessandro Botturi, Michael Metge, Daniel Gouet y Jordi Viladoms, clasificados entre los veinte primeros de la general, tuvieron que abandonar. Barreda perdió tres horas, traicionado por la mecánica. En este paisaje entre majestuoso y dantesco de Bolivia,Sanz fue quinta al neutralizarse la carrerapor las malas condiciones ambientales. Llegó arodar tercera al comienzo de la etapa.

Quedan cinco díasy Laia Sanz está entre los diez mejores pilotos del Dakar. Cualquiera que conozca la brutal dureza de la pruebacomprendela gesta deportivasi Sanzconfirma su posición. “Ser una mujer en un mundo de hombres es muycomplicado, y hace que te lo tengas que currar mucho más. Yo he tenido que hacerme un camino mucho más difícil que muchos”. Si llega a ser un hombre, Marc Coma y Joan Barreda ya se podían ir preparando."¡No puedo creerlo!", decía con admiración la propiaLaia Sanz en Twiter al acabar la etapa. Ni ella, ni nadie.

En la temida etapa deUyuni del lunescasi cincuenta pilotos sufrían hipotermia y mal de altura. Pero una mujer,Laia Sanzterminó quinta, posición nuncalograda por unapilotoen la historia del Dakar.Al término de la jornada de este lunes, la catalanaes octava en la clasificación general.Tampoco nunca mujer algunahabía llegado a estar tan arriba.

Honda
El redactor recomienda