tres victorias y tercero en el mundial

La dolorosa alegría de Ducati con Lorenzo, que se irá al enemigo (Honda) en 2019

Jorge Lorenzo ya es tercero de la clasificación general de MotoGP, y el primero entre los pilotos de Ducati en la categoría. En 2019 correrá con Honda, el enemigo de la marca italiana

Foto: Jorge Lorenzo ha ganado tres carreras esta temporada. (EFE)
Jorge Lorenzo ha ganado tres carreras esta temporada. (EFE)

Con su victoria en Austria, Jorge Lorenzo ya es el mejor hombre de Ducati y el tercero de la clasificación general de MotoGP. Hace seis carreras, tras el Gran Premio de Francia, Lorenzo estaba en una más que discreta 14ª posición de la clasificación y Ducati le había emplazado a ver qué sucedía en las siguientes carreras para definir sus opciones de futuro con la marca. Sin embargo, en las oficinas de Borgo Panigale, el barrio boloñés donde se encuentra la fábrica Ducati, su suerte estaba echada.

A pesar de que tanto Gigi Dall’Igna, responsable técnico de Ducati Corse, como Paolo Ciabatti, director deportivo, y Davide Tardozzi, mánager del equipo, defendían la continuidad de Lorenzo, el presidente de la compañía impuso un cambio de piloto a partir de 2019 y eligió a Danilo Petrucci. Lorenzo supo reaccionar con rapidez, se ofreció a Honda y se aseguró el futuro en la mejor alternativa posible a la marca italiana.

Lorenzo nunca dejó de confiar en sus opciones, nunca se dio por vencido, nunca se rindió. Los frutos no tardaron en verse, con las dos victorias consecutivas conseguidas en Mugello y Montmeló, con las buenas sensaciones que ha ofrecido en otras carreras, con la gran carrera de Brno y, finalmente, con el nuevo triunfo logrado en Red Bull Ring, un escenario que desde que regresó al Mundial en 2016 se ha convertido en el mayor feudo de Ducati. En la pista austriaca siempre ha ganado la marca italiana.

La carrera de este domingo fue una nueva demostración de la capacidad de superación de Lorenzo. Después del año en el purgatorio que pasó en 2017 y el problemático comienzo de 2018, quizás lo fácil habría sido bajar los brazos y dejar pasar las carreras. Pero, ¿quién querría a un piloto así? La única forma de demostrar que es el mismo de siempre, el mismo piloto que lleva peleando desde 2009 por prácticamente todas las coronas de MotoGP, es seguir ahí, tan correoso como de costumbre, ofreciendo a su actual equipo todo lo mejor que puede dar. Y así, cada victoria que consigue Lorenzo se convierte en una dolorosa celebración para Ducati.

Si no puedes al enemigo, únete a él

Jorge Lorenzo le ha dado la vuelta al axioma 'si no puedes al enemigo, únete a él'. En este caso, Honda es la que ha conseguido que el enemigo, Lorenzo, se una a su equipo y salga ganando. Los hombres de las carreras de Ducati todavía no se explican cómo han podido dejarlo libre y que termine nada menos que en manos de su mayor rival.

No obstante, a pesar de la elevada rivalidad entre Honda y Ducati, que se siguen lanzando dardos en las reuniones de la asociación de fabricantes (MSMA) o en las ruedas de prensa técnicas, como la realizada en Brno hace diez días, a cuenta de la aerodinámica y la interpretación del reglamento, entre ambos fabricantes rige un respeto extraordinario. Por eso Ducati no va a impedir que Lorenzo tome parte en las pruebas de final de temporada, en Valencia y Jerez, que se realizarán en noviembre. Cuando Lorenzo se fue de Yamaha, solo le autorizaron a rodar en Valencia, y cuando Valentino Rossi dejó Honda, no pudo rodar con la Yamaha M1 hasta finales de enero de 2004, a menos de tres meses del inicio del campeonato.

Marc Márquez y Jorge Lorenzo serán compañeros en 2019 en Honda. (Reuters)
Marc Márquez y Jorge Lorenzo serán compañeros en 2019 en Honda. (Reuters)

Múltiples opciones

La carrera del Red Bull Ring volvió a poner de manifiesto que el Mundial de MotoGP pasa por uno de sus mejores momentos. Semanas atrás, en Assen, los pilotos nos ofrecieron un extraordinario espectáculo, y después hemos seguido disfrutando de grandísimas carreras en las últimas citas. En Assen el ritmo fue lento, pero en Austria se rodó a ritmo de récord, lo que hizo que se separara el grano de la paja en la clase reina, dejando en cabeza a los tres hombres fuertes del campeonato.

Volvimos a ver que con los actuales neumáticos, pilotos con diferentes estilos sobre motos con diferente configuración pueden elegir diferentes compuestos. Lorenzo (blando en ambas ruedas), Márquez (medio delante, duro detrás) y Dovizioso (medio en ambas ruedas) fueron competitivos con sus respectivas opciones, aunque Dovizioso se quejó de no haber hecho la elección acertada. Por mucho que se critique a Michelin, en momentos como este es justo recordar que una gran carrera también es posible porque todos los elementos que intervienen funcionan correctamente.

El otro puntal de la categoría sigue siendo Valentino Rossi, que contra viento y marea resiste en la segunda posición de la clasificación, en un fin de semana especialmente catastrófico para Yamaha. Rossi, con su buen hacer, con esa capacidad de superación que nunca se agota, volvió a ser un piloto de domingo y remontó desde la quinta línea de la parrilla para acabar sexto. Puede sonar a poco, pero en una carrera sin incidentes y con una sola caída en la cola del pelotón, es un resultado que habla por sí solo de la calidad que sigue atesorando Rossi, a pesar de sus 39 años y, sobre todo, de la caótica situación por la que pasa Yamaha. El próximo martes el equipo rodará en Misano para preparar la carrera del 9 de septiembre, y más adelante hará lo mismo en Motorland Aragón. Ya solo pueden minimizar daños en 2018 y trabajar para 2019.

Motociclismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios