DOVIZIOSO GANA EL GP DE LA REPÚBLICA CHECA

El pique en pista de Lorenzo y un reservado Márquez... y el de Ducati fuera del circuito

El duelo entre los futuros compañeros de equipo en Honda, Jorge Lorenzo y Marc Márquez, allana el camino a la segunda victoria de la temporada del italiano Andrea Dovizioso

Foto: Jorge Lorenzo, Márquez y Dovizioso, este domingo en Brno. (EFE)
Jorge Lorenzo, Márquez y Dovizioso, este domingo en Brno. (EFE)

Ya antes de que Andrea Dovizioso lograra la pole el sábado en Brno, Marc Márquez le señalaba como el tapado del gran premio y a Ducati como la moto a batir. El líder del Mundial de MotoGP tenía muy claro que ésta iba a ser una carrera complicada, en la que tendría que saber conformarse. Incluso llegó a reconocerlo abiertamente en alguna de las declaraciones realizadas a lo largo del fin de semana. Pese a todo, le pudo la sangre, y en el desenlace final de la carrera intentó superar a la Ducati de Jorge Lorenzo, pero no lo consiguió. Es su carácter: tenía que intentarlo.

La cita de la República Checa era una de esas carreras que el equipo Honda tiene marcadas en el calendario, uno de los circuitos claves en los que no se podía permitir fallar: había que amarrar un resultado. Semanas atrás, el equipo Repsol realizó una jornada de pruebas en Brno para preparar la carrera, y parece que el resultado ha sido positivo, porque permitió a Márquez llegar al podio y aumentar ligeramente su ventaja al frente de la clasificación provisional del campeonato.

Ha sido un gran premio en el que hemos visto a Márquez más comedido que nunca, sin sustos y sin salvadas, manteniendo su habitual dinámica de trabajo y sabiendo controlarse durante la carrera aunque no se pudiera resistir del todo y lo intentó. Y precisamente la pugna con Lorenzo, su futuro compañero de equipo, dio alas a Dovizioso, que pudo realizar dos últimas vueltas mucho más plácidas de lo que esperaba, porque a sus espaldas Lorenzo y Márquez no se daban tregua. ¿Un anticipo de lo que veremos en 2019? Quién sabe. Hoy son rivales y han luchado por imponerse el uno al otro, pero no creo que en Honda les vaya a hacer gracia que cuando sean compañeros una disputa de este tipo termine beneficiando a la competencia.

Aceleración

A decir de los pilotos, la clave de la carrera fue la superior aceleración de las Ducati, que hacía muy difícil superar a la moto italiana. La elevada temperatura durante el fin de semana ha hecho que todos fueran excesivamente conservadores con el consumo de neumáticos, aunque la carrera se disputó con el asfalto 9 grados más frío que en la jornada del sábado. Sólo unos pocos se atrevieron con el compuesto blando y la mayoría optó por el duro para asegurar la durabilidad de neumático trasero, y en esas condiciones fueron muy prudentes con el gas. Ducati tiene una mejor respuesta en aceleración, y Dovizioso, como ya hizo en varias ocasiones la temporada pasada, supo gestionar esta carrera a ritmo ralentizado para ganar, y la ayuda de Lorenzo, en su pelea con Márquez, fue clave para su victoria.

Curiosamente, esta temporada Honda ha trabajado para mejorar la aceleración, como remarcó el sábado Takeo Yokohama, responsable técnico de HRC, al destacar la aceleración de la RC213V como uno de las características que han mejorado en 2018, aunque reconoce que se ha sacrificado estabilidad. Hay que perseverar, y sobre todo no perder la calma. Ducati no es el enemigo de Honda, es Yamaha, y Márquez volvió a colocarse por delante de su mayor rival en el clasificación, que no es otro que Valentino Rossi, que fue cuarto en Brno y se ha colocado ya a 49 puntos del piloto español.

Ahora el reto de Márquez es mantener la calma porque la próxima semana llega otro desafío, Austria, un escenario a la medida de las Ducati, donde han ganado las dos últimas temporadas. Si en una pista sin frenadas extremas y curvas enlazadas como es Brno las Ducati sacaron provecho de su aceleración, el Red Bull Ring austriaco es perfecto para las motos italianas como sus frenadas fuertes y sus garrotes 'de cero'.

El pique en Ducati

Las declaraciones de Dovizioso en los días previos a la carrera, en las que criticaba el método de trabajo de Lorenzo y su rendimiento, fueron muy aireadas por los medios, que enseguida buscaron la réplica en Lorenzo. Y la encontraron. No porque Jorge sea un polemista, sino porque es un piloto al que no le importa mojarse. Es un piloto de los que ya no quedan, que cuando le preguntas, responde, sin protocolo ni diplomacia. Y con sinceridad.

A estas alturas de la película, después de todo lo vivido en el box de Yamaha, que aquello sí que fue una olla a presión, este cruce de declaraciones para Lorenzo no supone nada. Ni uno ni otro le da más importancia. Forma parte del juego. Y, como siempre ha hecho, nada más acabar la carrera, al pie del podio, Lorenzo acudió a cumplimentar a Dovizioso. Hay que reconocer que el italiano recibió con frialdad a su compañero, pero su relación siempre ha sido así.

Dovizioso y Lorenzo llevan enfrentándose desde que tenían 14 años (2001) en el Europeo de 125, pero fue a partir 2003 cuando se han movido en el mismo terreno y han compartido las mismas carreras. Dovizioso estuvo por delante en 125 y en la primera campaña en 250, pero desde 2006 se invirtieron las tornas, y desde entonces el Mundial 2017 fue la única ocasión en la que el italiano superó de nuevo a Lorenzo en la clasificación final de un campeonato. Eso ha hecho que Dovizioso se crezca, más aún al convertirse en el líder de hecho de la marca, merced a su renovación, así que cualquier declaración que haga, más que considerarla una provocación, hay que tomarla más como una reivindicación personal. Y después de ganar en Brno, no creo que sea la última. Pero lo dicho: les va en el papel.

opta

Motociclismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios