HONDA DOMINA LOS ENTRENAMIENTOS EN TAILANDIA

"Nada funciona". El drama en Yamaha enciende a Viñales

El circuito tailandés de Buriram, que acogerá su primer Gran Premio de MotoGP el próximo 7 de octubre, es a decir de algunos, una pista insulsa,

Foto: Maverick Viñales, este fin de semana en Tailandia. (Foto: Twitter @yamahamotogp)
Maverick Viñales, este fin de semana en Tailandia. (Foto: Twitter @yamahamotogp)

El circuito tailandés de Buriram, que acogerá su primer Gran Premio de MotoGP el próximo 7 de octubre, es a decir de algunos, una pista insulsa, con poco atractivo, completamente plana y con un recorrido no muy largo (4.554 metros), donde las dos rectas principales consumen más de un tercio del trazado. En este terreno desconocido para todos, Honda ha confirmado la excelente impresión que dejó en Sepang, con tres de sus pilotos en las cuatro primeras plazas de la tabla de tiempos, mientras que Ducati y Yamaha han dejado una sensación de inseguridad preocupante: sus mejores hombres han sido pilotos privados, Jack Miller y Johann Zarco.

El más rápido en Buriram ha sido Dani Pedrosa, que en Sepang también fue el mejor hombre de Honda. Y Marc Márquez se ha quedado a menos de dos décimas de su compañero de equipo, de nuevo sorprendiendo con un impresionante simulacro de carrera. Márquez parece que esta pretemporada no tiene intención de atacar el crono y copar titulares. No está siendo el más rápido, pero sí el más consistente (271 vueltas al circuito -1.234 kilómetros-, con sesiones de casi 500 kilómetros el sábado y el domingo). Después de Sepang afirmó que HRC había puesto a su disposición la mejor Honda de los últimos años, o al menos la mejor desde que él está en MotoGP, y los tiempos le están dando la razón.

Honda sigue impresionando

Pedrosa está viviendo una de las mejores pretemporadas que se le recuerdan, y aunque con su habitual discreción sigue diciendo que todavía hay trabajo por hacer, que siguen probando muchas novedades –en Buriram volvieron a trabajar en un basculante en fibra de carbono que ya estaba a su disposición en Sepang-, día a día se consolida como un activo importante dentro de la categoría. Y Cal Crutchlow, cuarto en el conjunto de los tres días de pruebas, ratifica el poder de las Honda.

En Buriram, la velocidad punta es elevada, por encima de los 330 km/h. En el pasado, cuando se hablaba de velocidad máxima, Ducati reinaba con absoluta superioridad sobre el resto de los fabricantes, pero ahora la marca italiana no tiene la hegemonía, quizás por el trabajo aerodinámico que ha restado velocidad punta a su propulsor. Las Honda corren tanta como las Ducati, aunque la mejor marca la estableció Dovizioso, con 334 km/h en la última jornada.

Dudas en Ducati

En Sepang, Jorge Lorenzo estuvo impresionante. Rodaba con confianza y determinación. En Buriram, Lorenzo ha sufrido muchísimo con el tren delantero. Sentir la rueda delantera es fundamental para tener confianza, y esa falta de seguridad ha hecho que Lorenzo haya quedado totalmente ensombrecido en Tailandia, 16º en la tabla de tiempos, a un segundo de Pedrosa y, lo que es más preocupante, sin ritmo. Ha estado comparando mucho la moto 2018 con la del año pasado –ha usado la moto que empleó Danilo Petrucci-, lo cual es un paso atrás porque revela dudas. Aunque tiene claro que con debe ser el bastidor de la GP18 el que tendrá que servir como base para esta temporada. Dovizioso ha salvado los muebles, podemos decir, pero que el mejor hombre de Ducati haya sido Miller, confirmando el buen rendimiento que tuvo en Sepang, debe resultar inquietante.

A veces, las pruebas de pretemporada se convierten en un juego engañoso. Ducati ha funcionado bastante bien en Sepang las dos últimas temporadas con sendas victorias de Dovizioso, y en las pruebas del pasado enero volvieron a brillar las motos italianas. En Buriram han dado un paso atrás. Y es probable que en las pruebas de Losail, del 1 al 3 de marzo, un territorio favorable a las Ducati, consigan destacar de nuevo. Pero lo que suceda en Qatar tampoco será concluyente, porque esos entrenamientos sólo tienen por objeto preparar una carrera tan peculiar como la catarí. De esta forma, la incertidumbre gana terreno a la realidad.

No se sabe hasta qué punto puede llegar a afectar o no al desarrollo del trabajo en Ducati, pero Casey Stoner va a estar fuera de combate hasta septiembre. Su físico le ha castigado, y una antigua lesión que arrastraba en el hombro derecho le ha obligado a someterse a una operación hace unos días.

Yamaha sigue sin encontrarse

“Las peores pruebas en mucho tiempo”. Este ha sido el escueto y directo análisis de Maverick Viñales. Una frase sencilla que lo dice todo. Viñales se ha mostrado desolado, llegando a describir su ritmo de carrera como "horrible", así, textualmente. Con neumáticos nuevos puede hacer buenos tiempos, pero según avanzan las vueltas la situación es dramática. “Hemos probado de todo y nada funciona”, admitió de forma lacónica. Incluso regresó a la moto de 2016, no al chasis 2018 que se basa en ese modelo, para intentar encontrar respuestas ante su falta de ritmo, pero no ve luz al final de túnel.

Al otro lado del garaje las cosas se ven del mismo modo, más o menos. En su habitual tono burlón, Valentino Rossi ha llegado a decir que “con la Yamaha es como jugar a las cartas…”. Es una frase ingeniosa que despierta la sonrisa del que la escucha… siempre que no sea un responsable del equipo. Rossi evita adjetivos gruesos, como peor, horrible, las sinceras calificaciones de Viñales, pero sus mensajes jocosos se clavan en la conciencia de los técnicos de la marca que, por algún motivo que nadie parece entender, no consiguen que la moto mantenga la tracción con neumáticos usados.

La situación es crítica, y el equipo de fábrica ha quedado en evidencia ante Johann Zarco, que con una Yamaha YZR M1 2017, la moto repudiada por Rossi y Viñales, ha terminado segundo en las pruebas de Buriram. No tiene el ritmo de las Honda, y tampoco lo tienen los otros pilotos de Yamaha, pero al menos es capaz de marcar registros muy rápidos.

Es una cuestión de electrónica porque a las Yamaha se les sigue atravesando la gestión del motor. Del modo en que se aplica la potencia depende el rendimiento de los neumáticos, porque con el compuesto más blando el rendimiento es positivo, pero no aguanta la distancia de carrera, mientras que con el duro falta tracción. Se ha dulcificado la entrega de potencia para intentar mejorar el rendimiento del neumático, pero esa falta de 'chicha' en el motor pasa factura en los tiempos. En Sepang, Viñales canceló un simulacro porque no estaba dentro del ritmo esperado; en Buriram, bastante complicaciones tenía encima como para planteárselo. Mal asunto.

Motociclismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios