Es noticia
Menú
Gómez Noya ya es leyenda viva y gigante de la historia del triatlón mundial
  1. Deportes
  2. Otros deportes
sumó su cuarto mundial en edmonton

Gómez Noya ya es leyenda viva y gigante de la historia del triatlón mundial

Agranda su leyenda al proclamarse por cuarta vez en su vida campeón del mundo de triatlón al acabar tercero en la última prueba, disputada en Edmonton

Foto: Alistair Brownlee baña en champán a Javier Gomez Noya tras ganar el Mundial (EFE)
Alistair Brownlee baña en champán a Javier Gomez Noya tras ganar el Mundial (EFE)

Le valía con terminar entre los cuatro primeros clasificados para proclamarse campeón del mundo por cuarta vez consecutiva y Javier Gómez Noya no falló. Terminó tercero en la Gran Final que se celebró en Edmonton (Canadá) en una carrera que tuvo un desarrollo y un desenlace inesperado para el triatleta gallego, pero que le sirvió para lograr su cuarto título mundial y convertirse en tetracampeón de este deporte. El ferrolano empata ahora con el británico Simon Lessing, el único que hasta la fecha había sido cuatro veces el mejor del mundo. Noya ya es leyenda viva del triatlón, completa un póker de títulos y lo mejor de todo es que siempre quiere más.

Es inconformista de nacimiento, siempre busca la perfección y ayer Gómez Noya la logró en Canadá. “Mi misión era vigilar a Jonathan y a Mario. Por eso no me importó que se escapase Alistar”, reconocía tras la prueba. El mayor de los hermanos Bronwlee, que llegaba sin opciones de ganar el Mundial, ya estuvo en cabeza en la natación y formó un primer grupo al iniciarse la bici que quedaría neutralizado a los pocos kilómetros. Pero el británico, junto con brasileño Colucci y el joven prácticamente desconocido noruego Blummenfelt, sí consiguió escaparse en su segundo intento poniendo distancia de por medio y sacando una ventaja que era de 1:10 cuando el segundo grupo llegó a la transición. La victoria de Alistar estaba prácticamente asegurada, su zancada iba a ser inalcanzable para el segundo grupo. Y así sucedió.

Con Alistar escapado y corriendo muy rápido, Jonathan Bronwlee, Mario Mola y Gómez Noya se quedaron para repartirse el resto del puestos del podio y la cuarta plaza. A Javi sólo le hacía falta aguantar porque, al no ganar el menor de los hermanos británicos, le sobraba con ser cuarto, posición que de haber ganado Jonathan también le habría servido para ser campeón. La carrera se decidió a falta de 2 kilómetros y con Alistar perdiendo ventaja pero sin llegar a ser inquietado. Fue ahí cuando Jonathan perdió el contacto con los dos españoles. Mario empezó a apretar, sabía que si quedaba segundo sería subcampeón del mundo y Javi se dejó ir. Terminando tercero y con Jonathan detrás, el campeonato estaba asegurado.

La victoria fue para Alistar, y Mola fue el primer español en cruzar la meta, ya era subcampeón del mundo y tocaba esperar y recibir al tetracampeón mundial, además de eso su amigo y compañero de batallas. Javi recorrió los últimos metros, Mario lo señaló con ambas manos y el gallego cruzó la meta para acabar tercero y, sobre todo, para seguir haciendo historia en este deporte. A sus 31 años ya es uno de los mejores triatletas de la historia y junto con el británico, Simon Lessing, es el único que ha logrado cuatro títulos mundiales. Además, en todas las ediciones desde 2007 (ya sea en formato a prueba única o en circuito puntuable) ha quedado en el Top3.

Gómez Noya no quiere terminar aquí sus éxitos y el próximo domingo ya tiene marcado un nuevo objetivo en su calendario: el Campeonato del mundo de Medio Ironman que se disputa en Montreal. Una distancia en la que Javi ya se ha estrenado otras dos veces (Calella 2013 y Puerto Rico 2014), con rivales diferentes a los de las Series Mundiales. El triatleta gallego va año por año poniéndose metas, pero siempre buscando un objetivo final: el oro olímpico en los Juegos Olímpicos de Río 2016.

Le valía con terminar entre los cuatro primeros clasificados para proclamarse campeón del mundo por cuarta vez consecutiva y Javier Gómez Noya no falló. Terminó tercero en la Gran Final que se celebró en Edmonton (Canadá) en una carrera que tuvo un desarrollo y un desenlace inesperado para el triatleta gallego, pero que le sirvió para lograr su cuarto título mundial y convertirse en tetracampeón de este deporte. El ferrolano empata ahora con el británico Simon Lessing, el único que hasta la fecha había sido cuatro veces el mejor del mundo. Noya ya es leyenda viva del triatlón, completa un póker de títulos y lo mejor de todo es que siempre quiere más.

El redactor recomienda