espectacular carrera al box

Recital de Márquez tras caerse y demostrar por qué mira a Rossi por el retrovisor

El carrerón de Márquez, tras una caída, para coger una segunda moto y perder sólo 2 minutos y 19 segundos vale para comprobar que sigue mirando al italiano por el retrovisor

Foto: Marc Márquez pilota su moto durante los entrenamientos libres del Gran Premio de San Marino. (Efe)
Marc Márquez pilota su moto durante los entrenamientos libres del Gran Premio de San Marino. (Efe)

En Misano se comprobó quién es el presente y el futuro del motociclismo. Viene este premio calentito por la negativa de Valentino Rossi a darle la mano a Marc Márquez en la rueda de prensa previa a los entrenamientos. Un gesto que divide a los aficionados porque unos lo ven como un teatro del de Cervera y otros como un falta de educación del italiano. En la sala de prensa se escenificó la tensión y las diferencias entre dos genios de la moto en la alta competición. Pero en la pista es donde hay que hablar. Es el único sitio para comprobar quién es el Rey. Los músculos del español con un carrerón, tras una caída, para coger una segunda moto y perder sólo 2 minutos y 19 segundos valen para comprobar que sigue mirando al italiano por el retrovisor.

La pole del Gran Premio de San Marino fue para Jorge Lorenzo, que firmó un nuevo tiempo récord con 1:31.629. Pero los focos que persiguen el duelo particular entre Márquez y Rossi subieron al 'podio' al español por esa demostración de atleta, talento y ambición que confirma el relevo generacional.

Sucedió a seis minutos del final cuando en la curva quince se fue al suelo Márquez al perder el control de la moto a 156 kilómetros por hora. Se levantó como un muelle para iniciar un sprint por la vía de servicio, subirse a una scooter y aparecer por la parte trasera del box para coger la segunda Honda e iniciar la remontada. El público, sorprendido, aplaudía el carrerón de un piloto que llevaba rota la visera del casco y parecía correr en zapatillas. Sólo perdió 2’19’’ y acabó quinto. Dos puestos por delante de Valentino Rossi. Esta es la decimocuarta caída del de Cervera en lo que va de temporada. Pero, visto lo visto, el dolor físico puede menos que el orgullo del que era su ídolo y hoy le niega la mano.

Las ganas y las prisas se mezclaron con la ansiedad de un Márquez que reconoció que quiso coger la moto de un fotógrafo para llegar lo más rápido posible al box. "Lo primero que se me ha pasado por la cabeza ha sido cruzar la pista, pero he pensado que igual me penalizaban. Cruzar la pista es peligroso, pero como estaban ahí los boxes pensaba que sería más rápido. Luego he visto la moto de un fotógrafo... Pero no estaban las llaves puestas. Y luego ha venido el bandera con otra moto y él ha hecho un gran trabajo porque ha ido rápido y el piloto ha sido hábil porque la moto estaba lista, fuera y sin calentadores. Hemos ido más rápido de lo que me esperaba porque he podido dar dos vueltas", explicó el de Cervera.

Sigue la tensión

La negativa de Rossi a aceptar la mano de Márquez es un nuevo episodio de la tensión entre dos pilotos que tienen algo especial, pero que no consiguen cerrar las heridas. “No tengo ningún problema en darle mano”, dijo Márquez en la rueda de prensa ante los periodistas y el resto de pilotos de testigos. Se quedó con la mano tendida en el aire ante los brazos cruzados de Rossi, que le contestó: “Me suena raro lo de hacer las paces porque no hay ningún problema entre nosotros”. Unas diferencias que vienen de las polémicas en Sepang, en 2015, y esta temporada en Argentina.

El otro gran protagonistas es Jorge Lorenzo con esa pole tan impresionante como el récord conseguido en la pista de Misano, que ya tenía cuando lo logró en 2016 con Yamaha. El mallorquín, con Ducati, buscará su cuarto triunfo de la temporada y tendrá por detrás a Jack Miller, Maverick Viñales, Andrea Dovizioso, Marc Márquez, Cal Crutchlow y Valentino Rossi.

Motociclismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios