El parón ha perjudicado al catalán

Las calabazas de Maverick Viñales a Ducati y su pulso a Marc Márquez

Viñales sabe que está en frente de su gran oportunidad en MotoGP, el parón le ha venido mal, pero su estado de forma y su sintonía con la nueva Yamaha le convierten en uno de los favoritos

Foto: Maverick Viñales y Marc Márquez durante el Gran Premio de Aragón. (EFE)
Maverick Viñales y Marc Márquez durante el Gran Premio de Aragón. (EFE)

Maverick Viñales sabe que está en frente de su gran oportunidad en MotoGP. La temporada pasada terminó tercero en la general, pero muy lejos de Marc Márquez y también de Andrea Dovizioso. Pero este año apuntaba a ser diferente después de que en los test de pretemporada se mostró como el más fuerte, aprovechando también el mal estado físico del campeón del mundo. Clave que le hacía más favorito si cabe en el inicio del campeonato. Pero el parón por el coronavirus le ha perjudicado, mientras que a Honda le ha venido de perlas para seguir trabajando y a Márquez para continuar con su recuperación.

Muchos en el paddock situaban al piloto ampurdanés de Yamaha como la principal amenaza de Márquez. Tal es así que hasta Ducati llamó a su puerta para ofrecerle una moto para este 2020. El catalán reconoció que hubo una oferta en firme de Ducati a los micrófonos de ‘RAC1’, pero que acabó desestimándola gracias al esfuerzo realizado por Yamaha para complacerle. "Me fue de días. Estoy cómodo en Yamaha y quería continuar en el equipo. Vi el interés que habían mostrado otras marcas, pero la oferta de Yamaha era muy buena. Quería seguir con este proyecto", indicó el piloto.

El propio Viñales explicó también que se siente con el potencial necesario para ganar el título. “Me veo en buen estado de forma, física y mentalmente. Y con el equipo me encuentro genial. Creo que estoy en un buen momento y que será un gran año”. El propio Álex Crivillé también sintió su buen estado de forma y cree que Viñales podía ser quien pusiera en peligro la corona de Máquez. “A quien vi fuerte en los test, y veo para poner en apuros a Marc, es a Viñales por los tiempos de la pretemporada, es el que puede incordiarle más”.

Perjudicado por el parón

Ahora que queda al menos mes y medio hasta que empiece la temporada, la perspectiva de principios de año de lo que se podía esperar al comienzo del campeonato ha cambiado. Esta temporada parecía una buena opción para Viñales de, por lo menos, poner tierra de por medio en el inicio. El de Yamaha llegaba en un estado de forma espectacular y el de Cervera todo lo contrario. Pero el parón por culpa del coronavirus ha sabido a gloria para el campeón del mundo. Podrá recuperarse a tiempo de su maltrecho hombro.

El piloto de Honda ha tenido que pasar el invierno recuperándose de una operación en el hombro derecho, y eso ha obstaculizado sus preparativos de pretemporada. En los test de Sepang admitió estar solo al 60 o 70%, y la situación no mejoró mucho en Qatar debido a un nervio del hombro dañado durante la cirugía.

Además la RC213V 2020 no mostró un gran nivel en los test, y Honda solo pudo brillar el último día de pruebas. Aparentemente, el problema de la Honda llegó de su nuevo paquete aerodinámico, que empeoró aún más una moto que ya tenía problemas. Muchos la calificaban el año pasado de una moto inconducible controlable únicamente para el de Cervera. Por lo tanto, el beneficio para Honda ha sido doble. En primer lugar, Márquez tiene más tiempo para volver a estar en forma. Y Honda puede preparar mejor su máquina de este 2020. "Por supuesto, cuando estoy en una condición física al 100%, evito esos problemas (con la moto que sufren otros pilotos de Honda) y puedo solucionarlo", dijo Márquez. "Pero si no estoy al 100% físicamente, entonces no puedo evitarlos, y voy al mismo nivel que los demás pilotos de Honda".

Viñales durante los entrenamientos libres en Valencia. (EFE)
Viñales durante los entrenamientos libres en Valencia. (EFE)

El mejor de los test

Estas no son las mejores noticias si te llamas Maverick Viñales. El piloto de Yamaha se mostró como el rival más fuerte de Marc este invierno. Demostraba una total sintonía con la M1. Muchos pilotos señalaron el ritmo de carrera de Viñales como algo de lo que preocuparse, y su ritmo a una sola vuelta es tan fuerte como siempre. Ahora trabaja duro para acabar con su punto débil, el ritmo en las primeras vueltas durante las carreras. Y con la Yamaha, recuperada de los errores del año pasado y equipada con el holeshot para pulir sus malas salidas, Viñales habría tenido mucho ganado en Qatar y Tailandia. Dos lugares en donde la Yamaha siempre ha rendido a buen nivel.

Por ello Viñales tenía muchas posibilidades de crear un colchón de puntos con un Márquez que aún estaría trabajando para recuperar la perfecta forma física en una moto que aún no estaba en su punto dulce. Aun así no ha perdido todas sus opciones ni mucho menos, pero sus comentarios en el comunicado de prensa de Yamaha sobre la pérdida de las dos primeras rondas demuestran el sentimiento de una oportunidad perdida. "Es una pena que el GP de Qatar haya sido cancelado y el de Tailandia pospuesto, porque son pistas que me gustan mucho, y creo que soy muy fuerte allí", explicó el catalán. "Acabamos las pruebas de Qatar con sensaciones muy positivas, así que estaba impaciente de disputar la primera carrera".

Aunque el parón puede ser una losa para Viñales, es el piloto que más está capacitado para destronar a Márquez. Su victoria en Sepang en 2019 dio muestras tanto de la evolución suya como la de su moto y desde ese día solo espera el comienzo de temporada para ser campeón del mundo cuanto antes. Su sueño. Hoy por hoy es una incógnita saber cuándo podrá comenzar el Mundial. De momento, está previsto que lo haga el 17 de mayo en Francia, en el circuito de Le Mans, aunque lo más probable es que tanto este Gran Premio como el siguiente, en Italia, se pospongan.

Motociclismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios