MotoGP: MotoE: revolución en motociclismo con la creación del Mundial de MotoGP eléctrico. Noticias de Motociclismo
nicolas goubert liderará el proyecto

MotoE: revolución en motociclismo con la creación del Mundial de MotoGP eléctrico

La Copa del Mundo FIM Moto-e va cobrando forma. Hace un mes se supo que Nicolas Goubert será el director ejecutivo del campeonato; Energica será el proveedor de la competición.

Foto: La belga Saroléa optó a ser proveedor de Moto-e.
La belga Saroléa optó a ser proveedor de Moto-e.

El pasado mes de marzo se reveló que el Mundial de MotoGP acogería una categoría de motos eléctricas en 2019. Desde entonces, el proyecto ha ido tomando forma y aunque todavía queda bastante camino por recorrer para que el campeonato eche a andar, ya se han adoptado importantes decisiones. Una de ellas, el fichaje de Nicolas Goubert, todavía director técnico de Michelin, como director ejecutivo de la Copa del Mundo de Moto-e. Goubert comenzará a ejercer sus nuevas funciones a partir de febrero.

La otra gran decisión, conocida hoy, es elegir a la compañía italiana Energica como proveedor del campeonato. La elección ha llegado tras un proceso de selección y pruebas en el que ha participado directamente como probador Loris Capirossi, el excampeón del mundo y actual miembro del comité de dirección de MotoGP. La Copa del Mundo de Moto-e será un certamen monomarca que inicialmente tendrá cinco carreras en el Mundial de MotoGP 2019. Entre las empresas que fueron evaluadas había una decena de fabricantes vinculados a la movilidad eléctrica, desde KTM, que desde hace años cuenta con un modelo “off-road”, a otros fabricantes como Mahindra, presente en la Fórmula E automovilística y por tanto con gran experiencia en el terreno; Mugen, gran dominador en el Zero TT de la Isla de Man, y otros menos conocidos como Saroléa, Alta, Lightning, Meteor, Tactita, TVS y Zero.

La opción de Energica ha cobrado mayor peso frente a otros competidores porque dispone de un producto ya completamente desarrollado y comercializado, con una variada gama de motos deportivas. La Energica Ego 45 será la base de trabajo para desarrollar la moto de Moto-e, un modelo con una potencia máxima de 145 CV y un par de 200 Nm, capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en menos de tres segundos y alcanzar una velocidad punta de 145 km/h. Tiene la relación peso/potencia más baja de todas las marcas escrutadas, y sus prestaciones y capacidad permiten disfrutar de una autonomía de unos 150 kilómetros.

A los fabricantes de MotoGP no les atrae

Si juzgamos el interés de los fabricantes por las motos eléctricas en función de las respuestas que dieron los responsables de los equipos de MotoGP, entonces tendríamos que decir que esta nueva categoría les interesa poco o nada. En el último Gran Premio de 2017, los responsables de los seis fabricantes presentes en MotoGP fueron preguntados por esta futura categoría, pero ninguno dio una respuesta oficial, sólo opiniones personales que algunos casos se quedaron en meros comentarios jocosos que revelan la necesidad de encontrar gente de otra generación para gestionar esta clase de tecnología. Es una cuestión emocional, porque en el mundo del motor que hemos conocido hasta ahora el sonido también tiene un indudable atractivo que se perderá con las competiciones eléctricas.

“¿Las motos eléctricas…? Tengo 53 años, y si vienen echaría de menos el sonido de un motor de verdad…”, dijo el entonces director del Repsol Honda, Livio Suppo. Enseguida se dio cuenta de su vago comentario, y añadió: “Pero esto es sólo mi opinión”, dijo. “En mi caso es peor: tengo 60 años y me encanta el ruido”, dijo Paolo Ciabatti (Ducati) siguiendo la broma, a la que se sumaron todos. Pit Beirer, responsable de KTM, considera que las motos eléctricas no podrán ponerse al nivel de las MotoGP antes de quince años, y que donde tendrán un impulso y una validez extraordinarias será en el segmento “off road”, por cuestiones de emisiones e impacto medioambiental.

“No creo que la Moto-e llegue al nivel de prestaciones de los motores de explosión. Es inteligente investigar en este campo, pero será muy costoso. Veo muy difícil que puedan desplazar a las actuales MotoGP”, indicó Romano Albesiano, responsable de Aprilia. “La industria de la moto está por detrás del automóvil en este terreno. Pero resulta interesante ver la cantidad de fabricantes que se han interesado por la Fórmula E, muchos más de lo que podía imaginar. Aquí todos somos fanáticos de las carreras; sólo hay que comprobar la emoción que despierta el sonido de los motores. Quizás en motocross o en enduro, donde el ruido causa más impacto, puede que tengan mayor viabilidad las motos eléctricas”, dijo Lin Jarvis (Yamaha).

Y ninguno de ellos confirmó oficialmente que sus marcas tuvieran en marcha un proyecto destinado a Moto-e. Ni siquiera Beirer, a pesar de que KTM finalmente fue uno de los fabricantes que optó a la plaza de proveedor.

Mugen es la marca dominadora en el Zero TT.
Mugen es la marca dominadora en el Zero TT.

La Resistencia quiere adelantarse

Pero antes de que la Energica de Moto-e vea la luz, el campeonato del mundo de Resistencia acogerá en su edición 2017-2018 –que empezó el pasado mes de septiembre con el Bol d’Or- una categoría para motos eléctrica e híbridas, que estarán presentes en la clase Open, una de las tres que componen el Mundial de Resistencia, aunque en esta primera cita del campeonato no se inscribió ninguna moto en esta clase. Esta es la categoría que disfruta del reglamento más libre de cuantas competiciones motociclistas existen, ya que está abierto a motos no homologadas para producción, o motos de producción con modificaciones, tanto en motor como parte ciclo.

También hay otros proyectos en fase de desarrollo orientados a las motos eléctricas, que podrían entrar en escena en 2018. Se trata de la iniciativa de Francesco Pileri, antiguo patrón de una escudería en los Grandes Premios, que tiene intención fabricar una serie de motos eléctricas para competir en Moto3 en el CIV, el campeonato italiano, e incluso el FIM CEV, también gestionado por Dorna, se está estudiando la forma en la que el reglamento permitiría la entrada de motos eléctricas en el campeonato.

De una u otra forma, la competición con motos eléctricas se abre paso tras el cortocircuito que supuso la FIM e-Power, el campeonato de motos eléctricas organizado por la FIM entre 2010 y 2013, que contó con escaso interés y pocos participantes. En 2013 se creó la Copa Mundial FIM e-Road Racing, con ocho carreras en Europa y Norteamérica, y una final mundial en Asia. Sólo se disputaron seis pruebas y no hubo final mundial. Desde entonces, las carreras de motos eléctricas quedaron abandonadas a su suerte, y sólo el Zero TT de la isla de Man ha subsistido, también con pocos inscritos –ninguna edición ha superado la docena de participantes-, pero con el respaldo total de la organización, que mantiene a gala ser la única competición de motos eléctricas que sigue vigente sin interrupciones desde 2009.

La implicación de Dorna puede ser el revulsivo que las motos eléctricas necesitan para tener éxito. El mejor ejemplo es la Fórmula E, que lleva a las motos varios años de ventaja.

Motociclismo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios