Putin pasa revista a los Juegos Olímpicos más ostentosos y polémicos de la historia
  1. Deportes
  2. Otros deportes
SOCHI SE PREPARA PARA FEBRERO

Putin pasa revista a los Juegos Olímpicos más ostentosos y polémicos de la historia

Putin ultima los últimos detalles y trata de aclarar las polémicas surgidas alrededor de los JJOO. Seguridad, homofobia, polución y problemas del medio ambiente

Foto: Putin supervisando las instalaciones de los Juegos Olímpicos (Reuters).
Putin supervisando las instalaciones de los Juegos Olímpicos (Reuters).

Rusia se prepara para los Juegos Olímpicos de invierno que se celebrarán del 7 al 23 de febrero de 2014 en la ciudad de Sochi. Cuando apenas faltan dos meses para la cita olímpica, el presidente Vladimir Putin trata de ultimar los últimos detalles y de aclarar las polémicas que han surgido alrededor de los Juegos. Seguridad, homofobia, polución y, sobre todo, problemas referentes al medio ambiente son las cuestiones que más preocupan al gobierno ruso. “Estamos haciendo todo para que los participantes e invitados se sientan cómodos en Sochi, independientemente de su nacionalidad, raza u orientación sexual”, reconocía el presidente en una de sus últimas intervenciones.

Los Juegos Olímpicos de Sochi o lo que es lo mismo 37.500 millones de euros destinados al evento más caro de la historia del olimpismo. Unas cantidades desorbitadas para tratar de mostrar la mejor imagen de cara al exterior. El viceprimer ministro,Dmitry Kozak, ha asegurado que la mayoría de los inversores son estatales y oligarcas rusos y que Rusia ha cumplido con sus obligaciones medioambientales. Cuando están a punto de concluir los preparativos para la cita deportiva, Rusia "ha cumplido con todas sus obligaciones medioambientales", destacó Kozak a la prensa en Sochi.

"Las últimas medidas medioambientales destinadas a evitar cualquier impacto negativo para la naturaleza en Sochi incluyen la ampliación del área del Parque Nacional de Sochi, compensación por los efectos del hidrocarburo causados por la construcción, así como la aparición de nuevas plantas", agregó. Aeropuertos, ferrocarriles, hoteles de lujo… y todo lo que sea necesario para no defraudar al Comité Olímpico Internacional. Pese a ello hay cuestiones que todavía siguen preocupando.

placeholder Camiones de limpieza de basura en Sochi (Reuters).

El presidente del máximo organismo internacional, Thomas Bach, aseguró durante la décima Conferencia sobre Deporte y Medio Ambiente organizada por el COI y celebrada en Sochi el pasado mes de octubre, que el comité organizador de los Juegos había tenido en cuenta las críticas del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEP): “Sabemos que hay algunas críticas, pero el comité organizador ha hecho caso a la UNEP. Las obras de las instalaciones deportivas han estado acompañadas de numerosas medidas sin precedentes de sostenibilidad ecológica. En Sochi, por cada árbol que se tala se plantan tres nuevos”. Estas medidas hacen referencia a la introducción de las llamadas “normas verdes” que se han adoptado de cara a los Juegos.

Pese al optimismo general de los organizadores y del Comité Internacional, los ciudadanos locales han mostrado su malestar por el ruido, la polución y los escombros que ha ocasionado la construcción de las infraestructuras. Además, los residentes alegan la reubicación forzada de personas, alrededor de 1.000 familias se han visto obligadas a mudarse, según datos facilitados por Dimitri Kosak.

La seguridad es otra de las cuestiones que más preocupa al gobierno ruso. Sochi es una ciudad muy cercana a dos regiones muy conflictivas como son Dagestan y Chechebuam, en donde los terroristas islámicos cometen atentados sangrientos casi diario. Putin ya ha advertido que se incrementarán los requisitos para los asistentes a los Juegos Olímpicos de Invierno. Los rusos que visiten Sochi en las fechas de los Juegos deberán registrarse ante las autoridades migratorias en los tres primeros días que lleguen a la ciudad (antes debían hacerlo en un plazo de 30 días) y los extranjeros que visiten el país deberán informar de su residencia provisional y su plazo de estancia en el plazo de un día desde que lleguen (antes era una semana).

placeholder Trabajadores en las instalaciones de Sochi (Reuters).

Una buena acogida hacia todas las personas que participen o visiten Rusia en los Juegos Olímpicos es una de las prioridades del Gobierno. En junio, Rusia adoptó la prohibición de la propaganda homosexual entre los menores, algo que fue denunciado como discriminatorio. Putin ya ha tratado de normalizar la situación ante Thomas Bach: "Estamos haciendo todo, tanto los organizadores como nuestros atletas y aficionados, para que los participantes e invitados se sientan cómodos en Sochi, independientemente de su nacionalidad, raza u orientación sexual".

En medio de toda la polémica, Rusia parte con un objetivo claro: mejorar la imagen dada en los Juegos Olímpicos de Vancouver 2010 (Canadá). Allí, el equipo ruso sólo consiguió colgarse tres medallas. En su casa y como anfitriones, esperan volver a lo más alto.

Juegos Olímpicos de Sochi Vladimir Putin Infraestructuras Medio ambiente Noticias de Rusia
El redactor recomienda