viñales encantado, rossi contrariado

Lo de Yamaha es para cortarse las venas: la cara y la cruz para Viñales y Rossi

MotoGP ha concluido el curso en Jerez, con los últimos entrenamientos del año. La actividad se retomará el próximo 6 de febrero en Sepang y en Yamaha hay dudas sobre el desarrollo

Foto: Viñales y rossi asisten a un acto de yamaha en tokio
Viñales y rossi asisten a un acto de yamaha en tokio

“Será muy importante el trabajo en los próximos tres meses”, dijo Lin Jarvis, “managing director” de Yamaha, hace dos semanas en Cheste, durante el Gran Premio de la Comunidad Valenciana. “Tenemos que dar con una buena solución porque, obviamente, en el pasado invierno tomamos una decisión equivocada”, admitió. Las pruebas de pretemporada que se han llevado a cabo durante el mes de noviembre, dos días en Cheste y otros dos esta misma semana en Jerez, resultaban cruciales para el futuro de Yamaha.

Atendiendo a las declaraciones de sus pilotos, Maverick Viñales y Valentino Rossi, parece que estuvieran en equipos diferentes. “Yamaha está resolviendo sus problemas, sobre todo el ritmo de carrera. Estoy muy contento después de estas pruebas, he conseguido tener un buen ritmo con neumáticos usados y depósito lleno”, dijo Viñales en Jerez. Habitualmente, el piloto de Roses es el telonero a la hora de hacer declaraciones, el primero que habla. Después interviene Rossi: “Me gusta mucho el optimismo de Maverick, pero desde mi punto de vista antes de cantar victoria hay que resolver los problemas. Esto no quita que él haya rodado fuerte y haya sido uno de los mejores en pista”, reconoció.

Acertar en la elección del motor es un mantra que resuena en el garaje de Yamaha, una frase que se repite, como una consigna. Acertar es el todo o la nada. “Me he concentrado sólo en el motor, y la decisión es clara (le gusta el nuevo motor). Obviamente, siempre hay espacio para progresar. Lo importante es haber conseguido una base de partida, y los próximos pasos serán mejorar la velocidad máxima y la tracción, pero en general la M1 es una moto competitiva”, ha dicho Viñales en Jerez, pero Rossi no lo ve así. Hay más problemas que resolver.

“No sé qué sucederá en Sepang o qué es lo que llevarán, no sé si será otro motor o se centrarán en la electrónica. Sólo sé que tenemos varios problemas. Los ingenieros me han escuchado, como siempre, pero no sé cuál será su próximo movimiento”, dice Rossi.

¿Qué motor elegir?

"El problema no es hacer la elección correcta entre los dos motores”, asegura Rossi. “El problema es que ni uno ni el otro son la mejora que necesitamos. Ésa es mi idea. Para mí, el problema es que no hemos dado un gran paso. Más o menos tenemos los mismos problemas. Si miramos el ritmo, que es lo más importante, no somos muy rápidos", asegura en un tono que es el polo opuesto de Viñales.

El debate sobre la correcta elección de la base de trabajo, una cuestión que se viene arrastrando en Yamaha desde finales de 2016, sigue presente hoy, cuando se tiene que pensar en la base mecánica de 2019. La diferente visión de sus pilotos condena al equipo a mantener esa discusión “ad eternis”, por los siglos de los siglos. Y si Yamaha sigue así, sin que sus pilotos coincidan en el enfoque respecto a cómo resolver los problemas actuales, habrá que ver cómo se afronta el siguiente desafío de MotoGP, el empleo de la nueva IMU común –la plataforma inercial que anticipa y ayuda a interpretar la intervención de la ECU, la centralita electrónica-, una regulación técnica que se introduce ya en 2019.

Para colmo, los fabricantes de MotoGP tienen que afrontar un cambio de este calibre con menos jornadas de trabajo –tres días menos que hasta ahora-, y por eso la labor de los equipos de pruebas resulta esencial, de ahí que todos hayan reforzado su estructura. Pero en Jerez, Yamaha no tuvo a su probador, ni tampoco Honda ni KTM. Quizás ésta sea una de las cosas que más afea Rossi a su marca.

Rossi reclama más inversión de Yamaha, un mayor despliegue de efectivos, más recursos, y ha elogiado a Honda y Ducati por su organización: “Ducati ha sido la primera en imponer un gran cambio, sobre todo en la cantidad de personas implicadas, tanto en el circuito como en la fábrica. Tienen las proporciones adecuadas, aproximándose a la organización de la Fórmula 1, y Honda le ha seguido. Es lo que he estado sugiriendo en los últimos meses. Debemos hacer lo mismo si queremos competir con ellos”, ha dicho Valentino. A pesar de su edad -en febrero cumplirá 40 años- mantiene una visión a largo plazo. Es evidente que Yamaha tiene una perspectiva menos amplia.

Motociclismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios