seguridad antes que espectáculo

Por qué fue un acierto retrasar la carrera ganada por Marc Márquez en Brno

Llovió antes de la salida de MotoGP y la dirección de carrera decidió retrasar el inicio. Las redes sociales se inundaron de comentarios negativos

Foto: Marc Márquez consiguió la victoria en el Gran Premio de la República Checa disputado en Brno. (EFE)
Marc Márquez consiguió la victoria en el Gran Premio de la República Checa disputado en Brno. (EFE)

Básicamente, fue un acierto retrasar la salida del GP de la República Checa de MotoGP porque la mayoría de los pilotos y sus equipos estuvieron de acuerdo en que así fuera. Eso, como punto de partida. Los gestores del campeonato estuvieron acertados en su decisión porque para ellos es prioritaria la seguridad por encima del espectáculo. Un retraso implica costes muy elevados. Por ejemplo, el alquiler de la señal de satélite para la retransmisión, que cuando se sale del horario programado supone un importante incremento en el gasto.

Las imágenes mostraban a Valentino Rossi en una vehemente conversación con Carmelo Ezpeleta, consejero delegado de Dorna, promotora del Mundial de MotoGP, y enseguida las charlas y los corrillos fueron en aumento, hasta que se notificó formalmente el aplazamiento de la carrera. Para mí tiene un valor extraordinariamente significativo ver a Ezpeleta ir a comunicar personalmente su decisión a unos cuantos pilotos, cuando hay personal dedicado a esas labores. Eso demuestra implicación.

Seguramente, muchos aficionados y telespectadores estuvieron de acuerdo con la decisión. Sin embargo, las redes sociales también se llenaron de quejas, por no denominarlas de otra manera, en los que clamaban contra lo que consideraban un engaño. Para algunos, los pilotos debían cumplir el programa previsto y a las dos en punto de la tarde tomar la salida, fuera cual fuera el estado de la pista. Como si del circo romano se tratase, instaban a los modernos gladiadores a que se batieran entre sí, cayera quien cayera, y nunca mejor dicho. A este tipo de personas es difícil convencerles de que fue una decisión acertada retrasar la salida, pero como también debió haber muchos que oían hablar de reglamentos, de neumáticos de seco y de mojado, de intermedios, de 'flag to flag' y otros detalles, es mejor explicar por qué era necesario retrasar la salida para poder disfrutar de un espectáculo completo como el que pudimos ver unos minutos más tarde.

No hay neumáticos intermedios

El problema era que en Brno la lluvia descargó sobre un tramo concreto del circuito, inferior a dos kilómetros de longitud (la pista tiene 5.403 metros de cuerda), con lo que con cualquier opción que se eligiera, neumático de seco ('slick') o neumático de agua, habrían surgido problemas. En el pasado, para estas situaciones, los fabricantes de neumáticos contaban con una solución: el llamado neumático intermedio, una solución mixta que respondía razonablemente bien tanto en seco como en mojado. Pero desde que en 2005 se introdujo el reglamento 'flag to flag' (bandera a bandera), que se aplicó por primera vez en Le Mans 2006, las carreras no se detienen por cuestiones meteorológicas y los pilotos pueden entrar a cambiar de moto. De esta forma, los neumáticos intermedios carecían de sentido y se eliminaron, lo que ayudó igualmente a reducir los costes.

Hubo gente que no se explicaba cómo era posible que no se tomara la salida cuando el sábado, durante la sesión clasificatoria (Q2), se dio una circunstancia similar: la pista empezó mojada y luego se fue secando, pero no se interrumpió la sesión, y al final se puso a llover de nuevo, y en esa situación algunos llegaron a montar 'slicks', como Marc Márquez y Jack Miller, asumiendo unos riesgos enormes. Al de Honda le salió bien y el australiano acabó por los suelos.

Desde 2006 las carreras no se detienen por cuestiones meteorológicas y los pilotos pueden entrar a cambiar de moto

Son situaciones distintas. En la Q2 todos empezaron con gomas de agua y el paso de las motos abrió un carril seco. Llegó un punto en el que el neumático de agua no daba para más, no se mejoraban los registros. En ese momento había que montar un 'slick' para rebajar los tiempos. Cada uno tomó la decisión que consideró oportuna. Pero no era una situación de alto riesgo como en la carrera, donde 23 pilotos habrían tomado la salida con 'slicks' para enfrentarse al tramo inicial de la pista, completamente encharcado.

Porque solo había dos opciones: 'slick' o agua. Con el primero, el tramo que va desde la recta de meta a la curva 4 estaba impracticable. Apenas dos kilómetros de humedad en el asfalto. Con goma de agua, la degradación a la que sometería el neumático entre la curva 5 y la 14 (casi 3,5 kilómetros), el tramo seco, descompondría el compuesto en muy poco espacio de tiempo, haciendo igualmente peligroso su uso.

Por tanto, lo acertado fue esperar. Sobre todo porque todos los implicados estuvieron de acuerdo en que así fuera y en ningún caso hubo voces discordantes. No consistía en interpretar un reglamento, sino en evitar un accidente. Bastante riesgo asumen ya en condiciones de pista óptimas como para ponerles más trampas. Esto no es un 'reality show', es deporte.

Motociclismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios