El primer podio con pilotos oficiales

Cómo la lluvia puede ser el juez de un Mundial de MotoGP imprevisible

La temporada 2020 es tan diversa e imprevisible que ha tenido que ser la aparición de la lluvia la que haya propiciado el primer podio de MotoGP exclusivo con pilotos oficiales

Foto: El podio del GP de Francia con Petrucci, Márquez y Espargaró. (Reuters)
El podio del GP de Francia con Petrucci, Márquez y Espargaró. (Reuters)

La temporada 2020 es tan diversa e imprevisible que ha tenido que ser la aparición de la lluvia la que haya propiciado el primer podio de MotoGP exclusivo con pilotos oficiales. Y además, en Le Mans se han quedado fuera del podio las marcas que, teóricamente, tienen mayores posibilidades de éxito, Yamaha y Suzuki. La lluvia siempre abre los pronósticos, pero en esta ocasión ha hecho que haya imperado la lógica de un tiempo pasado.

Hacía tanto que no teníamos una carrera de MotoGP sobre mojado que un buen número de pilotos de la categoría se enfrentaron hoy a su primera carrera en estas condiciones: Fabio Quartararo, Joan Mir, Pecco Bagnaia, Iker Lecuona, Brad Binder… y Alex Márquez. Y al final ha sido el piloto de Honda el que ha salido con la mejor nota de Le Mans. Márquez ha hecho una carrera brillante, inteligente, llena de emoción y acierto, y su segunda posición es un verdadero alivio para su equipo, que pasa por la temporada más gris de Honda en toda su historia en la máxima categoría.

Márquez ha salvado el honor de Honda, al menos el de pisar el podio. Ganar carreras es ya otra cuestión, pero viendo cómo van las cosas en esta temporada tan excepcional, ¿por qué no? Siempre que la marca japonesa ha abordado el campeonato en su integridad –dejamos a un lado los años de la NR500, cuando solo tomó parte en un número reducido de carreras-, Honda siempre ha ganado carreras, y logrado podios, evidentemente. De momento la primera alegría ya la tienen. Para la segunda… Quizás cuando regrese Marc Márquez, del que se rumorea que podría llegar en una de las próximas citas, ya sea en Motorland o en Cheste.

Álex Márquez logró su primer podio y el primero de Honda esta temporada. (EFE)
Álex Márquez logró su primer podio y el primero de Honda esta temporada. (EFE)

Sin favoritos

El triunfo de Danilo Petrucci es un nuevo premio a la constancia de este piloto, en un año bastante gris para él y para Ducati. Es el séptimo ganador en nueve carreras, y con él y Márquez ya son quince los pilotos que han subido al podio de MotoGP esta temporada. La parrilla está formada por 22 pilotos, así que dos tercios de la misma han tenido la oportunidad de descorchar la espumosa bebida del podio. Hoy los favoritos han vuelto a pinchar. Qué poco dura la alegría… A Quartararo, que había marcado la pole, el agua se le atragantó, y eso que al final el coraje le llevó a acabar noveno, por delante de Maverick Viñales y Joan Mir. El francés sigue líder, pero no se ha beneficiado especialmente de los problemas de Mir.

En condiciones de seco, Quartararo se presentaba como claro aspirante, mientras que Mir reconocía no estar muy a gusto en Le Mans. Todo iba más o menos bien para el mallorquín hasta la tercera sesión de entrenamientos, donde tuvo una caída en el sector 3 que complicó su clasificación, mandándolo a la parte de atrás de la parrilla. Por si no fuera suficiente, la caída de Valentino Rossi lo sacó de pista junto a Viñales, rodando al fondo del pelotón. Mir tuvo la paciencia suficiente para remontar y llegar a rodar incluso noveno en las últimas, pero perdió en su pugna con Quartararo y Viñales.

Para muchos, la Suzuki pasa por ser la moto más equilibrada del campeonato, pero de poco sirve a sus pilotos si estos no redondean el trabajo, no solo en carrera, sino también en entrenamientos, donde padecen una preocupante falta de consistencia. Le Mans es una pista de la vieja escuela, estrecha y angosta, donde hay que sudar cada adelantamiento, y una mala clasificación es letal. Con todo, Mir tuvo suficiente oficio para arañar unos puntos, y como Quartararo tampoco estuvo para tirar cohetes, el de Suzuki sigue enganchado a la lucha por el título.

Toda la templanza de Mir es la que le falta a su compañero Alex Rins, que ha vuelto a pecar de exceso de precipitación. Por un momento estuvo a punto de provocar un “strike” en el grupo de cabeza cuando realizó un adelantamiento descontrolado para ponerse segundo. Dos vueltas después se cayó.

Tras Le Mans, el que gana credibilidad es Andrea Dovizioso, y eso que se quedó fuera del podio. Después del cero de Cataluña, el cuarto puesto de Francia lo redime. El buen hacer y el coraje de Pol Espargaró impidieron que Dovizioso ampliara su cuenta de puntos, pero en cualquier caso puso de manifiesto cómo en condiciones meteorológicas adversas la Ducati funciona mejor que otras motos, o al menos suficientemente bien como para pelear por las posiciones de podio y ganar.

Quartararo y Mir tuvieron unos inesperados aliados en Márquez y Espargaró. Ahora que nos adentramos en la etapa más fría del calendario, con más que probable presencia de lluvia y tiempo desapacible, este perro viejo de Dovizioso puede ganar terreno, sobre todo viendo cómo rinden sus opositores. Y de Viñales, poco que añadir. A pesar de ser quinto en parrilla y disfrutar de un buen ritmo en entrenamientos su quebradiza moral volvía a hacer que viera la botella medio vacía. Luego, se cayó en la sesión matinal del domingo, llegó la lluvia, la salida de pista… Pero antes de todo eso, el sábado, él mismo ya se había descartado. Es difícil de entender.

Motociclismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios