El motor de Honda, aún por debajo

Petrucci coge el testigo de Jorge Lorenzo en Mugello ante un gran Marc Márquez

El español es más líder del mundial de MotoGP. Petrucci hizo un carrerón y las Ducati siguen de dulce en Italia. Rins y su Suzuki, cuartos en un circuito complicado para la fábrica

Foto: Marc Márquez, durante la carrera de Mugello. (EFE)
Marc Márquez, durante la carrera de Mugello. (EFE)

Espectacular la carrera vivida en la tarde de este domingo en el circuito de Mugello. La sexta cita de la temporada de MotoGP no ha defraudado a nadie. Festival de adelantamientos de principio a fin, sobre todo entre los cinco primeros hasta la caída de Miller. Las Ducati apretaban en las rectas, como no podía ser de otra manera, pero Márquez y un increíble Rins, la doble representación española, les aguantaban el pulso con creces. Al final, victoria para Petrucci, la primera de su carrera, que asumió el asiento de Jorge Lorenzo en la fábrica de Borgo Panigale y ahora le coge el testigo. "Quiero agradecer a todas las personas que trabajan conmigo, también a Dovizioso, que me ha ayudado mucho durante toda la pretemporada y estas carreras anteriores", afirmó emocionado el italiano a los micrófonos de DAZN.

Marc Márquez, que realizó algunos adelantamientos al límite que levantaron al público de sus asientos, incluido aquellos poco receptivos con el de Cervera, finalizó segundo, por delante de Andrea Dovizioso, el principal rival en este campeonato -si es que lo hay- y amplía más su margen en el mundial. Notable altísimo para el '93', al que la Honda le acompañó como nunca antes en Italia. El duelo con los dos pilotos transalpinos, brutal. "Mi objetivo era finalizar delante de Dovi y lo he conseguido, estoy muy satisfecho porque me he defendido estupendamente", señaló Marc, que tuvo algún problema con su neumático delantero, antes de subir al podio para recibir los silbidos del público presente.

Rins, tercero en el mundial

Rins, al que no se le esperaba, tampoco quiso faltar a la cita. Su Suzuki no estaba para acabar cuarta aquí y, gracias a su maestría y su correctísima puesta a punto, se vio en las primeras posiciones muy pronto tras partir décimo tercero en la parrilla. En ningún momento se achantó ante cuatro motos, incluida la de Miller, más rápidas que la suya. En las rectas sufría, pero en las curvas enlazadas, su pilotaje fluía. Pasó de ser sombra a encabezar el tren a mitad de carrera tras encadenar tres adelantamientos de una tacada, favorecido en parte por los roces de los tres mejores. No completó la hazaña, pero su rendimiento está fuera de toda duda. Rebosaba felicidad en el box y, aunque está a 27 puntos de Marc, se encuentra tercero en la general por delante de un Valentino Rossi que mordió el polvo. Casi nada.

Por su parte, Jorge Lorenzo no pudo completar el paso adelante que se esperaba de él en su circuito predilecto, ese que le sacó de la ruina el curso pasado con Ducati, y cerró su participación en una décimo tercera plaza. Una lástima porque el balear llegó a rodar décimo primero y tuvo relativamente cerca el top 10 que hubiera supuesto su mejor resultado del año. Las cámaras siguen olvidándose del tetracampeón del mundo, al que apenas captaron. Su situación escuece. El '99' sigue arrastrando problemas de ergonomía en su montura y hasta Montmeló, dentro de dos semanas, no se esperan grandes cambios. Allí recibirá un nuevo cadenado con el que espera dar un salto. Tendrá que ajustar bien la combinación porque, de no ser así, seguirá condenado a los puestos de cola el resto del año.

opta

Motociclismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios