Avala una idea de Valentino Rossi

La entereza de Óscar Haro y por qué no cree en una vuelta de MotoGP a corto plazo

El director deportivo del LCR Honda perdió a su padre por coronavirus la semana pasada, pero prefiere no mirar atrás. Repasa la incertidumbre que rodea al mundial con El Confidencial

Foto: Óscar Haro, durante un GP la temporada pasada. (Facebook)
Óscar Haro, durante un GP la temporada pasada. (Facebook)

Óscar Haro, director deportivo del equipo LCR Honda de MotoGP, solo mira al futuro. El pasado, prefiere dejarlo atrás. Pensar demasiado, más en estos dias raros, no le hace bien. La semana pasada copó la actualidad informativa al anunciar, de forma desgarradora, la muerte de su padre por coronavirus en un vídeo publicado en Youtube. El madrileño sigue sin entender muchas cosas, sobre todo en lo referente a la gestión de esta crisis sanitaria, pero no quiere hacerse mala sangre. Su madre, afectada por la enfermedad, mejora poco a poco en casa. "Menos mal, esto me da fuerzas", dice. También se las da su hija, de apenas cuatro semanas, la alegría de su vida en estos momentos. Él se encarga de que la pequeña y su abuela estén en permanente contacto a través del móvil. Es la única manera. El confinamiento no da margen para más. "Hay ganas de que esto acabe para poder abrazarnos todos, reírnos juntos y recuperar parte del tiempo perdido, que no es poco", cuenta a El Confidencial.

Desde su casa, en Villaviciosa de Odón, al oeste de la capital, Haro también espera a que la temporada de MotoGP eche a rodar. "Es nuestro pan de cada día", señala. La incertidumbre a estas alturas es máxima entre todos los que forman el mundial. Cancelada la cita de Qatar (Moto 3 y Moto2 sí corrieron) y aplazadas Tailandia, Estados Unidos, Argentina, Jerez y, ahora, Le Mans, el 'paddock' mira a Mugello, pero sin mucho convencimiento. Algunos creen que en Catalunya, ya en junio, pero Óscar va más lejos: "Veo muy complicado volver a corto plazo. Alomejor podríamos empezar en julio - agosto, quizá el circuito de Brno como tarde y sin público. La cosa no está para que la gente salga de casa y acuda a ver un GP. Es un riesgo innecesario y Dorna tampoco creo que lo permita". Que MotoGP arrancara en la República Checa llevaría aparejados los aplazamientos de Alemania, Holanda y Finlandia. En total, 10 carreras se verían obligadas a encontrar un nuevo hueco (el 50% del mundial).

En Qatar, garajes cerrados de los equipos de MotoGP tras cancelarse la carrera. (Reuters)
En Qatar, garajes cerrados de los equipos de MotoGP tras cancelarse la carrera. (Reuters)

El mejor de los males

"Nosotros estamos como locos por correr porque es nuestra vida. Llevo en este trabajo desde los 15 años. Jamás he estado mas de dos meses parado y ahora esta incertidumbre, este no saber cuándo va a acabar esto, nos acarrea mucha frustración, evidentemente. Es mi teoría. Lo único que sé es que tanto Dorna como la FIM están haciendo todo lo posible para que empecemos de una manera segura lo antes posible, pero veo complicado antes de julio - agosto", insiste Haro, que justifica como mal menor hacerlo con las gradas vacías, pese a su disgusto: "Es una faena grandísima porque nos debemos a la gente, pero si no se puede acudir a los circuitos al menos les garantizas entretenimiento en la televisión". Claro que aquí el problema lo tienen, sobre todo, los promotores locales, que se benefician de la venta de entradas. "No sé de qué manera, pero me imagino que Dorna llegaría a algún tipo de acuerdo con ellos para que la falta de ingresos no sea tan sangrante. No veo tan descabellado correr sin aficionados, al final es como los test invernales".

Por el momento, Jerez y Montmeló no están devolviendo los billetes ya vendidos y no tienen pensado hacerlo salvo que las carreras no puedan celebrarse o lo hagan, pero sin aficionados. Por su parte, Motorland y Ricardo Tormo sí han abierto un plazo para el reembolso. El tiempo corre en contra del campeonato. En su reglamento, la FIM estipula que se necesitan mínimo 13 carreras para que el campeonato tenga validez, circunstancia que podría no darse. En el fondo, nadie cree que eso vaya a suponer un problema, pero por si acaso algunos pilotos lanzan propuestas contra el embrollo. Haro se suma a la que en su día ideó Valentino Rossi: "Hacer dos carreras cada fin de semana, tipo Superbikes, no me parece ninguna estupidez. Podríamos acortar los giros, que fueran 20 por cada carrera para que no se hagan tan largas y pesadas. Luego, una sesión de clasificación como de costumbre cuyos resultados valgan para distibuir la parrilla de salida de ambas. No estamos hablando de ninguna locura y así también le ofreces la reválida a quien haya tenido mala suerte o no le haya salido bien la primera carrera".

"Hacer dos carreras cada fin de semana, tipo Superbikes, no me parece ninguna estupidez"

Pero, ¿necesitan una especie de mini pretemporada, algunos kilómetros de rodaje, los pilotos antes meterse de lleno en la lucha por los puntos? "Los test de Malasia y Qatar fueron suficientes. El trabajo ya está hecho, las motos listas y solo hay que dar gas. Ahora, los pilotos europeos, sobe todo españoles e italianos, están en peor situación con respecto a otros que sí pueden salir a entrenar. Nosotros tenemos a Nakagami, que está en Japón y está preparándose bien. Crutchlow, en Estados Unidos, manteniéndose con la bicicleta, que es su gran pasión. Los pilotos están en buenas condiciones físicas para ponerse el mono mañana mismo si hiciera falta, pero no deja de ser cierto que los europeos tienen mayores dificultades", asegura el madrileño, que mantiene el contacto con sus pilotos y equipo a través del ordenador.

Aunque Dorna reaccionó ante las quejas de las marcas (Ducati, Aprilia y KTM, que tenían sus fábricas cerradas por la pandemia) y decidió congelar el desarrollo de los motores y la aerodinámica para no favorecer a ningún equipo (todos correrán con lo que se vio en Qatar), la preocupación pasa ya por 2021. A Haro no se le permite hablar de este tema con la prensa, pero parece evidente que puede haber un problema en el desarrollo de motos y motores nuevos de cara al año que viene para algunas fábricas. Es decir, para 2021 cabría la posibilidad de que no se saltara a pista con material de ese año y se utilizara, en cambio, el de 2020, pero algo más evolucionado.

Crutchlow, con Honda durante una sesión práctica en Malasia el curso pasado. (EFE)
Crutchlow, con Honda durante una sesión práctica en Malasia el curso pasado. (EFE)

Cobran sus sueldos

"Todas las fábricas tenemos que ser menos dramáticas y hay que barajar opciones que no sean egoístas para ninguna. La preocupación que tenemos por el campeonato ahora mismo debe ser secundaria. Espero que todos nos hayamos vuelto un poco mas humanos, eso me gustaría pensar. La prioridad ahora es la salud, luego si el campeonato arranca pues estupendo, que lo haga con la mayor igualdad para todos", defiende el de LCR Honda.

La crisis también empieza a ser económica y muchos deportes están tomando medidas para ahorrar costes hasta que la temporada eche a andar. En este sentido, ¿qué ocurre con MotoGP? "El martes tuve una reunión con Lucio Ceccinello (Team Manager). Los esponsors no dan dinero si no hay carreras, esto es así. Imagino que Dorna echará un cable a los equipos que lo estén pasando mal, que no lo sé. Hasta ahora estamos recibiendo nuestro sueldo con normalidad, no hemos hablado de rebajas salariales, recortes ni nada por el estilo, pero nadie sabe qué va a pasar exactamente. Dejar en la estacada a la gente no es ético, pero claro, tampoco puedes mantener a una caravana de 28 personas si las cosas siguen así. Desde luego, Lucio no creo que nos deje tirados. Le conozco bien. Estamos tranquilos a la espera de que todo se resuelva", concluye. Muchas dudas en el 'paddcok' y una sola certeza: MotoGP afronta una crisis sin precedentes en su dilatada historia.

Motociclismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios