Jorge Martín escenifica el cambio de ciclo en MotoGP con una victoria contundente
  1. Deportes
  2. Motociclismo
Su primera victoria en la categoría

Jorge Martín escenifica el cambio de ciclo en MotoGP con una victoria contundente

En un fin de semana marcado por la retirada de Valentino Rossi, el triunfo del madrileño constata la renovación que ya está en marcha en la competición

placeholder Foto: El piloto español dominó la carrera para conseguir su primer triunfo en la categoría. (Reuters)
El piloto español dominó la carrera para conseguir su primer triunfo en la categoría. (Reuters)

Antes de entrar a valorar en profundidad lo que supone la victoria de Jorge Martín en el Gran Premio de Estiria, conviene recordar y destacar el logro conseguido por el piloto. El madrileño, novato en MotoGP, ya fascinó a todos en el Gran Premio de Doha, donde logró la pole position, mandó en la carrera y acabó tercero. Semanas después vivió un verdadero infierno con el grave accidente sufrido en Portugal en el que se llevó nueve fracturas en brazos y piernas; lo que ha estado un buen número de carreras fuera de juego. Cuando regresó en Cataluña su físico aún no era el óptimo, e incluso en Assen, hace seis semanas, se tuvo que retirar de la carrera por culpa de los dolores.

placeholder Jorge Martin en acción. (Reuters)
Jorge Martin en acción. (Reuters)

Pero con el regreso a la actividad ha recuperado su plenitud. Volvió a adueñarse de la pole y dominó de principio a fin en una carrera interrumpida por el fuerte accidente sufrido por Pedrosa y Savadori, que se saldó sin graves daños para ninguno de los dos, afortunadamente. Volviendo a Martín. Su dominio de la situación ha sido absoluto y ha sabido controlar la presión y los tiempos sin que Joan Mir, el actual campeón, pudiera impedirlo. Claro está que estábamos en el Red Bull Ring, terreno propicio para Ducati donde los haya –cinco victorias en seis carreras–, pero por primera vez el triunfo ha sido para un equipo satélite de la marca italiana, algo que no había sucedido nunca.

De hecho, los oficiales han pagado cara su caprichosa elección de neumáticos, el compuesto delantero duro que le costó la caída a Miller y hundió en la tabla a Bagnaia, que en la segunda salida decidió optar por ese neumático en una radical elección (pasó de la goma blanda a la media, de una salida a otra). Martín se mantuvo en la opción media delante y detrás y acertó, porque Zarco, que también aspiraba a mucho, salió con un blando trasero y terminó cediendo mucho terreno a final de carrera. En definitiva, un pleno absoluto de Martín en el que ha demostrado mucha seguridad en sí mismo con un rotundo pilotaje y unas ideas muy claras con su estrategia de neumáticos.

Nuevos tiempos

El triunfo de Martín, que tiene 23 años, llega en el momento en que el campeonato se prepara para rejuvenecer. El pasado jueves Valentino Rossi (42 años) anunció su despedida de las carreras cuando acabe la temporada y en esta carrera han subido al podio tres pilotos que nacieron después de que Rossi ganara su primer título mundial: Martín, Mir (23 años), y Quartararo (22). El italiano tiene edad para ser el padre de cualquiera de ellos.

Lógicamente, con la marcha de Rossi se reducirá notablemente la edad media del campeonato, pero su despedida parece haber acelerado el proceso de renovación generacional de MotoGP. En un momento en el que las circunstancias han hecho que haya plazas libres para la próxima temporada, en vez de asistir al habitual baile de pilotos entre diferentes equipos hemos visto como las plazas libres -el equipo SRT Petronas Yamaha se queda vacío con la marcha de Rossi y el ascenso de Morbidelli al equipo de fábrica, y la escudería Tech 3 KTM, que licencia a Petrucci y Lecuona- se llenan con pilotos procedentes de Moto2.

placeholder El italiano dice adiós al máximo nivel. (Reuters)
El italiano dice adiós al máximo nivel. (Reuters)

Esto no es raro, ya viene sucediendo, pero KTM ya había confirmado el paso del actual líder de la categoría intermedia, Remy Gardner, a su equipo satélite de MotoGP, donde estará acompañado por su actual compañero, Raúl Fernández. Incluso el tercero en disputa por el título de Moto2, Marco Bezzecchi, también estará en MotoGP.

Hasta ahí todo entra dentro de lo razonable. Es el “efecto Quartararo”, que en 2019 dio el salto a MotoGP de la mano del equipo Petronas después de cuatro irregulares temporadas en Moto3 y Moto2. Su apuesta por la juventud funcionó. Ahora, con un nuevo equipo por construir, en vez de apostar por alguno de los pilotos de la parrilla que se quedan sin equipo, o de otro piloto con experiencia procedente de otro campeonato, como el Mundial de Superbike, han decidido buscar talento joven. Lo intentaron con Fernández, con contrato vigente con KTM para 2022, al que no le importaba romper el contrato con tal de disponer de la Yamaha, pero KTM no está por la labor y lo ha amarrado llevándolo al Tech 3.

Ahora los de Petronas siguen buscando, y se habla incluso de subir a Darryn Binder, uno de sus pilotos en Moto3, directamente a MotoGP, como hizo Jack Miller en 2015, o a Augusto Fernández, otro de los pilotos punteros de Moto2. Seguramente, tardaremos en ver resuelto el dilema, pero esta situación pone de manifiesto el nuevo espíritu que impera entre los equipos de la clase reina. Durante años hubo un notable inmovilismo, pero ahora parece que las escuderías prefieren hacer una apuesta por la juventud, formar a un joven con talento y hacerlo crecer para impulsar al equipo, aunque sea a costa de verlo volar tras la segunda campaña. Y vuelta a empezar. O al menos a eso parecen destinados algunos de los equipos satélite de la categoría. ¿Compensa semejante esfuerzo?

MotoGP Valentino Rossi Red Bull Ring