Solo se ha bajado una vez del podio

La gran gestión de Marc Márquez y lo que detesta de sus rivales en MotoGP

Al de Cervera le llueven los elogios por su gran regularidad en el campeonato. Sus rivales creen que tiene el mundial en el bolsillo, pero el '93' lo niega y aboga por mantenerse concentrado

Foto: Marc Márquez celebra su victoria en el podio de Sachsenring. (EFE)
Marc Márquez celebra su victoria en el podio de Sachsenring. (EFE)

Marc Márquez no quiere ni oír hablar de que el mundial de MotoGP está finiquitado. De hecho, es la frase que más detesta de cuantas se han vertido en las últimas semanas, especialmente tras el pasado Gran Premio de Sachsenring (Alemania) donde el ilerdense sacó el martillo para imponerse con autoridad. Líder en solitario del campeonato con 58 puntos sobre el segundo clasificado, Andrea Dovizioso, Márquez prefiere mantenerse alerta, consciente de que los elogios de sus rivales pueden ser una estrategia para debilitarle. "Márquez ya ha ganado el mundial, está sentenciado", aseguró Carl Crutchlow.

El '93' es consciente de que el campeonato solo lo puede perder él y así de claro lo ha transmitido en la rueda de prensa previa al arraque de los primeros libres del fin de semana en Brno (República Checa). Lejos de relajarse por completo en este mes de parón, Márquez ha continuado ejercitando su físico con asiduidad. No quiere perder tono. "La mentalidad es la de siempre: quedan diez carreras y todo puede pasar, con carreras de agua y demás", indicó. No hemos llegado al ecuador del curso, pero los pronósticos parecen claros y muchos aficionados se preguntan cuál será el circuito que corone a Marc como campeón de la máxima cilindrada por sexta vez. "Si tiene algún problema en las próximas carreras, o se lesiona mientras juega con el perro o lo que sea, es decir, que suceda algo imprevisto, ese será el momento de otros para luchar por el Mundial", dijo con guasa para ServusTV Alex Hoffman para ServusTV, antaño piloto de MotoGP.

Y es que el de Cervera parece no tener puntos débiles esta temporada, que está gestionando como nunca. A su talento y desperpajo le ha sumado una constancia inaudita en cursos pasados. Marc ya no solo gana en sus pistas favoritas, sino que también consigue grandes resultados en las que no le van tanto. Quitando el cero en Austin, su único lunar, todo lo demás se cuenta por victorias o segundos puestos. Su aproximación a la perfección dura todo un fin de semana, no solo durante la carrera. Suele ser el mejor en tiempos, pero sobre todo en sensaciones. Ahí nadie duda. Márquez tiene claro lo que ha de hacer desde que se enfunda el mono de trabajo.

Marc Márquez avanza con firmerza en el actual mundial de MotoGP. (EFE)
Marc Márquez avanza con firmerza en el actual mundial de MotoGP. (EFE)

A esta nueva virtud también le suma el paso adelante de su RC213V en términos de motor. La Honda es más veloz que nunca, lo que le permite competir con comodidad en todo tipo de trazados. Brno, por ejemplo, es una cita donde tradicionalmente la fábrica del ala dorada ha sufrido debido a la sucesión de curvas rápidas, un terreno más apto para la Ducati, pero este curso los nipones esperan luchar por la victoria sin necesidad de asumir demasiados riesgos. La mezcla del factor humano y mecánico convierten a Márquez y su moto en un matrimonio bien avenido al que es complicadísimo batir.

No se obsesiona

Precisamente por ese ingrediente extra de potencia en la moto Márquez también ha podido reducir considerablemente el número de caídas, otro punto que explica su regularidad. Obviando salvadas milagrosas, por el momento solo lleva seis, cuando a estas alturas del calendario anteriormente se registraron muchas más. La solidez que está demostrando habla de un Márquez más oficioso, menos visceral y más maduro. Ya no se obsesiona si un rival es superior. En Assen se pudo comprobar perfectamente cuando Maverick, que tenía mejor ritmo, le adelantó para llevarse la victoria. Cualquier otra temporada Marc se hubiera lanzando a una persecución suicida, pero esta vez no fue así. Permaneció detrás para evitar males mayores y poder sumar así una buena cuenta de puntos que le permitió distanciarse más en la general.

Aparte, Marc disfruta de una gran estabilidad deportiva, baza que también juega a su favor. Mientras él y su montura han mejorado en todos los aspectos, Ducati y Yamaha -los principales opositores- parecen haberse estancado. La investigación e instalación de nuevas piezas y componentes en los diferentes test no parecen funcionarles del todo a sus pilotos, que por si fuera poco también se han visto envueltos en rumores sobre su futuro. Rossi, Viñales y Petrucci no han tenido una primera mitad del año tranquila, por así decirlo: si al primero lo querían retirar, a los dos últimos los querían bajar de sus correspondientes asientos. "Mi retirada es un invento, seguiré corriendo en 2020", zanjó Valentino este jueves. Todos concluyen que están lejos del nivel de Marc, pero insisten en que seguirán apretando todo lo posible.

“Claro que siento la presión porque soy el único que puedo perder este título. Los demás no tienen nada que perder”, advirtió Marc. Él mismo se ve como su gran rival, su gran amenaza, pero no quiere dejar de mirar de reojo, por si acaso. Nunca se es demasiado prudente en el peligroso mundo del motor.

Motociclismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios