acabó segundo por detrás de rins

El circuito débil de Marc Márquez y el serio opositor que tiene en Álex Rins

Alex Rins se llevó la victoria en Silverstone costa de un Marc Márquez al que batió sobre la línea de meta, prolongando a cinco años ya la racha del de Cervera sin ganar en Gran Bretaña

Foto: Rins acabo batiendo a Márquez en un final de infarto. (Reuters)
Rins acabo batiendo a Márquez en un final de infarto. (Reuters)

Honda lleva sin ganar en Silverstone desde hace cinco años, desde que Marc Márquez venciera en 2014. En realidad, nadie parece suficientemente consistente en la pista británica, porque desde 2013 ningún piloto ha conseguido repetir victoria. Aquí han ganado consecutivamente Jorge Lorenzo (2013), Marc Márquez (2014), Valentino Rossi (2015), Maverick Viñales (2016), Andrea Dovizioso (2017) y ahora Álex Rins.

Puede que haya pocas pistas tan propicias para la Suzuki como esta. Aquí la Honda se escapaba en los tramos rápidos, en las rectas donde su superior aceleración de cuarta a sexta velocidad permitía a Márquez cobrar unos metros de ventaja frente a Rins, pero la extraordinaria agilidad de la Suzuki en los tramos enlazados de Maggotts y Becketts, en las chicanes y en el lento viraje de The Loop devolvían a Rins la posibilidad de mantenerse a rueda, esperando el momento. Y lo ha sabido aprovechar.

Desde que Suzuki regresó al Mundial en 2015 tras tres temporadas fuera de MotoGP, ha cosechado solo tres triunfos. Dos de ellos han sido en la pista británica, así que no es casual que esta segunda victoria de Rins se haya producido aquí.

Desde su vuelta a MotoGP en 2015, Suzuki ha ganado tres carreras, dos en Silverstone. (EFE)
Desde su vuelta a MotoGP en 2015, Suzuki ha ganado tres carreras, dos en Silverstone. (EFE)

La clave este domingo estuvo en la finura de Rins. Su forma de pilotar, templada con el gas, cuidando los neumáticos, fue fundamental. En general, todos tenían inquietud por los neumáticos porque el nuevo asfalto de Silverstone, más abrasivo y con mejor agarre, y la inusual alta temperatura que se está dando en Gran Bretaña obligaban a medir mucho los esfuerzos y no castigar las gomas. También era importante la gestión electrónica para evitar un elevado consumo de combustible, en la que es una de las pistas con la velocidad media más alta y el mayor gasto de gasolina. Márquez apretó de lo lindo su motor en las rectas, y en la vuelta de honor se quedó sin combustible, regresando al pit lane de pasajero… ¡en la Yamaha de un comisario de pista!

'Alter ego'

Desde que Maverick Viñales llegó a MotoGP se le presentó como el 'alter ego' natural de Márquez, dado que ambos coincidieron en el pasado remoto, siendo niños, en las categorías de formación, y cuando llegó a Yamaha se le mostró como su enemigo natural. Pero la realidad es que nunca ha habido un mano a mano real entre ellos. Andrea Dovizioso es el que más pugnas ha sostenido con Márquez en pista, y casi siempre le ha ido bien al italiano.

Pero Rins se está revelando como un serio opositor del piloto de Honda. En realidad, la categoría de MotoGP se ha convertido en un todos contra Márquez, pero el pique evidente que mantienen Márquez y Rins, con la chiquillada de Brno de por medio, con una queja formal de Suzuki, y los juegos de niños que a veces protagonizan en los entrenamientos (tú me sigues, yo me paro, etc.), hace que sea patente esa rivalidad.

Márquez tiene una forma de correr diferente desde hace algún tiempo. Antes gustaba de enzarzarse en peleas, en disputar cada frenada, le encantaba meterse en mil líos, pero desde hace algún tiempo, quizás porque la Honda, a pesar de ser una moto excelente, no es completa en todas las pistas, prefiere no complicarse la vida. Intenta ganar de bandera a bandera, desde que se apaga el semáforo hasta que cae la bandera de cuadros, liderando todas las vueltas si es necesario. Y cuando ve que no se puede escapar, estudia a sus rivales, se deja llevar, no tira.

Tercera diferencia más pequeña

En Silverstone lo intentó con Rins. Se dejó pasar, pero el de Suzuki hizo lo mismo dos curvas después. Rins no quería mostrar sus cartas. Es más: le venía bien incluso que se sumaran más elementos a la cabeza de carrera, como Viñales, que después de superar a Valentino Rossi y disfrutar de pista limpia por delante podía rodar cómodo y con ritmo. El jugueteo entre Márquez y Rins permitió a Viñales aproximarse, y cuando el de Honda se dio cuenta de lo que hacía, apretó de nuevo (vuelta rápida y nuevo récord) y dejó al de Yamaha con la miel en los labios.

Márquez comprendió que Rins iba a estar así toda la carrera, jugando al ratón y al gato, dejando que él hiciera todo el desgaste, porque el que rueda delante y marca el ritmo es el que más desgasta las gomas. Así que se preparó para un final incierto en el que todo era posible.

Márquez salió de la última curva a la defensiva, perdiendo un poco de apoyo delante, con una ligera sacudida que le hizo perder tracción acelerando en una curva de baja velocidad, mientras se abría para protegerse del ataque exterior de Rins, como en la anterior curva. El de Suzuki lo vio todo, y abierto como iba buscó la trazada corta con máxima aceleración, imponiéndose por solo 13 milésimas de segundo, la tercera diferencia más ajustada en la historia de la máxima categoría.

Motociclismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios