participa tras unos problemas de salud

El milagro de Laia Sanz para llegar sana al Rally Dakar 2019

Laia Sanz es un ejemplo de superación. La piloto española decide estar en la línea de salida del Rally Dakar 2019 que empieza el 6 de enero en Lima tras pasar por dosn enfermedades

Foto: La piloto Laia Sanz, sonriente, está motivada para su participación en el Dakar 2019. (Efe)
La piloto Laia Sanz, sonriente, está motivada para su participación en el Dakar 2019. (Efe)

Para los que se quieran enganchar –todavía más– al Rally Dakar 2019, tienen el aliciente de no perder de vista la participación de la piloto española Laia Sanz. Su participación es ya una heroicidad. Un milagro que la catalana haya anunciado que estará en la línea de salida en Lima el próximo 6 de enero. El Dakar, que se correrá en su totalidad en Perú, no se lo quería perder por nada del mundo una piloto que es un ejemplo de superación. Laia Sanz se subirá a su moto KTM 450 Rally sin apenas haber entrenado en el gimnasio, escasos kilómetros de rodaje y pruebas y las fuerzas justas. Llega sana, que es lo más importante, y con la motivación y la experiencia de una piloto que afronta su novena edición del raid más exigente del mundo.

Los problemas han quedado atrás para la catalana después de estar más de tres meses fuera de competición por culpa unos problemas de salud. En este tiempo ha tenido que pasar por una mononucleosis infecciosa (la enfermedad del beso) provocada por el virus de Epstein-Barr y la fiebre Q que le ocasionó una neuropatía. Tres meses muy duros en los que se aparcó el planteamiento de poder llegar al Dakar 2019. La salud era lo primero. El tiempo corría en su cintra. Las fuerzas flaqueaban y no había tiempo para programar una preparación minuciosa y detallada que exige una prueba como el Dakar. Tuvo que rechazar su participación en el Rally de Marruecos. Tampoco ha podido completar los test oficiales del equipo oficial KTM.

Todo se le ponía en contra a una piloto que ha decidido dar un paso al frente y demostrarse a sí misma que los sueños se pueden cumplir con voluntad y motivación. Laia Sanz estará en la línea de salida el 6 de enero en Lima para intentar completar el Dakar que acaba el 17 de enero. No se va a quedar en casa a verlo por la televisión a pesar de que como reconoce ella “he sufrido mucho y para mí es un éxito estar sana en la línea de salida. Me faltará ritmo porque no he podido entrenar, pero estoy mentalizada que sufriré mucho. Lo que también tengo claro es que no tendré presión por el resultado porque no me puedo exigir nada. Mi participación será una incógnita”.

La poderosa moto KTM 450 Rally

Llega al Dakar con menos de un mes de preparación y lo único que le preocupa es su estado físico para afrontar las etapas más largas y exigentes que ponen al límite a pilotos que llevan meses planificando el recorrido. La experiencia y la ilusión serán las mejores armas de la infatigable Laia Sanz, que es un ejemplo de sacrificio, lucha y competitividad. “He pasado por un proceso duro y molesto y estoy metalizada de que sufriré mucho”, afirma la catalana.

La mentalidad con la que afronta la cuadragésima primera edición del rally más duro del mundo con un recorrido de 5.000 kilómetros es admirable. Se subirá en la moto más fiable para una competición extrema. La KTM 450 Rally. Una máquina robusta que presenta las siguientes características: un motor monocilíndrico de cuatro tiempos y 449 centímetros cúbicos, una potencia de 70 CV, amortiguador de dirección integrado de Scotts sobre la tija superior, batería aligerada, frenos Moto-Master, dos depósitos de gasolina en la parte delantera, otros de agua en la trasera, monoamortiguador trasero con bieletas, suspensiones WP para ofrecer la máxima resistencia… Con una carrocería casi integral para evitar las pedradas. Las que no van a poder con la asombrosa capacidad de lucha fue Laia Sanz.

Motociclismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios