'pole' en valencia y una nueva caída

Marc Márquez se empeña en hacer sufrir a su gente hasta el final

Hasta el final parece decidido a hacer sufrir a los suyos. Sólo un accidente le privaría de ganar un nuevo Mundial de MotoGP... y este sábado se volvió a caer en una sesión de entrenamientos

Foto: Marc Márquez roza con la yema de los dedos un nuevo título. (EFE)
Marc Márquez roza con la yema de los dedos un nuevo título. (EFE)

Firmó este sábado su octava 'pole' de la temporada, también otra caída. Ya son 29 en total en lo que va de temporada. Parece que se empeña Marc Márquez en hacer sufrir a los suyos, a su gente, a todos los españoles que esperan verle este domingo con su cuarto título de MotoGP bajo el brazo. Con quedar entre los once primeros, dando por hecho el triunfo de Dovizioso (está obligado a ello si quiere soñar), le vale, pero por lo visto en los entrenamientos oficiales parece que el español quiere poner pimienta hasta el final.

“Todos esperamos haber cubierto ya con esta última el cupo de caídas”, dijo con una media sonrisa el piloto de Cervera. Y sí, es lo que esperan todos los que forman parte de su equipo y la hinchada española. Su temporada ha estado marcada por estos accidentes que en su gran mayoría —menos dos— se han producido en sesiones de entrenamiento. Pero como se pudo apreciar este sábado en Valencia, le puede ese ansia por estar delante de todos. “Tal vez no sea una carrera para arriesgar, solo para hacer lo que hagan los demás pilotos”, dijo para rebajar la tensión.

Amagó con dar una patada al neumático delantero que más de una vez le ha amargado la vida, pero se contuvo tras levantarse del suelo tras este último percance. Ya en pie, con rabia dentro, volvió al asfalto con renovadas energías, las necesarias para partir este domingo desde la primera posición. Reconoció Márquez que “tenía muy claro que salir en primera posición era muy importante, con el fin de evitar el follón de la salida, también porque Dovizioso sale más atrás”, en novena posición. Y subraya que no debe “volverse loco” en ningún momento.

Como un animal

“Apretó como un animal y por eso se cayó”, enfatizó Cal Crutchlow tras el Gran Premio de Argentina. Ese día, como en otras tantas ocasiones, Márquez no quiso estar acompañado en la cabeza carrera. Es lo que le suele suceder siempre, que tira como nadie cuando las condiciones son las óptimas. También que en las sesiones de entrenamiento se ha acostumbrado a rodar al límite, tratando de escudriñar todos los detalles que ya en la carrera oficial serán fundamentales. Cuando no hay puntos en juego, bucea a conciencia para saber qué hacer el domingo.

No ha sido una temporada nada sencilla para Márquez, fue en su ecuador cuando empezó a enfilar el triunfal camino que le puede llevar a sumar su sexto entorchado y con tan solo 24 años de edad. La búsqueda de la estabilidad ha sido constante a lo largo del año para el piloto español, con una moto que se mueve en exceso en muchas oportunidades, lo que provoca que se resienta la seguridad del protagonista. Ha domado la Honda a tiempo Marc, que en la segunda parte de la temporada acumuló los triunfos y los puntos necesarios para derrotar a unos rivales que no han podido con él.

Objetivo imposible

La realidad es que solo una hecatombre arrebatará la gloria a Márquez. Su único enemigo a falta de una carrera para el final de la temporada arroja la toalla sin contemplaciones cuando se le habla del asunto. “El objetivo era imposible antes y lo sigue siendo ahora”, sentenció sin dudar Dovizioso. En los últimos grandes premios es el que más ha apretado al español, pues cuatro de sus seis triunfos los sumó el italiano en la segunda fase del año. “Tiene una moto que corre”, relató Marc al referirse a su rival. Pero Andrea, parece, morirá en la orilla. En caso de ganar, sería el de mayor edad (tiene 31 años) que lo hace en MotoGP desde que lo consiguiera Mick Doohan en 1998.

[Más noticias de motociclismo]

Cuando se puso en marcha la actual temporada en el mundo del motociclismo, se esperaba que en la recta final del campeonato el escenario fuera diferente. Viñales inició el curso con dos triunfos, Qatar y Argentina, que le convertían en aquellos días en el rival a batir. Pero al contrario que Márquez, a medida que pasaban las carreras su Yamaha caía en picado, en la misma medida que Marc sacaba el máximo partido a su Honda. La falta de tracción y la pérdida de aceleración en circuitos rápidos acabaron siendo determinantes. Maverick, también su compañero Valentino Rossi, vinieron a decir hace meses que en estas condiciones era imposible pelear por el título. En Valencia partirá desde la posición número 13 el piloto español. Ya ha lanzado un serio aviso a la marca: “Tal vez debería haber sido más estricto a la hora de pedir algunas cosas...”.

Motociclismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios