ARGENTiNA, la carrera más caótica de la historia

El desprecio de Rossi a Márquez y su dura rajada: "No quiero verle. Vino a por mí"

El piloto Marc Márquez acudió a disculparse por el incidente en el que el italiano cayó al suelo, pero fue expulsado del box sorprendentemente por Uccio Salucci, el escudero de Rossi

Foto: Marc Márquez observa cómo cae al suelo Rossi con la moto en el Gran Premio de Argentina. (EFE).
Marc Márquez observa cómo cae al suelo Rossi con la moto en el Gran Premio de Argentina. (EFE).

El Gran Premio de Argentina pasará a los anales de la historia de MotoGP por el desplante a Márquez en el box de Yamaha. El culpable es, sorpréndase, el escudero de Valentino Rossi, Uccio Salucci quien se permitió la licencia de no dejar pasar al español. Un asunto desagradable que vino motivado por el incidente en la pista entre el piloto de Cervera y Rossi. Cayó el italiano (por culpa del español) y se desata una nueva 'guerra' que veremos qué consecuencias coge. También pasa a la historia por su caótico desarrollo, antes, durante y después de la carrera que ganó Crutchlow.

Lo sucedido en la parrilla instantes antes de que arrancara la carrera ha puesto de manifiesto que los reglamentos están… para saltárselos. Porque lo que han hecho los pilotos de MotoGP, con el consentimiento de los comisarios de carrera, es pasarse las normas por el forro. El valiente Jack Miller decidió montar neumáticos de seco cambiando el paso a todo el mundo, que había equipado gomas de agua. En esas condiciones se veían obligados a realizar la vuelta de calentamiento y tomar el camino de los boxes para coger la segunda moto, equipada con neumáticos de seco. Pero en contra del reglamento, los pilotos y sus asistentes han dado media vuelta en plena parrilla y han entrado en boxes por la puerta del muro, dejando a Miller en la pole. Él ha sido el único que ha cumplido con la reglamentación. Él y Franco Morbidelli, que mientras todos estaban en la parrilla, permanecía en el pit lane esperando a cambiar de moto. Había tomado la determinación de salir desde allí a la vuelta de calentamiento y ocupar la última posición de la parrilla, como manda el reglamento…

Lo que ha sucedido en Termas ha sido insólito e inaceptable, porque se ha perjudicado a Miller después de haber tomado la decisión acertada. Ha sido absolutamente irregular. Sólo hay un precedente similar: en 2001 se inició la vuelta de calentamiento en 125 en Mugello, y de repente rompió a llover. Todos los pilotos acortaron a mitad de vuelta por el acceso directo a boxes que sólo se puede utilizar en los entrenamientos, salvo los hombres de Derbi/Gilera, Poggiali, Ui y Nieto, que impecablemente dirigidos por Gianpiero Sacchi se presentaron en sus posiciones de salida bajo un terrible aguacero, como marcaba el reglamento. Pero como en Argentina, el reglamento sirvió de poco.

Un despropósito tras otro

La solución adoptada no fue ni mucho menos acertada. Al colocar a los otros 23 pilotos por detrás de la última posición de parrilla (la 24ª) se intentaba ser justos: conceder a Miller cierta ventaja y evitar la loca salida que se produjo en Sachsenring 2014, cuando la mayoría cambio de moto en la vuelta de calentamiento y tomó la salida desde el estrecho carril del pit lane. Pero ni siquiera ha sido una buena solución, porque no se colocaron a los pilotos por detrás de la 24ª plaza, sino alguna línea más adelantada. Es más, habría sido de justicia colocar en ese primer puesto a Morbidelli, que fue el único que había cumplido el reglamento al quedarse en el “pit lane” sin entrar en la parrilla para cambiar de ruedas.

La salida se vio interrumpida por los problemas de Márquez, que caló su moto. En el pasado, cuando sucedía esto, los comisarios estaban obligados a desalojar al piloto. No lo hicieron en Le Mans 2004, cuando Valentino Rossi caló el motor de su Yamaha. Ese día saltaron a la pista mecánicos, comisarios e incluso Mike Trimby, secretario general del IRTA (asociación de equipos). Después de aquello se modificó el reglamento, permitiendo que el piloto fuera asistido para reincorporarse a su posición, pero Márquez cometió un error: seguramente pensó que lo iban a sacar de la parrilla y maniobró por su cuenta, con el motor encendido, en contra dirección. De ahí la justa penalización que le aplicaron.

Cumplida la penalización se reincorporó en 19ª posición, y desde ahí recuperó, encendido, por encima del límite, a codazos. Le penalizaron por un toque con Aleix Espargaró y cumplió, con picardía, la nueva sanción (perder una posición), y siguió su camino, su remontada. Hasta que llegó hasta Rossi. De nuevo, encendido, superó el límite en la curva más delicada del circuito, empujó al italiano fuera de la pista y provocó, involuntariamente, su caída. Con justicia, le aplicaron una sanción de tiempo, ante la imposibilidad de aplicarle un 'ride through' por falta de tiempo. Esos 30 segundos equivalen al tiempo que la Dirección de Carrera estima que perdería en cumplir la sanción.

La historia se repite

Evidentemente, Márquez ha corrido fuera de los límites, y ha sido peligroso en algunos momentos, y sería bueno que Dirección de Carrera llamara al orden al piloto de Honda. Pero lo que sucedió después superó todo lo que uno fuera capaz de imaginar.

Como era de esperar, Márquez, acompañado por Alberto Puig y Emilio Alzamora, se dirigió al box de Yamaha para disculparse por el incidente, y allí fue recibido con muy malas formas por Uccio Salucci, el escudero de Rossi, que les dijo explícitamente y con muy poca educación que se fuera, que no era bienvenido. Sería bueno recordar a Salucci lo que sucedió en Jerez en 2011, cuando Rossi tiró a Casey Stoner. Luego se levantó y acabó quinto. Ese día, Rossi fue recibido cordialmente en el box de Honda, entró hasta el fondo del garaje y ofreció sus disculpas al australiano, que le respondió educadamente con muchísimo sarcasmo: “Tu ambición ha superado tu talento”, le dijo, y ahí quedó la cosa.

Rossi atiza duramente a Márquez

Rossi, tras la carrera, atizó al piloto español duramente: "Márquez nunca tiene ningún respeto por su adversario. Siempre va de lleno, te busca y sabe que si te da en la pierna te puedes caer tú. Es peligroso, tengo miedo de estar en pista con Márquez. Sé que viene a por mí. Hace lo que le da la gana con todo el mundo. Entró a esa curva yendo 20 km/h más fuerte y fue por la pierna, no tiene respeto por sus rivales. No acepto sus disculpas, que venga a pedir perdón me hace reír. Ha destrozado nuestro deporte". Márquez ha respondido: "Soy honesto y sé que he cometido un error involuntario. Respeto que no acepten mis disculpas".

Lo peor de esto es que da pie a que se desentierre la triste historia de 2015. Pero tampoco hay que perder de vista cómo ha quedado en evidencia la falta de autoridad de Lin Jarvis, el máximo responsable del equipo Yamaha, que ha sido ninguneado en su propia casa por Salucci, que no es empleado de la marca y no tiene ningún cargo representativo más allá de ser el amigo de Valentino, y ha levantado la voz por encima de todos. Jarvis apenas acertó a gesticular mínimamente, y después tomar el camino de Dirección de Carrera para reclamar una sanción mayor después de oír la voz de su amo: “A nosotros esto nos costó un Mundial y a él le ponen 30 segundos”, comentó a viva voz Salucci al terminar la carrera. Qué malas formas... Debería estar agradecido porque gracias a esto no se habla de la desastrosa carrera de Yamaha.

opta

Motociclismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
20 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios