La leyenda de las motos Valentino Rossi pone fecha a su adiós
  1. Deportes
  2. Motociclismo
ESTA ES SU ÚLTIMA TEMPORADA

La leyenda de las motos Valentino Rossi pone fecha a su adiós

Tal como había anunciado a principio de año, Rossi ha desvelado tras el parón veraniego su futuro: se retirará al finalizar la presente temporada

placeholder Foto: Rossi en el GP de Cataluña. (Cordon)
Rossi en el GP de Cataluña. (Cordon)

14 de noviembre de 2021. Esta será le fecha de la despedida de Valentino Rossi como piloto del Mundial de MotoGP. Hoy lo ha confirmado en una conferencia de prensa excepcional, previa a la rueda de prensa oficial de Gran Premio de Estiria. Rossi ha anunciado su adiós con serenidad, sin lágrimas y sin exteriorizar ningún tipo de emoción. Es de suponer que, cuando el campeonato pase por el circuito de Misano, la pista en la que por primera vez se subió a una moto de carreras, el próximo mes de septiembre, afloren las emociones, y que estas terminen por conmoverle definitivamente en el día de su adiós en Cheste, en el Gran Premio de la Comunidad Valenciana, carrera de cierre de 2021.

Rossi ha hecho un ejercicio de sinceridad y de honestidad con su decisión. “Cuando comencé esta temporada quería continuar compitiendo un año más, pero tenía que entender si podía continuar, pero, desafortunadamente, no he sido lo suficientemente rápido”, confesó al hablar de su decisión. También admitió que no resulta sencillo para alguien como él, que lleva en el campeonato del mundo 26 temporadas, aceptar que tiene que parar: “Honestamente, hace dos años, e incluso el año pasado, no estaba preparado para dejar MotoGP, pero ahora me siento en paz. No estoy feliz, pero puedo decir que, aunque hiciera un año, más tampoco estaría feliz. Este es el momento adecuado. Queda aún media temporada por disputar, y voy a seguir dando el máximo e ir más rápido si puedo”, aseguró.

placeholder

Rossi confirmó que llegó a sopesar correr dentro de su propia estructura, el VR46, que en 2022 tendrá presencia en MotoGP con su hermano Luca Marini y un segundo piloto por confirmar: “Lo pensé en serio, me habría gustado tener mi propio equipo en Tavullia. Es un buen proyecto si tienes dos o tres años para desarrollarlo, pero si solo te queda un año es más arriesgado, y por eso he tomado esta decisión”.

Emocionar a la gente

Una de las cosas que ha querido destacar siempre Rossi ha sido su entrega absoluta a este deporte, una característica que le ha valido una legión incontable de seguidores: “Siempre lo he dado todo, siempre he intentado entregarme a tope, al máximo. [Con los aficionados] Hemos hecho juntos un viaje muy largo. Muchos aficionados nacieron cuando yo ya estaba en la pista, y he tenido un gran apoyo por parte de los aficionados. A todos ellos tengo que decirles: muchas gracias”.

Sin embargo, Rossi todavía sigue sin explicarse el porqué de ese éxito, de ese tirón popular, que le ha hecho ser diferente al resto de los grandes mitos del motociclismo: “Sí hay algo diferente entre yo y el resto de los pilotos de la historia del motociclismo; es que no sé por qué, por alguna razón he sido capaz de acercar a mucha gente al motociclismo. Hice algo al comienzo de mi carrera que consiguió encender la emoción, y eso es algo que me enorgullece. Pero la otra cara de la moneda es que la vida se hace más difícil y tienes que cambiar tu forma de vivir. Lo he intentado llevar de la mejor manera posible”, asegura Rossi. “Sobre todo en Italia, muchos aficionados han comenzado a seguir las motos al seguirme a mí. Un poco como sucedió con Alberto Tomba y el esquí. Y esto es lo más importante de mi carrera. Y no sé por qué. Disfruta mucha gente conmigo, hay una o dos horas los domingos en las que no tienen que pensar en nada más, y esa es la razón por la que soy una leyenda. La gente se emociona”.

"Hice algo al comienzo de mi carrera que consiguió encender la emoción"

Cuando se le compara con mitos del deporte, como Michael Jordan, le cuesta asumirlo. “Es una sensación maravillosa. Ahora es distinto que cuando tenía 20 o 21 años. Al principio sufría más, era un impacto y resultaba difícil de gestionar. Ahora lo disfruto más”.

Serenidad

Rossi ha abordado la rueda de prensa con serenidad, con nervios templados y sangre fría, apenas sin emocionarse más allá de su sonrisa habitual. Apenas unos saludos, algún abrazo hacia gente próxima, de la prensa italiana, de Dorna, de su círculo íntimo. Todos han asumido ya que su vida va a cambiar. El momento de las emociones está por llegar.

Preguntado sobre momentos clave de su carrera, Rossi ha señalado tres títulos: “2001, porque fue el último campeonato de 500; 2004, por el inicio de mi carrera con Yamaha, y 2008, porque ya en 2008 era viejo y tras ganar cinco títulos seguidos llevaba dos sin ganar, pero con el cambio a los neumáticos Bridgestone volví a estar delante y a pelear con Stoner, Lorenzo y Pedrosa”.

Rossi no se arrepiente de nada, de ninguna decisión, no lamenta ninguna decisión: “Ninguna. Competir con Ducati fue difícil porque no conseguimos ganar, pero fue un gran reto. De haber ganado habría resultado épico. Siento tristeza de no haber conseguido el décimo título porque creo que me lo merecía, y he perdido dos veces en la última carrera, pero no me puedo quejar”, admitió.

placeholder

Ahora llega lo más difícil, no perder la concentración en las nueve carreras que restan por disputarse. Con su fecha de caducidad ya establecida no será sencillo mantener la misma intensidad, por más que Rossi se ha conjurado a seguir dando el máximo. Ha confesado que “echaré de menos levantarme y entrenar tratando de ganar”, la filosofía que mueve a cualquier piloto, y ahora que ha admitido que sus días de carreras están llegando a su fin le va a resultar difícil aceptar esa situación. Pero todo llega y todo pasa. “Echaré de menos pilotar una MotoGP, que es una emoción grandísima; y trabajar con mi equipo; y la emoción de esperar una carrera…”.

Aún hay cabos por atar en torno al futuro de Valentino Rossi, que ha asegurado que se dedicará a las carreras de coches, pero todavía no sabe en qué campeonato. Su esencia seguirá presente en el 'paddock' de MotoGP a través de su equipo, del que quedan múltiples cabos por atar, empezando por el nombre del piloto que acompañará a Marini, y siguiendo por otras cuestiones como el patrocinador, la corporación saudí Aramco y una serie de derivadas de esta relación. El diario económico italiano 'Ilsole24ore.com' hablaba hace unos días de la posible venta de las empresas de Rossi, la compañía de 'merchandising' VR46 Racing Apparel y la escuela de formación de pilotos VR46 Academy e, incluso, daba una cifra: 150 millones de euros. Tiempo habrá de hablar de ello, pero no era hoy ese día. No habría resultado elegante.

Valentino Rossi Mundial de Motociclismo