Este circuito es el favorito del catalán

El progreso 'invisible' de Jorge Lorenzo y el rodeo de Marc Márquez

Marc lleva una racha inmaculada en el GP de Texas, con seis victorias. Su compañero y el resto de rivales lucharán por bajarle del primer puesto del cajón. El balear mejora de salud

Foto: Jorge Lorenzo en el trazado de Argentina. (EFE)
Jorge Lorenzo en el trazado de Argentina. (EFE)

La exhibición de Marc Márquez en Argentina aún colea en el paddock. El de Cervera dominó el fin de semana de cabo a rabo y puso la guinda en una carrera inmaculada. Fue ponerse el semáforo en verde y desaparecer de la vista de sus principales rivales. El de Honda puso la directa para sumar su primera victoria de la temporada. Jorge Lorenzo, su compañero de equipo, también fue protagonista, pero en el sentido opuesto: cometió un error de novato en la salida y pasó, en apenas una vuelta, de la décimo segunda posición a la última. El balear tiró por tierra todo su trabajo y se vio obligado a remar contracorriente durante el GP. En Austin, este próximo fin de semana, espera su mejor versión: “Después de la decepción de Argentina, estoy preparado para volver a pista y pilotar de nuevo. El resultado no lo refleja, pero hicimos un buen progreso la última vez y estamos entendiendo cada vez más la moto”.

El circuito estadounidense ya espera a los pilotos, que tendrán un reto importante: desbancar a Márquez del primer puesto. El catalán, que domina su máquina como nadie, lleva una racha brutal aquí. Desde 2013 ha ganado todas las carreras, evidenciando su enorme superioridad en una pista que se ajusta como anillo al dedo a sus características, con sus curvas en sentido contrario a las agujas del reloj. Un factor diferencial en su estilo de pilotaje. “Aunque hemos logrado muchos éxitos en el pasado, trabajaremos como lo hacemos siempre, desde el primer entrenamiento libre, y mantendremos la concentración. Cada año, cuando vas al circuito hay cosas nuevas que entender y tenemos que adaptarnos”, comentó el piloto en declaraciones remitidas por Honda. Cabe destacar que este escenario recibió pitos el año pasado de los seguidores de Rossi por su choque en Argentina, que acabó con el '46' en el suelo. Para Lorenzo, Austin tampoco es mal terreno pese a sus discretos resultados con Ducati los dos últimos cursos. En la capital texana ha cosechado dos podios con Yamaha: tercero en 2013 y segundo en 2016 por detrás de Marc. Está por ver si retoma la buena senda con la fábrica del ala dorada.

Marc Márquez celebrando la última victoria. (EFE)
Marc Márquez celebrando la última victoria. (EFE)

"Me siento fuerte con la Honda"

Jorge llega a esta carrera en su mejor condición física del año tras la dura caída que sufrió en Losail y que le lastró en los compromisos anteriores. Sigue sin sumar los suficientes kilómetros con su nueva montura, pero en estas dos semanas de reposo ha tenido tiempo para revisar su participación en Argentina y estudiar con su equipo los pasos a seguir. “Cuando las condiciones ofrecen agarre, me siento muy fuerte con la Honda; el equipo y yo solo necesitamos más tiempo de pilotaje para entender cómo mantener estas sensaciones cuando disminuye”, ha explicado. Austin no se caracteriza precisamente por su gran agarre, por lo que el rendimiento del balear aún es una incógnita hasta los primeros libres. Horquillas pronunciadas, vértices puntiagudos y asfalto relativamente nuevo esperan a los pilotos en una de las citas más especiales del calendario, el auténtico rodeo americano del mundo del motor. Pedrosa, ahora probador de KTM, fue contundente hace unos años, cuando dijo que le parecía una “pista rara”.

Pese a contar con la etiqueta de 'territorio Márquez', la tercera del año siempre puede deparar sorpresas. Dovizioso se siente fuerte en el arranque de una temporada donde su Desmosedici ha recibido más críticas que nunca por el famoso 'spoiler', cuyo debate parece enterrado por el momento. La marca de 'Borgo Panigale' no puede presumir de grandes éxitos en Austin, pero el italiano no quiere bajarse del podio y Marc sabe que es el principal rival a batir. Rossi, que volvió al podio en Termas de Río Hondo tras ocho meses y medio, buscará seguir la buena dinámica, como también Álex Rins. El de Suzuki es el segundo español en la general tras una extraordinaria remontada en Sudamérica, donde pasó del 16º al quinto puesto.

Las espadas están por todo lo alto. La parrilla se conjura para desbancar a Márquez del trono. El '93' querrá seguir ampliando su leyenda y Lorenzo, resarcirse para demostrarle a los escépticos que sigue siendo “un piloto campeón”. Ese dulce olor a gasolina.

Motociclismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios