Confían ciegamente en Morbidelli

El portazo de Yamaha a Jorge Lorenzo y el protocolo para la vuelta de MotoGP

El Petronas renovará a Morbidelli para que haga pareja con Rossi. Era el asiento al que aspiraba el balear. Mientras, Dorna ya ha dejado caer el protocolo que prepara para la vuelta del campeonato

Foto: Jorge Lorenzo, con la M1 de Yamaha en 2016. (Cordon Press)
Jorge Lorenzo, con la M1 de Yamaha en 2016. (Cordon Press)

La puerta del Yamaha Petronas parece que se le cierra definitivamente a Jorge Lorenzo. El equipo satélite de MotoGP tendrá pareja de pilotos italiana el año que viene. A las negociaciones abiertas con Valentino Rossi, que parece que continuará más años en el campeonato, se le suma ahora la posible renovación de Franco Morbidelli. La cúpula quiere que el romano estampe su firma y lo haga antes del arranque del Mundial, en julio. Confían ciegamente en él y todo hace indicar que no habrá problemas para cerrar su continuidad. Así las cosas, los malayos conjugarán el curso que viene la veteranía de un siete veces campeón del mundo en la máxima cilindrada con el talento y descaro de un joven aspirante a serlo. Morbidelli completó un gran trabajo el año pasado y, aunque no pudo alcanzar el nivel de excelencia de Fabio Quartararo, sus resultados fueron notables. Terminó el décimo en la clasificación, pero de no haber sido por las caídas (hasta seis ceros) hubiera acabado más arriba.

“Para reforzar la estabilidad estructural que hay en el equipo creo que es importante retener a Franco. Es posible que cerremos su renovación incluso antes de la primera carrera”, dijo Razlan Razali, director. Mientras Dorna sigue sopesando la vuelta a los circuitos, los equipos empiezan a moverse. En plena pandemia, Suzuki optó por atar a su actual pareja de pilotos hasta 2022 (Álex Rins y Joan Mir) y Petronas parece que será el siguiente en confirmar sus asientos. El coronavirus mantiene la competición paralizada, sin fecha clara de vuelta. Los equipos no están valorando a otros pilotos porque no pueden verles correr y muchos optan por quedarse con lo que ya tienen, especialmente si la fórmula ya les ha funcionado. En este sentido, la apuesta del Petronas por Morbidelli parece, a todas luces, una carta ganadora.

Franco Morbidelli persigue a Marc Márquez en Jerez. Por detrás, Fabio Quartararo. (EFE)
Franco Morbidelli persigue a Marc Márquez en Jerez. Por detrás, Fabio Quartararo. (EFE)

Fue ganando enteros

Así las cosas, Lorenzo seguirá como probador. El balear, pese a ofrecerse en su momento, ya reconoció semanas atrás que no echaba de menos la competición y seguirá centrado en su nueva labor, aunque aún tiene que extender su vinculación para más allá del 2020. Su experiencia con Yamaha y otras motos será fundamental para hacer de la M1 de nuevo una montura ganadora, capaz de plantarle cara a Marc Márquez. Desde su regreso, Lorenzo se ha mostrado rápido con ella, tanto es así que incluso hizo dudar a sus compañeros de su retirada. Sin sitio en el equipo oficial, Petronas se pensó su incorporación, pero sin demasiado convencimiento. Juntar a Rossi y Lorenzo como pilotos oficiales era atentar contra su propia filosofía, la de apostar por las promesas emergentes del 'paddock'. Los de Razali olfatearon el mercado, con un ojo puesto en Xavi Vierge, que corre en su estructura de Moto2, pero Morbidelli fue ganando enteros a medida que la crisis sanitaria se extendía.

“Contar con dos pilotos nuevos el año que viene consideramos que es algo muy arriesgado, así que preferimos quedarnos con uno de los que ya conocemos. De allí la idea de mantener a 'Franky'. Se trata de un corredor que da muy buena información sobre el comportamiento de la moto, tanto a nosotros como a Yamaha. Ya lo hizo en 2019 y también durante los test de este invierno", defiende Razali. Morbidelli, campeón de la categoría intermedia en 2017, llegó a Yamaha la temporada pasada tras debutar en la máxima cilindrada con la Honda del ya desaparecido equipo Estrella Galicia - Marc VDS, donde no le terminaron de salir las cosas. Completó un gran curso, solo eclipsado por la sorprendente actuación de Quartararo, que llegaba como 'rookie'. Para este año no disfrutará de la M1 del 2020, como sí harán el resto de sus compañeros, pero no le importa porque sigue sabiéndose rápido. Quartararo pidió su renovación y la fábrica se la ofrecerá pronto.

Carmelo Ezpeleta, CEO de Dorna. (EFE)
Carmelo Ezpeleta, CEO de Dorna. (EFE)

El protocolo de Dorna

Por otra parte, Carmelo Ezpeleta, CEO de Dorna, ya está trabajando en un protocolo de actuación para el regreso del Mundial que presentará a todos los países y promores implicados próximamente. La intención de Ezpeleta es que el campeonato regrese en julio, probablemente con la cita de Jerez. Brno (9 de gosto) y Austria (16 de agosto) conservarían sus fechas. La idea, que está en proceso de cocción, es aglutinar 10 u 11 carreras seguidas en Europa (en un máximo de cinco países), entre julio y noviembre. Algunos circuitos repetirían carrera, pero no durante un único fin de semana (a lo Superbikes), sino en fines de semana consecutivos. Para llevar a cabo esto, se requerirá a la caravana (que estará recortada a lo imprescindible para trabajar) de fuera del continente que viajen al primer país 14 días antes para cumplir con la correspondiente cuarentena. Habrá test sanitarios antes de los viajes y al llegar a los circuitos para todo el mundo, además de controles de temperatura diarios.

También se aislará al personal habitual del circuito del personal del 'paddock'. Esto quiere decir que no tendrán contacto alguno, salvo caso de fuerza mayor. Los pilotos, evidentemente, tendrán que extremar las medidas de precaución. Ezpeleta, en una charla con periodistas en Youtube, dejó claro que no se tomará una decisión sobre disputar carreras fuera de Europa hasta septiembre. Primero el viejo continente, luego el resto porque, asegura, aún no se dan las condiciones para desplazamientos largos. En caso de poder salir definitivamente a otras zonas, el responsable de Dorna afirma que solo se efectuarán estas carreras con público o con una correspondiente compensación por falta de. Ezpeleta no movilizará al Mundial sin más puesto que, de hacerse sin aficionados estos GP no europeos, los promotores no pagarían el canon que la organización precisa para su rentabilidad. Dorna también quiere meter la tijera en el gasto para años venideros debido a la crisis y ya está hablando con equipos y fabricantes. En principio, esto no afectará al número de carreras ya cerradas para los próximos cursos.

Motociclismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios