Ajedrez: Magnus Carlsen, el galáctico del ajedrez que se enamoró del Madrid gracias a Zidane
El noruego es el nuevo campeón del mundo

Magnus Carlsen, el galáctico del ajedrez que se enamoró del Madrid gracias a Zidane

Magnus Carlsen es el último genio del ajedrez. Con 22 años acaba de proclamarse campeón del mundo. Un galáctico que se enamoró del Madrid de Zidane

Foto: Magnus Carlsen durante una partida contra Viswanathan Anand
Magnus Carlsen durante una partida contra Viswanathan Anand

Cuando a alguien le comparan con Mozart es que está haciendo algo muy bien en la vida. En este caso no es músico, aunque delante de un tablero de ajedrez su cerebro nunca desafina. Es el nuevo campeón del mundo. Un superdotado aficionado del Real Madrid llamado Magnus Carlsen. Un noruego nacido en Bærum de 22 años que desde hace varios tiene al mundo blanco y negro del ajedrez boquiabierto. En la final disputada en Chennai (India) superó a Viswanathan Anand, el vigente campeón, culminando así la corta carrera de una mente privilegiada. Sólo el gran Kasparov se proclamó campeón con menos edad, aunque sólo por unos meses.

Fue un Gran Maestro checo del ajedrez, Lubomir Kavalek, el que le bautizó con el apellido del gran músico cuando en 2004 se quedó perplejo por un espectacular triunfo logrado por Magnus Carlsen en solo 29 movimientos. Entonces tenía 13 años y participaba en el prestigioso torneo de Wijk aan Zee (Holanda). Kavalek escribió un artículo en el Washington Post en el que calificaba al pequeño mago como el 'Mozart del ajedrez'. Tal vez se quedó corto…

Fue su padre el que atisbó el tremendo potencial de su hijo, al quedarse con la boca abierta cuando su hijo recitó con solo cuatro años el nombre, la extensión y número de habitantes de las 450 poblaciones que componen Noruega. Cuando tenía apenas seis años, su progenitor le comenzó a enseñar a jugar al ajedrez, descubriendo que su pequeño tenía un talento abismal. Jugaba con su hermana Ellen, pero no le apasionaba especialmente el juego del tablero.

El padre de Magnus sólo quería que pasara el tiempo con su hermana, pero detrás de aquella simple decisión se escondía un tesoro. Un par de años después, Magnus recuperó el interés por el ajedrez. El hijo estaba predestinado a hacer grandes cosas delante de un tablero, algo que quedó confirmado pocos años después. Muy pronto disputó su primer torneo en Noruega, pero a los doce ya inició un viaje por toda Europa disputando un buen número de torneos. A los trece, viajó por todo el mundo con su familia. Alejado del colegio, recibió clases particulares de sus padres. Una experiencia única que recuerda con cariño.

Magnus Carlsen siempre tiene todo bajo control
Magnus Carlsen siempre tiene todo bajo control

Poco después, aún con trece, Carlson obtenía el título de ‘Gran Maestro’ de ajedrez, convirtiéndose en el más joven de la historia en adquirir tal condición. Hace años no le interesaba lo más mínimo conocer su coeficiente intelectual, pero al final se desveló. Es de 186, sólo un punto menos que el de Albert Einstein y según la revista Time es una de las 100 personas más influyentes del mundo. Se estima que tiene 40.000 veces más inteligencia que cualquier otra persona.

Bobby Fischer está considerado por muchos como el jugador más genial de la historia y el noruego reconoce que su juego se asemeja al del maestro nacido en Estados Unidos pero años más tarde nacionalizado islandés. Cuando falleció el veterano ajedrecista, Magnus dijo que “lo que más admiro en él es su capacidad para que nos parezca fácil lo que en realidad es muy difícil. Yo intento imitarle”. Lo que ha comentado más de una vez es que no se considera un genio y que su progenitor es más inteligente que él…

Magnus huye de las masas, pero con el paso del tiempo tiene asumido que alguna vez tiene que ponerse delante de una tropa de periodistas. Eso sí, charlar a solas con él no es tarea fácil para los profesionales de los medios de comunicación, pues son muy pocas las entrevistas que concede. Vive en un mundo muy reducido. Su familia, su círculo de amigos, partidas de póker o futbolín… Y, por supuesto, ‘su’ Real Madrid. No se pierde ni un partido del equipo blanco siempre que puede, siendo Zidane su debilidad. Su pasión blanca nació, precisamente, con el Real Madrid de 'los galácticos'.

El ajedrez llena de euros y dólares su cuenta corriente, pero Magnus ya es desde hace tiempo una marca como tal. Desde 2002 es imagen de la empresa de computadores noruega Artic Securities, al mismo tiempo que es patrocinado por Microsoft. Además, ha participado en diferentes campañas publicitarias, entre ellas con una firma de ropa en la que compartió protagonismo con la actriz Liv Tyler. Por algo la revista Cosmopolitan le considera uno de los hombres más sexy de 2013.

Magnus Carlsen junto a Liv Tyler
Magnus Carlsen junto a Liv Tyler

Los más entendidos en este juego creen que Magnus atesora lo mejor de los grandes maestros de la historia, convirtiéndose en un jugador inigualable a día de hoy. La genialidad de Fisher, la estrategia de Karpov, la tremenda agresividad de Kasparov… Carlsen está llamado a ser el más grande de la historia del ajedrez en opinión de los mejores analistas del mundo. Un deporte que nació en el siglo V y que en el XXI ha descubierto un ajedrecista de otro mundo. 

Aunque parezca mentira, muchos consideran que todavía podría ser mejor jugador si se lo propusiera. Y es que fue él mismo quien se encargo de alimentar esa leyenda cuando en una entrevista reconoció que es “caótico y vago”. Pero cuando sus neuronas están en plena actividad, puede calcular por anticipado hasta 20 jugadas o más.

Los avances tecnológicos han tenido un gran impacto en el mundo del ajedrez en los últimos tiempos. Si antes los rusos -y algún norteamericano- arrasaban gracias al talento, el acceso a potentes maquinas informáticas con espectaculares programas ha abierto el abanico. Garry Kasparov, que ha entrenado a Carlsen, afirmó en un artículo que ‘Magnus es un fenómeno de la naturaleza humana, y si encima tiene la ayuda de uno o de varios cerebros informaticos de gran potencia, sus rivales lo van a tener muy difícil’.

Kasparov apuntaba igualmente que ‘el estilo de juego de este genio no es el más vistoso del circuito ajedrecístico actual, pero aquí se trata de ganar y a Carlsen eso se le da muy bien. Ya he comentado varias veces que su estilo de juego me recuerda mucho al del programa de ajedrez (Deep) Fritz 13, es decir, un jugador muy lógico incluso a veces muy maquinal, tenaz y agresivo cuando hay que serlo’.

Magnus Carlsen fue un niño prodigio del ajedrez
Magnus Carlsen fue un niño prodigio del ajedrez

La rápida proliferación de software de ajedrez ha causado un gran impacto. Al estar al alcance de todo el mundo, países con poca o nula tradición en este juego pueden alumbrar auténticos genios del ajedrez. Por ello, el número de grandes maestros se ha disparado en número en relación a tiempos pasados. Muchos maestros de nueva generación desarrollan estilos más próximos a los de una máquina, dejando al margen ese toque de genialidad que sí han tenido muchos grandes.

Frío y calculador delante de un tablero, en su vida cotidiana no se nota la enorme presión que viene soportando desde que era un niño. Carlsen descansa a pierna suelta y lamenta que sus oponentes se pasen noches y noches sin dormir pensando en tácticas geniales. Magnus desconecta con cosas cotidianas, como chatear con sus amigos, navegar por internet o ver una buena serie en su ordenador.

El ajedrez puede convertirse en algo obsesivo, pero este noruego no quiere 'enfermar' por centrar toda su vida en un tablero. Magnus Carlsen tiene claro que nunca se convertirá en una obsesión. No quiere perder el contacto con la realidad porque corre el peligro de volverse loco. Por ello, entre torneo y torneo, vuelve a casa para estar con su familia, sus amigos... Practica el esquí y juega al fútbol con su equipo. Son los pequeños momentos de desconexión de una mente maravillosa.

Otros deportes
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios